Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Columnistas

La caída de Yrigoyen: los negocios del agro y del petróleo, la prensa golpista y el papel de Perón

El presidente radical Hipolito Yrigoyen, derrocado en 1930, en un golpe impulsado por las petroleras y sectores del agro. (Foto: Gentileza).

Seis golpes de Estado hubo en Argentina durante el siglo XX: en 1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976. El primero, contra el presidente constitucional Hipólito Yrigoyen. ¿Quiénes lo derrocaron, en aquella aciaga jornada del 6 de setiembre de 1930, que lo sorprendió en la cama con gripe? Es y ha sido muy simple repetir que fue derrocado por el ejército, comandado a la sazón por el general José Félix Uriburu, pero a poco de hurgar en algunos datos que aunque no se ocultan no se mencionan (que es prácticamente lo mismo), caemos en la cuenta de que en realidad fue derrocado por la ya poderosa oligarquía centenaria, ligada al petróleo y al agro, para defender sus intereses económicos.

Hacete Socio 2021

Después de ser derrocado Yrigoyen fue encarcelado en la isla Martín García, viejo y enfermo y alucinado, con una guarnición permanente de 400 hombres y fortificada hasta el delirio, con faros que barrían la costa ante el temor de que el viejo pudiera ser liberado por sus correligionarios.

Los guardias que se turnaban para custodiarlo tenían prohibido hablar con él porque temían que pudiera seducirlos. Un año y medio duró el total de su encierro, en una celda donde debió soportar el frío y las alimañas y la soledad hasta que fue autorizado a que su hija Elena y su secretaria lo acompañaran. Cuando murió, su casa de la calle Brasil fue saqueada por una turba enceguecida que sacó todo a la calle para prenderle fuego. ¿Qué interés podía tener el mobiliario viejo, las sillas, los anaqueles, incluso los libros, demasiado antiguos para un siglo que ya hablaba de otras cosas? Ninguno, pero sí lo tenía su archivo personal. Ante el temor de que otros lo hallaran, quemaron todo (como había hecho Dioclesiano con la biblioteca de Alejandría, para que sus enemigos no encontraran los tratados de alquimia en los que supuestamente se enseñaba a transformar en oro cualquier otro metal).

Dossier 360 - 2021

Se dice que en el archivo también estaba la carta del caudillo al presidente Calvin Coolidge, intimándolo a rever la nefasta declaración de principios publicada en los EE.UU. en 1927: “La persona y la propiedad de un ciudadano son parte del dominio integral de la Nación aun cuando se encuentre en el extranjero. Es una obligación sagrada e ineludible para los gobiernos que se respeten, la de extender su protección a las personas o propiedades de sus connacionales, donde quiera se encuentren”. Yrigoyen finalizaba la carta con un lacónico “Los hombres son sagrados para los hombres y las Naciones son sagradas para las Naciones”, frase que repitió al presidente Herbert Hoover en 1930 cuando se inauguró la telefonía internacional.

News 1

Se dice que entre sus papeles estaba también la carta personal de Stalin, entregada por el embajador de la Unión Soviética en Buenos Aires, que ofrecía el negocio del petróleo ruso a través de la empresa estatal Luyamtorg, con oficinas en Buenos Aires y varias provincias, para quebrar los monopolios de EE.UU. y el Reino Unido. Rusia proveería 250.000 toneladas de petróleo durante tres años a cambio de cueros, tanino, lana, ovejas en pie y caseína. Argentina se aseguraba el suministro que no cubría YPF y podía bajar el precio de la nafta a 11 centavos el litro, obligando a seguirla a las otras compañías (que la vendían a 20 centavos). Al frente del frustrado acuerdo estuvo el general Enrique Mosconi, director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, quien tuvo enfrentamientos con las empresas imperialistas porque estaba a favor de nacionalizar la producción petrolera. Las negociaciones comenzaron en 1929, en tiempos del crack de la Bolsa de Nueva York. El mismo negocio fue ofrecido por la Unión Soviética al dictador Uriburu en 1931, quien se mostró entusiasmado desde el principio, pero desistió del acuerdo por la presión del ministro de agricultura, de apellido Beccar Varela.

El ex presidente Hipolito Yrigoyen (1916-1922 y 1928-1930). (Imagen Gentileza).

También estaba entre los papeles el borrador de un expediente con pruebas de que una fábrica de armas de Wisconsin planeaba sobornar a algunos miembros de la Corte Suprema de Justicia para obtener una acordada de legitimidad (que finalmente fue dictada con fecha 10 de setiembre de 1930, apenas cuatro días después del golpe militar). La CSJ integrada por José Figueroa Alcorta, Roberto Repetto, Ricardo Guido Lavalle y Antonio Sagarna, junto al Procurador General de la Nación Horacio Rodríguez Larreta, elaboró la acordada que luego se llamó la doctrina de los gobiernos de facto, utilizada, expresa o tácitamente, para convalidar y legitimar el accionar de las dictaduras militares que abortaron todas las experiencias democráticas anteriores a 1983.

¿Cómo se encadena todo? El golpe del 6 de setiembre lo dieron las compañías petroleras internacionales y los cipayos ligados al agro, quienes colocaron a sus hombres en los puestos claves del gobierno. Los sacaron de sus escritorios y los colocaron en la Presidencia, en la Secretaría General y en cinco ministerios. De los cinco ministros, uno tenía una concesión en Neuquén superior a la reserva del Estado, en condominio con una compañía controlada por el banco Morgan. Otro funcionario pertenecía a la Standard Oil y otro, era síndico del banco City. Si el 7 de setiembre la UCR ganaba las elecciones en Mendoza y San Juan lograba mayoría en el Senado, y podía sancionar la ley de nacionalización del petróleo, aprobada en Diputados tres años antes. Pero el 6 dieron el golpe, aprovechando la convalecencia de Yrigoyen.

Además en esta historia hay varios datos curiosos. Algunos actos del viejo caudillo no encontraron jamás su sentido en la lógica: Marcelo T. de Alvear, su delfín, lo atacó duramente desde aquella París de entreguerras bohemia y vanguardista, y sin embargo Yrigoyen le entregó el partido antes de morir. Su amigo Marcelo fue la última visita que recibió en Martín García mientras duró su lucidez. El cadáver del viejo caudillo revolucionario, vestido con el hábito dominicano, salió a la calle en brazos de la multitud que se negó a llevar el féretro en el coche fúnebre, rechazó la escolta militar y lo tuvo en andas sobre sus cabezas a todo lo largo de la avenida de Mayo hasta el panteón de la Recoleta, mientras echaban a vuelo las campanas y sonaba su nombre en las gargantas transidas.

El último dato curioso: el joven oficial de 37 años, de porte fornido, gigantesco, que había colaborado a derrocar al líder popular en una de las tardes más negras de la Historia (actuando como enlace entre la Escuela de Guerra y el general Uriburu) era, ni más ni menos, Juan Domingo Perón. En su discurso del 9 de abril de 1953 Perón se arrepintió de sus actos golpistas: “Yo recuerdo que el presidente Yrigoyen fue el primer presidente argentino que defendió al pueblo, el primero que enfrentó a las fuerzas extranjeras y nacionales de la oligarquía para defenderlo. Y lo he visto caer ignominiosamente por la calumnia y los rumores. En esa época yo era joven y estaba en contra de Yrigoyen, porque hasta mí habían llegado los rumores, porque no había nadie que los desmintiera y dijera la verdad”.

* Fernando López es escritor y abogado. Fue juez de instrucción y juez de control en la justicia provincial de San Francisco. Lleva publicadas varias novelas y desde 2014 organiza el Encuentro Internacional de Literatura Negra y Policial “Córdoba Mata”.

Haga clic para comentar

Comentario:

Manula
Telam
Leé Enredacción 2021
Publicidad
  • También podés comprar libros, información y cultura en NUESTRA TIENDA
  • Ver más información sobre encuestas en nuestra sección DOSSIER360
  • ¿Querés comunicarte con nosotros? Hacé CLIC AQUÍ

Te puede interesar

Análisis

Una encuesta nacional de la consultora Circuitos, señala que la imagen positiva del presidente alcanza 57,5% (9,26 puntos porcentuales por encima del caudal obtenido el...

Noticias

G.R. (las iniciales de su nombre y apellido) tiene 28 años y dice que tiene miedo. “No sé qué me va a pasar cuando...

Entrevistas

El médico infectólogo, Hugo Pizzi, dice que teme perder la compostura cuando ve en la calle personas sin barbijo, no respetando el distanciamiento social...

Columnistas

El proyecto de autovía de la ruta 38 presentado por el Gobierno para construir el tramo que uniría Variante Costa Azul con Molinari (21...