Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Cultura

Gabriel Conti, autor de “Eróticamente explícito”: “Si habláramos de sexualidad, no habría guerras”

Gabriel Conti, autor de "Eróticamente explícito". (Foto: Gentileza).

“Vivimos con una doble moral permanente. Quienes se sorprenden por el contenido del libro, seguro tienen el celular lleno de videos pornos”, dice Gabriel Conti, el autor, en relación a Eróticamente explícito (Editorial Dunken, 2022).

Se trata de relatos eróticos basados en las expresiones y rituales sexuales de los pueblos originarios del mundo. Aclara que, si bien en las historias se describe sin tapujos el falo o la vagina y se cuentan experiencias sexuales de todo tipo, desde masturbaciones colectivas, hasta el culto a una Diosa Anal y una orgía en una reunión de amigos, “no es un libro porno, es uno eróticamente explícito, etnográfico y étnico”. 

Picadas

Su interés por las manifestaciones eróticas de los pueblos más antiguos, comenzó cuando al lado de Sixto Palvecino se adentró en la selva santiagueña para conocer la cultura quíchua. 

“Una noche estábamos en un rancho, nos quedamos hablando y le dije: ‘estoy observando que escucho chacareras, vidalas escondidos que están relacionadas al pescador, al melero, a la danza, a la muerte, a las historias de amor, ¿pero maestro esta gente no copula?”. Sixto me miró con los ojos de sabio Inca y me respondió: ‘¡Qué gran observación!’”, recuerda y, a partir de ese momento, amplió su investigación a otras comunidades del planeta.

“Se cree que el folclore es la comida, la danza, la vestimenta, pero el erotismo y la sexualidad no son otra cosa, son el mismo universo, pero como siempre se las negó y se trató de ocultarlas, por eso quiero visibilizarlas”, dice. 

Además de escribir esta publicación, es poeta y estuvo al frente de programas radiales como Tradiciones Musicales y Literarias (Folklore del Mundo), y Parácheq Erotismo y Folklore. Parácheq es el pseudónimo de Conti. 

“La cordobesa, casi igual que en el resto del país, es una sociedad bastante reprimida”, asegura en una charla con ENREDACCIÓN. 

Epec

¿Qué desafío implica publicar un libro eróticamente explícito? ¿Hay riesgos? 

Los riesgos son la marginación, la negación y el olvido. Preparás un trabajo intenso durante treinta años y luego cuesta publicarlo, las editoriales no se interesan.

Además, es saber que la gente te va a señalar como el loco, el aislado que vive en una realidad paralela, cuando es todo lo contrario. El folclore, la etnología, la antropología y todas las expresiones de la cultura popular siempre han negado el erotismo y la sexualidad dentro de las tradiciones ancestrales de todas las culturas y minorías del mundo. Imagínate en Argentina con la mojigatería y la doble moral que hay. 

Tampoco exhiben el libro en las librerías, porque es obsceno según los dueños de los lugares. Para mí obscenidad es que le roben a un jubilado, no tener trabajo, la injusticia social, no disfrutar del placer y de la continuidad de los cuerpos. 

La portada de “Eróticamente Explícito” (Editorial Dunken)

Antes de salir, el libro ya estaba censurado y prohibido. Ese fue el motivo que me obligó a ponerle una faja para tapar las ilustraciones.

Es triste como sociedad que en el año 2022 pasen estas cosas, es como si la inquisición hubiera reencarnado en un montón de personas. En la televisión y en la radio se dicen cosas terribles pero sin fundamento, mi libro está basado en las verdaderas expresiones sexuales de los pueblos con hondas raíces.

¿Qué pasaría si hablamos del tema?

Si habláramos de sexualidad no habría tanta gente injusta, no habría guerra, no existirían personas con odio. La gente no asume su sexualidad o las sexualidades variadas, cuando es lo más normal y lo más común en los pueblos originarios.

Río Cuarto

¿Por qué la negación de la sociedad?

Todo lo que es desconocido, es extraño y a lo extraño mejor negarlo que acercarse y conocerlo. Pasa no sólo con la sexualidad étnica sino con todo lo relativo al sexo. En cualquier reunión de amigos, el tema sexo cambia la actitud de la gente, por la doble moral aferrada a través de generaciones, además existen mandatos sociales y patriarcales que hace que uno niege estas cosas. 

La gente no conoce su sexualidad, se cree que la penetración es el 50% de la sexualidad. Imagínate el desconocimiento de las sexualidades ajenas en cuanto a tradiciones y ceremonias. Es más fácil hablar de fútbol y cosas pasajeras, que ahondar en temas que son inherentes al ser humano. El erotismo es parte indispensable en todas las tradiciones de los pueblos con raíces profundas, no hay ninguna que no lo tome como algo importante y sagrado que debe cultivarse, mantenerse y practicarse. 

Por eso,  traje las historias a este tiempo, para no quedarme en el ambiente universitario, de culto, y poder llegar al público masivo. 

Gabriel Conti. (Foto: Gentileza).

¿Cuál de las historias ancestrales te sorprendió más?

Todas las tradiciones que narro en el libro son las que me impactaron y que me gustaría que la gente conozca y comparta. Es imposible elegir la más interesante entre una infinidad de expresiones, la sexualidad y el erotismo es uno solo en el planeta, pero las formas de practicarlo y honrarlo es infinita.

Traté de sacar de la invisibilidad social esta rama del folclore que ha sido negada para compartirlas con los lectores, pero la lucha contra los prejuicios y los mandatos sigue. 

¿Qué público se acerca más? ¿Por qué?

El 99.9% son mujeres. La mujer es más curiosa, tiene más ganas de experimentar en todos los órdenes de la vida. Además, tienen más necesidad de conocer otras perspectivas, en esta sociedad, porque en los pueblos ancestrales las mujeres tienen más protagonismo. Existe la Diosa Anal, no el Dios. 

En nuestras sociedades, la mujer siempre tuvo que vivir más alejada de la sexualidad y bajo presión. Además de la necesidad de las mujeres de liberarse de mandatos, el hombre es muy pacato, se conforma con poco. 

Tanto hombres, mujeres o cualquier identidad de género tiene derecho  a disfrutar del placer. No es un libro de amor, es un libro dedicado al placer y a todas sus alternativas. También, de alguna manera, Eróticamente explícito es un homenaje a la mujer, donde puede liberarse sin esperar el azote. 

¿Nos negamos al placer?

Exactamente. Si hubiera escrito un relato erótico romántico hubiera agotado ediciones. La gente le tiene mucho miedo al placer. Ojalá los lectores se adentren en Eróticamente explícito para descubrir que hay cientos de puntos de referencia congeniales que pueden colaborar en la preparación del deseo, pero para eso no le tenés que temer al placer. 

Además, en las historias los cuerpos son reales, hay más flacos, más gordos, con senos grandes, chicos, porque está basada en las manifestaciones ancestrales y ellos no le temen al placer, como yo tampoco temí escribir el libro.

No significa que tengas que poner en práctica todo lo que cuento en el libro, pero sí saber que esas prácticas existen, que le genera placer a muchas personas, y que todas las posibilidades y perspectivas en la sexualidad son válidas. Lo que cuento en el libro es real y sigue pasando en todas las culturas del planeta. 

Haga clic para comentar

Comentario:

SIRELYF - 80 años
Clima en tu ciudad
Columnistas

Te puede interesar

Noticias

La arquitecta y urbanista cordobesa, María Beatriz Valencia, dejó de existir este martes, luego de sufrir una dura enfermedad. Falleció justo un 11 de...

Noticias

Los abogados del Estado Nacional patearon el tablero en el día 3 de las audiencias del caso Mackentor. Si bien se trata de una...

Noticias

Una banda familiar que se dedicaba a la venta de cocaína y otras drogas durante las 24 horas del día cayó este miércoles, según...

Noticias

El bloque de concejales de Hacemos Unidos por Córdoba (HUxC), con apoyo de la UCR, buscará aprobar este jueves la ordenanza que establece nuevas...