Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Noticias

Argentina campeón: La táctica detrás de una victoria que valió un Mundial

El "Cuti" Romero gana de arriba. Enorme partido del zaguero central cordobés. (Foto: Fernando Gens / Télam).

El seleccionado argentino jugó un partido perfecto hasta los 32 minutos del segundo tiempo con una superioridad abrumadora sobre Francia pero en un instante se topó de frente con el 2-2 que lo obligó a apelar a las individualidades y a sacar el corazón para llevar la definición hasta los penales.

Que el sufrimiento no tape la gran final que jugó el equipo de Lionel Scaloni, quien una vez más acertó con el planteo inicial y borró de la cancha al defensor del título durante 77 minutos.

Picadas

A partir del 2-2, el partido se rompió y perdió todo tipo de análisis pero allí apareció el poder de fuego del equipo campeón para ir en busca de la victoria que nuevamente se vio frustrada por la máquina futbolística que es Kylian Mabppé.

De arranque, el director técnico apostó por el desequilibrio individual de Ángel Di María por izquierda y la jugada fue un pleno.

El rosarino, quien habitualmente se había movido por la derecha durante el Mundial, se paró en el sector de Jules Koundé y con su desequilibrio fue lo más peligroso de la Argentina en el ataque.

Epec

La elección no fue al azar ya que Koundé es habitualmente zaguero y no siente tanto el lateral y Dembelé es un extremo habilidoso y distraído con la marca.

El DT también mantuvo a Nicolás Tagliafico desde el inicio y fue una muralla en el lateral izquierdo. En parte por la gran actuación del ex Banfield e Independiente, Didier Deschamps sacó a Ousmane Dembelé antes del primer tiempo. El extremo de Barcelona también le había cometido la falta del penal a Di María, quien estuvo intratable para los franceses hasta que se agotó físicamente.

En el aspecto defensivo y para contrarrestar el 4-2-1-3 de Francia, Argentina repartió las marcas con Messi suelto, entre Enzo y Julián tomaron a Tchouaméni, Molina estuvo con Mbappé apoyado con De Paul, Tagliafico con Dembelé, mientras que Alexis Mac Allister se quedó con Antoine Griezmann.

Río Cuarto

Di María fue la clave del ataque argentino con su explosión en el uno contra uno frente a Koundé y por allí llegó la apertura del marcador, porque primero le enganchó al defensor y luego fue derribado por Dembelé cuando ingresaba al área.

El equipo creció con la ventaja y manejó la pelota con paciencia ante la pasividad de Francia que no asumía el golpe del gol en contra.

La presión de los franceses no era tan efectiva como en los primeros minutos y la Argentina aprovechó esos minutos de desconciertos con el contraataque letal que terminó en el gol de Di María. En cuatro toques el equipo salió del fondo por la derecha y la finalización llegó por la izquierda.

La baja del equipo se puede explicar con la salida de Di María ya que le quitó frescura y el arco de Lloris quedaba cada vez más lejos. De todos modos, Argentina manejaba la pelota y Francia no generaba peligro pese a la presencia de los cuatro delanteros.

El descuento llegó cuando Argentina estaba con la posesión en el sector derecho y le pasó algo similar que a Francia. En dos pases quedó Kolo Muani mano a mano con Otamendi y al experimentado zaguero no le quedó otra que bajarlo cuando el delantero entraba al área.

El rápido empate nació en una pelota que Messi pierde en el sector izquierdo sin opción de pase justo donde estaba ubicado Di María.

De la prórroga se destaca la gran actitud del equipo en el primer tiempo con el aire fresco que aportaron Gonzalo Montiel y Leandro Paredes más la potencia ofensiva de Lautaro Martínez que tuvo tres situaciones y participó en el gol de Messi que parecía que era el broche de oro. A ello debe sumarse, la ubicuidad y capacidad de Enzo Fernández, que compensó los huecos defensivos y distribuyó con criterio y agudeza en un momento donde las piernas ya no le respondían a nadie.

Sin embargo, llegó una vez el sufrimiento y con el 3-3, Argentina estuvo cerca de perder y de ganar en menos de un minuto, pero la Selección, como los grandes equipos, tuvo un gran arquero como Emiliano “Dibu” Martínez que tapó un mano a mano a Kolo Muani en la última jugada del Suplementario.

Con fútbol, al principio, con individualidades y el corazón después, Argentina consiguió su tercera Copa del Mundo.

> Con información de TÉLAM.

Haga clic para comentar

Comentario:

Sirelyf - Coop
Clima en tu ciudad
Columnistas

Te puede interesar

Columnistas

A este Talleres puntero de la Liga Profesional hay que sacarle el sombrero o hacerle la reverencia. No sólo que gana en el torneo...

Noticias

El viceministro de Economía Joaquín Cottani renunciará a fin de mes y sería reemplazado por el economista chileno José Luis Daza (65), experto en...

Noticias

El costo de la canasta básica total (CBT), que mide la línea de pobreza, subió 2,8% en mayo, lo cual significó la variación más...

Noticias

Con la llegada del actual y nefasto gobierno nacional (quien es socio de una oposición colaboracionista que se le parece), se viene avanzando en...