La expresión es de Claudia Piñeiro, invitada a exponer a favor del aborto legal y su despenalización en el segundo plenario en comisiones dela Cámara de Diputados que se realizó ayer.¿Qué está en juego en el debate?

La actríz Claudia Piñeiro, ayer durante su exposición en el Congreso.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

Por séptima vez en la historia argentina se está debatiendo un proyecto de ley para que el aborto pueda ser realizado en hospitales públicos y otros centros de salud, con acompañamiento de especialistas, sin que por ello se incurra en un delito. Si consigue dictamen favorable será votado en la Cámara de Diputados, en junio. En caso contrario, habrá lugar para que se analicen otras propuestas que incluyen el acompañamiento a la mujer embarazada y la prohibición de la interrupción del embarazo.

VER MÁS ARTÍCULOS DE MAGDALENA BAGLIARDELLI.

VER Aborto: Inicia el debate y hay opiniones cruzadas entre los expertos cordobeses.

Ayer, desde las 9.30 y hasta pasadas las 18, el plenario de comisiones de Legislación General; Legislación Penal; Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y Acción Social y Salud Pública escuchó a 38 expositores: 19 a favor y 19 en contra de la iniciativa promovida por la Campaña Nacional por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

La escritora Claudia Piñeiro participó como una de las voces a favor del proyecto, y dijo: “No puedo permitir que el señor Presidente peque de ingenuo. Cuando dice que está a favor de la vida hace una operación del lenguaje para separar. No permitamos que nos roben la palabra vida. Nosotros también estamos a favor de la vida”.

Los defensores del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo sostienen que la discusión no se circunscribe a “aborto sí, aborto no”, sino que es un tema de salud pública y que requiere ser regulado para disminuir la mortalidad femenina por la realización de abortos en la clandestinidad. Por eso argumentan que su propuesta es “a favor de la vida”.

Los diputados de las cuatro comisiones que tratan el proyecto de despenalización del aborto. Foto: Prensa Diputados.

Con el mismo slogan, los grupos anti aborto sostienen que esta práctica es inconstitucional porque viola el artículo 19 del Código Civil que establece la existencia de una persona desde la concepción, por lo que practicar un aborto equivale a terminar con una vida. Además, aducen que hay un intento de promover el aborto y que es necesaria una educación integral basada en los valores de la familia y buenas costumbres.

¿QUÉ SE ESTÁ PONIENDO EN JUEGO?

El recinto está dividido: para unos, se trata de un problema de salud pública, para otros, de moral. En ambos casos, requieren el involucramiento del Estado en la materia.

ENREDACCIÓN consultó a una integrante de la Campaña Nacional por el Aborto Seguro y a una referente de la Red Federal de Familias para conocer los argumentos más fuertes del debate del aborto legal y su despenalización.

Aborto legal. Betiana Cabrera Fasolis es médica, docente de la UNC y coordinadora provincial del Colectivo MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana). “Es un momento histórico, hemos peleado y hecho mucho para llegar a este momento”, dijo. “Es tratar de subsanar una deuda de la democracia con las mujeres: el derecho a decidir, y no por eso que nos cueste la vida. El aborto es una realidad, existe, los que trabajamos sabemos que uno de cada 3 embarazos termina en aborto. La diferencia es en qué condiciones se pueda realizar según la capacidad de pago”.

Derecho a la salud. “Estamos discutiendo aborto legal e inseguro versus aborto legal, seguro y gratuito. Esa es la discusión que queremos dar. Es una deuda de género con las mujeres”, agregó. “Nosotras somos pro vida, porque estamos defendiendo la vida de mujeres gestantes, ellos son anti derechos”.

Los presidentes de tres de las comisiones que sesionan conjuntamente. Por la mañana concurren los que están a favor del aborto y por la tarde, los que están en contra. No se cruzan entre sí. Foto: Prensa Diputados.

Según la médica, “en su gran mayoría, las mujeres que abortan han tenido un fallo en algún método anticonceptivo, ya son madres, tienen hijos, y este nuevo nacimiento ocasionaría un disfuncionamiento en su familia, y después vienen las otras causas, como las violaciones”.

Clandestinidad. “Todavía hoy los abortos no punibles son difíciles de llevar a cabo, y siguen siendo sumamente traumáticos por  las condiciones de ilegalidad y estigma social. No es que las feministas de Argentina somos asesinas y en el resto de los países que lo legalizaron no lo son. Acá no hay naturaleza, somos seres sociales, que hemos construido cultura, no podemos apelar a esos argumentos. En el mundo se ha demostrado que el aborto es una realidad, si bien legalizarlo no disminuye la práctica, sí el riesgo de las madres y las secuelas”.

Salida sin escapatoria. María de los Ángeles Mainardi es periodista y ha integrado ONGs que promocionan el rol de la mujer y la familia. “Nada positivo ni para el niño, ni para la mujer puede salir de esta ley”. Su postura, como la de los grupos más radicales en contra del aborto, no acepta la realización de esta práctica en ninguna condición. Mainardi defiende el proyecto de “Ley de protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de las niñas y los niños por nacer”.

Protección de las dos vidas. “Una mujer que tiene un aborto no es una madre que quiera matar a su hijo, sino que está desesperada y trata de buscar una salida fácil y momentánea. Nosotros creemos que el estado tiene que acompañar: si no hay vivienda, se soluciona. Si no hay cuna, o no hay un ingreso se soluciona con un trabajo. La solución podrá costarle al Estado, pero tiene que darla”.

Prevención. “Si una niña violada quiere hacer un aborto y después vuelve a su casa para que sigan abusando de ella o la sigan violando, no está bien. Hay que retirarla del núcleo familiar y ayudarla para que se recupere de esa infamia de vida. Si no sería un niño matando niños. El niño recién nacido le permite a la pobrecita superar el tema, o estaría en condiciones de darlo en adopción. No hay que hacerla abortar y decimos acá no ha pasado nada. Lleguemos antes y ayudemos a esos hogares”.

Fomento del aborto. “Con esto de hablar del aborto, hacemos daño, porque hablamos como una salida. Una mujer que no quiere tener hijos sabe cómo cuidarse. Hay un tema de educación, que no es repartir preservativos, porque hoy después de años, sabemos que no funcionó. La educación debe ser integral, que frene la degradación de la mujer”.

QUÉ DICEN LOS PROYECTOS MÁS ANTAGÓNICOS

Derecho de la mujer

El debate actual gira en torno del “Proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo” que logró la mayor adhesión en la Cámara de diputados. Se trata de la séptima vez que el proyecto intenta triunfar en el Congreso.

Las diputadas radicales Brenda Austin y Olga Rista, dos de las que impulsan la despenalización del aborto.

La propuesta ingresó el 6 de marzo al recinto con el apoyo de 71 legisladores y con la firma de representantes de distintas fuerzas políticas: Victoria Donda (Libres del Sur), Brenda Austín (UCR Córdoba), Mónica Macha (FPV – Buenos Aires) y Romina del Plá (Partido Obrero). De los 18 representantes cordobeses, cuatro firmaron el despacho. Además de Austin,  Olga Rista (UCR), Pablo Carro y Gabriela Estévez (FPV).

La iniciativa tiene trece artículos, entre los que establece: “el derecho humano a la salud” de la mujer y la decisión voluntaria de interrumpir su embarazo “durante las primeras catorce semanas” de gestación y más allá del plazo establecido si “el embarazo fuera producto de una violación”, “si estuviera en riesgo la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer”, o “si existen malformaciones fetales graves”.

También incluye una cobertura universal de la realización de la práctica del aborto en los servicios del sistema de salud y obliga a los agentes que brinden prestaciones médicas a cubrir esta práctica.

Además, establece que no será necesario contar con una autorización judicial previa, sino el consentimiento por escrito de la mujer, y deroga los artículos 86 y 88 del Código Penal que refieren a la criminalización de la práctica.

Derecho del niño por nacer

El diputado cordobés Juan Brügge (Democracia Cristiana – Córdoba Federal), encabezó un proyecto que también fue girado a comisiones y está en las antípodas del que se está discutiendo en la actualidad. Esta propuesta podría ser tratada si el proyecto actual no prospera.

VER PROYECTO LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER EMBARAZADA Y DE LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS POR NACER.

El diputado cordobés, Juan Brügge. Foto: YouTube.

La iniciativa “Ley de protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de las niñas y los niños por nacer”, contiene 19 artículos, contempla ayuda económica y asesoramiento para la embarazada, pero además, pone el foco en los derechos del niño por nacer. De ninguna manera concibe la realización de un aborto.

Entre su articulado menciona: “la protección integral de los derechos de las mujeres embarazadas y de los niños por nacer”, con especial énfasis en la vida del niño.

Además, incorpora una asignación especial para la madre si el embarazo resultara de una violación y para la crianza del niño hasta los 18 años. Si la mujer “declinara” de la crianza y educación, el Estado favorecerá la adopción del niño.

También menciona el funcionamiento de Centros de Asistencia a la Mujer Embarazada en los centros de salud y una Asignación Universal por Hijo por Nacer para mujeres sin empleo.

La norma establece que será un caso de “violencia contra la mujer” toda campaña realizada por el estado o un particular que convenza a una mujer de interrumpir su embarazo.

magdalena.bagliardelli@enredaccion.com.ar

@chilibag

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com