Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Cultura

“Vi el golpe a través de los ojos de Lula”, dice biógrafo del ex mandatario brasileño

El periodista brasileño Fernando Morais, autor de una biografía sobre Lula. (Foto: Gentileza).

“Lula, la biografía”, escrita por el periodista brasileño Fernando Morais, llega a las librerías argentinas días antes de la segunda vuelta electoral en la que el líder popular podría volver a la presidencia, luego de su detención por la Operación Lava Jato, uno de los hechos más significativos de la coyuntura política del Brasil, que el autor de este libro describe con minucioso detalle: “Vi el golpe a través de los ojos de Lula”, dice a Télam.

La biografía de Lula, publicada por la editorial Planeta, está dividida en dos partes. El primer libro que acaba de editarse en nuestro país comienza con las escenas de la última detención de ex mandatario brasileño. Su autor, el periodista Fernando Morais, estaba presente cuando el político fue detenido antes de pasar 581 días encarcelado en Curitiba, Paraná.

La segunda parte del libro se centra en otro Lula y otro Brasil, la década de 1980, época en la que el fenómeno neopentecostal – o “evangélico”, como se suele generalizar – daba aquí sus primeros pasos. El tema religioso, que hoy eleva la temperatura de la campaña presidencial, no fue tema en ambos periodos. “Aparecerá en el Tomo 2, eso es seguro”, explica el autor. De este modo, la biografía, en su totalidad, articula dos hitos claves en la trayectoria de Lula: sus detenciones, la primera durante la dictadura militar, la segunda en 2018.

La elección de publicar el volumen primero con “dos Lulas y dos Brasiles” fue una forma de no permitir, según su autor, que el libro interfiriera en las elecciones de este año. “Yo no soy (ni nunca he sido) del PT, el partido de Lula – al contrario, yo estaba en contra de su creación, en 1980” explica Morais a Télam. Lula recién leyó el libro cuando salió el primer ejemplar de la imprenta, que ya es número uno en ventas de libros electrónicos y papel de Amazon.

Río Cuarto Transporte

El líder brasileño leyó su biografía al mismo tiempo que unas decenas de miles de personas lo hacían. “En otras palabras, lo que el lector leerá es un relato que no necesitó el “nihil obstat” (nada se opone) de nadie”. Para escribirlo Morais utilizó, señala, “el único bien material que he acumulado en 60 años como periodista y escritor: mi independencia”.

Para los lectores argentinos es necesario señalar que Fernando Gomes de Morais nació en Mariana (Minas Gerais) en 1946. Además es político. Su obra literaria está constituida por biografías y reportajes. Es autor de “Los Últimos Soldados de la Guerra Fría”, sobre una red de espías cubanos en los Estados Unidos. Fue diputado estatal durante ocho años y Secretario de Cultura (1988-1991) y de Educación (1991-1993) del Estado de San Pablo, en los gobiernos de Orestes Quércia y Luiz Antônio Fleury Filho. Sus obras fueron traducidas a 19 idiomas.

Newsletter 2022

Además de poder escribir este primer volumen ¿cuál es la experiencia más fuerte de acompañar a una figura fundamental del siglo XXI en todos sus viajes?

Lula es un personaje único. Lo conozco desde hace cuarenta años y lo he seguido de cerca durante diez años. Tuve la oportunidad de viajar con él a países de cuatro continentes. Por la mañana puede estar dando una conferencia-debate con los líderes de la mayor central sudafricana, Cosatu, en Johannesburgo, y por la noche, en Berlín, estará exponiendo a la alta dirección del SPD, el partido socialdemócrata alemán, detalles de cómo su gobierno logró sacar de la pobreza a 40 millones de brasileños (cuatro veces la población de Portugal o Cuba) sin disparar un tiro, sin tener que arrestar a nadie y sin quebrar la economía. Al contrario. Quizás el mejor resumen del significado de Lula es el cantante Bono Vox, exlíder de la banda U2 y activista político: “Después de la muerte de Mandela, solo hay una persona en el mundo que puede hablar con los ricos y los pobres, y eso es respetado por ambos lados. Este hombre se llama Lula”.

Usted en el libro explica que tuvo otras ventajas, ¿cuáles fueron?

Claro. Viajar con Lula tenía otra ventaja: dentro de un avión no aparecen secretarios, diputados, senadores y gobernadores queriendo hablar con él. Como duerme poco en los vuelos, era la oportunidad de entrevistarlo. Imagínese: un viaje entre nuestro São Paulo-Nueva Delhi-São Paulo, por ejemplo, tomó 23 horas de ida y otras 23 horas de regreso, tiempo que pasé casi en su totalidad hablando con él. Y para un periodista como yo fue un privilegio acompañar, junto a él, todo el proceso que desembocó en el golpe de Estado contra Dilma Rousseff. En otras palabras, vi el golpe a través de los ojos de Lula y tuve la oportunidad de pasar una tarde escuchando al vicepresidente Michel Temer, en su casa, días antes de que consumara la traición y anunciara que se uniría al golpe. Desde el comienzo de la crisis hasta el golpe final, vi y escuché pasajes que ningún periodista ha visto ni escuchado y que utilizaré en el segundo volumen del libro.

El ex presidente de Brasil Lula Da Silva.

Si tuviera que rescatar una historia sola de este libro sobre Lula ¿cuál sería y por qué?

Es difícil responder eso de alguien que tiene una historia tan rica como la de Lula. Pero tengo la impresión de que el momento más electrizante es cuando él (probablemente la única vez en su vida) estaba realmente asustado. Yo era diputado en ese momento y siempre estaba del lado de los líderes sindicales, en medio de las huelgas, para tratar de protegerlos de la policía, pero a menudo había demasiados gases lacrimógenos y garrotazos para nosotros los jóvenes diputados. Y este es un breve episodio de esa época que se asemeja a una escena de un thriller cinematográfico. Fue en enero de 1980, en plena huelga, aún bajo la dictadura militar, cuando seis hombres fuertemente armados entraron a su casa a las seis de la mañana y lo detuvieron. Dijeron que eran de la policía, pero como no se habían identificado y sus vehículos ni siquiera tenían placas, pensó Lula, podría ser un grupo clandestino de extrema derecha. Y empezó, aterrorizado, a recordar las noticias en los periódicos de que los presos políticos habían muerto “atropellados”, o “resistiéndose al arresto”, o “suicidándose”. También podría ser agregado a la lista de “desaparecidos”. “Estos tipos me van a matar y se van a llevar el cuerpo”, seguía pensando. La pesadilla se mantuvo hasta que la radio del auto que los transportaba anunció: “¡Atención! El cardenal arzobispo de San Pablo, Dom Paulo Evaristo Arns, anunció a la prensa que el obrero metalúrgico Lula, que encabeza una huelga que paraliza a más de 500.000 trabajadores, fue detenido esta mañana en su domicilio de São Bernardo do Campo. Por única vez en su vida, se sintió aliviado de que la policía real lo arrestara. El cardenal había sido informado de la detención por el dominicano Frei Betto, que había dormido en casa de Lula para presenciar cualquier tipo de violencia a la que era sometido.

Y el momento más dramático de su vida llegó cuando, a los veinte años, se casó por primera vez. Un año después, su esposa Lourdes, trabajadora como él, fue llevada a una maternidad pública de ABC para dar a luz al que sería su primer hijo. Horas después, al llegar al hospital para ver al bebé, a Lula le informaron que la madre y el bebé habían muerto. Lula tardó meses, amargos meses de profunda depresión, en superar el episodio.

En el final del libro hay datos sobre el poder de los medios en Brasil ¿Cuál es el poder real que estos tienen?

En Brasil es total. No me canso de repetir: la organización Globo y la familia Marinho son enemigos de Brasil y de los brasileños, y como tales deben ser tratados. Desconozco el poder de fuego de los medios en Argentina, así como desconozco la legislación local sobre el tema. En Brasil, Lula pretende regular fundamentalmente los medios de comunicación de propiedad social: radio, TV e Internet. Todo el mundo navega sobre señales de satélite u ondas electromagnéticas que no tienen dueño, pertenecen a la población. Aquí, seis familias controlan todo lo que la población recibe como información. El Diario Nacional de TV Globo alcanza los 100 millones de espectadores. La Constitución comienza a ser no respetada por la base: dice que los parlamentarios -concejales, diputados y senadores- no pueden ser concesionarios de canales de radio o televisión. Sin embargo, la gran mayoría de los repetidores de canales nacionales están en manos de senadores y diputados federales.

Contraté a una institución académica de Río de Janeiro que trabaja con evaluación de medios y les pedí que investigaran el espacio y el tiempo utilizados contra Lula desde el inicio de la “Operación Lava Jato”. Seleccioné los vehículos más importantes del país: la revista Veja, semanario que vendió 1,2 millones de ejemplares, y los diarios “Folha” de San Pablo, O Estado de São Paulo y O Globo. Y, por supuesto, TV Globo. El resultado, que publico como apéndice en mi libro “Lula”, es increíble. Nunca, en ningún momento, en la historia de Brasil, hubo una masacre tan grande como la montada contra Lula por las cinco familias.

> Con información de TÉLAM.

Haga clic para comentar

Comentario:

Télam - Deportes
Telecom22
Movimiento 2022
Dossier360
  • También podés comprar libros, información y cultura en NUESTRA TIENDA
  • Ver más información sobre encuestas en nuestra sección DOSSIER360
  • ¿Querés comunicarte con nosotros? Hacé CLIC AQUÍ

Te puede interesar

Dossier360

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA MIEMBROS   SUSCRIBIRME   Acceder Recuérdeme Olvidé mi contraseña Iniciar sesión ¿Perdió su contraseña? Ingrese su nombre de usuario o dirección...

Noticias

Una encuesta realizada en todo el país mostró una fuerte disputa general sobre el eje temático de las privatizaciones de empresas públicas y una...

Noticias

El director técnico de México, Gerardo Martino, entendió este martes que la inesperada derrota de Argentina ante Arabia Saudita convierte en “finales” por la...

Noticias

La comentarista deportiva Ángela Lerena y la relatora Lola del Carril harán historia este jueves al transformarse en la primera dupla de mujeres que...