La marcha anti-aborto fue multitudinaria en la ciudad de Córdoba y reunió a 10 mil personas según las fuentes policiales consultadas. Pese a la masividad, fue inferior en número a la marcha del #8M, donde se expresaron aproximadamente 23 mil personas.

El arzobispo Carlos Ñañez encabezando la marcha contra el aborto en Córdoba.

Las distintas encuestas revelan que en todo el país, entre 6 y 6,5 personas de cada 10 están a favor de despenalizar el aborto. Mientras que en la calle, los manifestantes a favor del aborto, el pasado 8 de marzo, fueron más del doble que los anti-abortistas que recorrieron ayer el centro cordobés hasta llegar frente al patio Olmos: 23.000 contra 10.000. Tanto las mediciones como las marchas son la primera foto de un debate y una confrontación de fuerzas que se extenderá varios meses y cuyos valores seguramente sufrirán modificaciones.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Los grupos anti-aborto salieron a recuperar terrenos en las redes sociales y en las calles, luego de las potentes expresiones del #8M. La decisión del presidente Mauricio Macri de habilitar el debate de la despenalización del aborto en el Congreso, abrió paso a una disputa que será cruenta a medida que se acerque su definición.

Ayer, a través de Twitter, la mayoría de los diputados nacionales por Córdoba fueron adelantando cuál será su posición en la votación que se prevé para el mes de junio, luego de que sean escuchadas todas las voces a favor y en contra de la despenalización. Hasta el momento son 11 los legisladores cordobeses que sufragarán contra la despenalización, 4 los que lo harán a favor y 3 los que aún no manifestaron cuál será su posición frente al tema.

En contra están: Gabriel Frizza, Héctor Baldassi, Javier Pretto y Nicolás Massot del PRO; Diego Mestre y Soledad Carrizo de la UCR;  Leonor Martínez Villada de la Coalición Cívica; Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio del peronismo; y Juan Brügge (Democracia Cristiana).

A favor lo harán Brenda Austin y Olga Rista; y los kirchneristas Gabriela Estévez y Pablo Carro.

No se manifestaron aún: Mario Negri (UCR), Adriana Nazario (PJ), y Juan Manuel Pereyra (Concertación Forja).

El tuit de @Nicolas_Massot retuiteado por @javierpretto.
@MSoledadCarrizo también se expresó en las redes en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.
El peronista @MartinLlaryora también tuiteó en sintonía con la posición de la Iglesia Católica.

La marcha por la vida partió de Colón y General Paz y fue encabezada por el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñañez. Finalizó frente a la ex plaza Vélez Sarsfield, donde se leyó un documento y actuó Doña Jovita, que se sumó a la manifestación. En el texto reclaman a los 18 diputados nacional por Córdoba “que se constituyan en la provincia para escuchar el mensaje antiaborto”.

“En Argentina es una celebración especial, no sólo porque nuestro país fue el primero de Latinoamérica en reconocer la necesidad de contar con esta fecha, sino que además fue el primero del mundo en instituirla efectivamente en diciembre de 1998”, sostiene el comunicado de Marcha por la Vida en relación al día del niño por nacer.

“Vale toda vida. Los quiero a los 2”, “Día del niño por nacer. Córdoba a favor de la vida”, “Sí a la vida, no al aborto” y “Amamos todas las vidas” decían algunos de los carteles que mostraban los participantes de la concentración.

Mientras que el hit de la marcha fue:

“Cuidan a los pingüinos,

cuidan la ecología,

legalizan aborto,

ay! cuánta hipocresía”. 

La concurrencia fue heterogénea, con preeminencia de familias y mucha presencia de adolescentes.

EL DEBATE

Una imagen de la marcha de ayer en Córdoba.

La convocatoria fue lanzada por el grupo Marcha por la Vida, una de las organizaciones que componen el colectivo Unidad Provida (UP). Es uno de los sectores más activos contra el reclamo de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Esta plataforma católica trabaja en una serie de propuestas alternativas para evitar la instancia del aborto.

Sus ejes principales son tres:

-Profundizar la atención social y sanitaria en contextos vulnerables;

-Trabajar en prevención de los abusos intrafamiliares y juzgar a los responsables para que no queden impunes;

-Generar políticas de contención a la mujer vulnerable, de educación sexual integral y de agilización de las adopciones.

A ello, le agregan como argumentación para la confrontación central que “no existe relación directa entre el aborto legal y la reducción de las muertes maternas”, y que esta práctica “suma riesgos para la salud física, psíquica y social de la mujer”. En esa línea plantean como salida que “en los países donde el aborto no se ha legalizado, se generan políticas sanitarias mucho más plenas y acordes a la dignidad de las mujeres.

Por su parte, la propuesta que comienzan a analizar este martes a las 10 de la mañana, en un plenario de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia y Mujer, despenaliza el aborto hasta las 14 semanas, y también en cualquier momento del embarazo si se dan las siguientes causales: si es producto de una violación, si está en riesgo “la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer”, o si se registran “malformaciones fetales graves”.

En nuestro país, el aborto es un grave problema de salud pública, ya que según Amnistia Internacional se realizan 450 mil interrupciones de embarazo de manera clandestina por año. En Córdoba, como consecuencia de un amparo presentado ante la Justicia provincial, el protocolo de aborto no punible autorizado por la Corte Suprema de Justicia no se aplica -salvo en los hospitales nacionales-.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com