El secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen, les dijo a gremios y empresas que harán cumplir los acuerdos firmados con Brasil sobre comercio automotriz. Beneficia a la producción local.

El gobierno prometió a las automotrices y sindicatos que va a controlar las importaciones de autos desde Brasil para evitar que haya desvíos del acuerdo firmado el año pasado, al detectarse que en lo que va de 2017 disminuyeron un 14% las ventas de autos de fabricación nacional y crecieron las de vehículos de otras procedencias.

La promesa la efectuó el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, luego de un encuentro con terminales, empresas y sindicatos, donde se analizó la evolución de la implementación del plan que prevé alcanzar una producción anual de 1 millón de unidades.

La Argentina y Brasil tienen un acuerdo para administrar el intercambio bilateral de autos hasta 2020, que en la etapa actual prevé que por cada dólar que exporta uno de los socios, el otro puede venderle por 1,5 dólar. El ‘flex‘ de 1,5 estará vigente hasta el 1 de julio de 2019, fecha en que podría incrementarse a 1,7, para llegar al final del acuerdo con un comercio liberado.

BRASILEÑOS

Según estimaciones privadas, de cada 10 autos que se venden en la Argentina, 7 son producidos en Brasil. En rigor, eso se debe a que, por una estrategia de las terminales, los autos de precios más baratos se producen en el país más grande del Mercosur, mientras que los de gama media se fabrican en la Argentina.

El 60% de los autos exportados por la Argentina tienen por destino a Brasil, país que desde hace dos años está envuelto en una aguda crisis política y económica y que por ello ha disminuido su demanda que antes representaba el 80% de lo producido.

“El gobierno transmitió que realiza un permanente monitoreo del comercio e informó que adoptará medidas para garantizar el cumplimiento del flex acordado con Brasil en junio del año pasado”, indicó el Ministerio de la Producción en un comunicado de prensa.

A la reunión asistieron directivos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), y la Asociación de Supervisores Mineros – Metalúrgicos – Mecánicos (ASIMRA).

En los primeros cinco meses del año, las exportaciones de Argentina alcanzaron a 78.720 unidades, de las cuales el 60,4% se dirigieron al mercado brasileño.

Pero por el lado de las ventas al mercado interno, ADEFA reportó en los primeros cinco meses del año un incremento del 18,3%, aunque combinado con una caída del 14,3% de los autos de fabricación nacional.

El complejo automotriz es fundamental en la actividad industrial de la ciudad de Córdoba. Justamente, una de las hipótesis sobre el elevado nivel de pobreza en la capital provincial señala que el debilitamiento durante 2016 de la producción de autos y su cadena asociada, sería uno de los factores de esta situación.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com