El uruguayo Martín Buscaglia visita Córdoba en el marco de “Ecos. Encuentro de looperos”. Además de un concierto, brindará una clínica sobre el uso de esta herramienta junto a otros artistas.

El uruguayo Martín Buscaglia.

Una imagen que puede traducir qué es loopear, desde la óptica de Martín Buscaglia, es la de un restaurant con cocina a la vista. “Por un lado ves una fonda, al ver los elementos con los que trabaja te da confianza porque ves lo que se hace, pero al mismo tiempo es visible si se te queman las papas. El loop sería un utensilio de cocina” le dice a ENREDACCION desde el otro lado del Río de la Plata. El músico uruguayo no se siente un referente, pero sus años de relación con esta herramienta lo traen a Córdoba, convocado por el artista local Marcos Luc, para brindar una clínica y un concierto. También participan de “Ecos. Encuentro de looperos” Gonzalos Aloras (Rosario-Buenos Aires) y CCI Kiu (Córdoba).

VER MÁS ARTÍCULOS DE DAI GARCÍA CUETO.

Muchos le dicen el Hombre Orquesta, porque no demuestra inconvenientes en hacerle frente solo a la música y desde hace años encontró en el uso del loop un gran aliado. Su búsqueda con este aparato, la famosa “pedalera” que permite grabar y reproducir distintos bucles rítmicos, es tímbrica y rítmica. “Empecé a utilizarlo por una cuestión de portabilidad para mis primeras giras fuera de Uruguay, al principio de los 2000. Iba mucho a España y Argentina. Ahí, como operativamente viajar con un grupo era más complicado, apareció esta herramienta que me permitió armarme un acompañamiento, unos grooves y contrapuntos, del que estaba impedido yendo solo”, cuenta sobre sus inicios. Pero, también disfruta de la compañía, por eso tiene su banda Los Bochamakers y ha grabado con artistas como Arnaldo Antunes, Juana Molina, Kiko Veneno, Hugo Fattorusso, Ruben Rada y tocado además con músicos como Fito Paéz o Jorge Drexler.

Existen múltiples maneras de usar esta técnica, tantas como músicos que la utilicen, sin embargo no se trata de “un caldero mágico o un embrujo que hace que todo lo que pasa ahí sea equivalente a una formación. No me atrae el malabarismo para parecerlo, porque la gracia está en que aparezca otra cosa distinta. Mi objetivo no es emular ni confundir con que es una banda, son cosas diferentes. La gracia de una banda es que no toca siempre lo mismo, mientras que del “loop” es que toque lo mismo. Lo que pasa por el aparato es un músico, entonces si sus canciones tienen peso, lo logrará con una banda, con un apagón y un instrumento acústico, y con el loop también”, explica.

Lo que pasa por el aparato es un músico, entonces si sus canciones tienen peso, lo logrará con una banda, con un apagón y un instrumento acústico, y con el loop también”.

Además habla del loop como una conjunción entre la modernidad y lo ancestral. “Es un herramienta relativamente moderna que se empezó a usar básicamente en este siglo para hacer una música ancestral. Lo tántrico, la repetición, la novedad, no porque pasan cosas diferentes sino porque te vas metiendo en una célula arraigada en la música más primitiva. Tiene un aspecto mántrico”.

Las similitudes entre gastronomía y música para Buscaglia también pasan por su conexión con el pasado, “porque para cocinar un plato te basás en recetas milenarias, ya probadas. Si sos cocinero, la gracia es agregarle a esa receta tu swing propio, que por supuesto está ligado a de dónde venís”. Luego de degustar cualquier plato llega la sobremesa y para el motevideano, es lo más importante. “El factor más espiritual es el después de una cena o un concierto. Es el territorio donde todo lo que generaste antes creó un espacio propio para la reflexión, la charla, la filosofía. Eso pasa con una buena mesa, con un disco, con un show, disfrutás el momento, pero más aún si te quedaste con algo para tus horas venideras, algo que te mejoró un poquito”.

El factor más espiritual es el después de una cena o un concierto. Es el territorio donde todo lo que generaste antes creó un espacio propio para la reflexión, la charla, la filosofía”.

No es la primera vez que visita Córdoba y confiesa que le gusta volver. “Es como ver una película por segunda vez, suele estar mejor. Tengo recuerdos muy gratos de la primera vez: un lugar chiquito, pero tener que agregar funcione porque se agotaban las entradas, que la gente cante”. Este año cuenta dos visitas previas a la ciudad, por un lado junto a su colega y también uruguayo Fernando Cabrera, y por otro acompañando al músico español Kiko Veneno.

EN DISCO

Entre su discografía se encuentran los siguientes trabajos: Experiencias Musicales”, a dúo con Antolín (2015); “Somos libres”, en vivo (2014); “El Pimiento Indomable”, disco a dúo junto a Kiko Veneno (2012); “Temporada de conejos” (2010); “El evangelio según mi jardinero” (2006); “Ir y volver e ir” (2004); “Plácido domingo” (2000) y “Llevenlé” (1997).

Loopeando

PARA AGENDAR

El concierto se realiza el 17 de agosto, a las 21, en Pabellón Argentina, Ciudad Universitaria UNC. Y la clínica con los artistas Martin Buscaglia, Gonzalo Aloras, CCI Kiu y Marcos Luc, es a las 15:30.

SORTEO

Ganá un par de entradas para el concierto. Acá las bases para participar! 

dai.garciacueto@enredaccion.com.ar

@daigarciacueto

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL de 63 pesos. La SUSCRIPCIÓN se solicita a partir del sexto artículo (los primeros cinco se pueden leer gratuitamente) y te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.