Ayer la Justicia cordobesa resolvió su incompetencia para tratar la quiebra del molino y la causa pasó a los tribunales de la Ciudad de Buenos Aires.

Las instalaciones del molino de la empresa César Boero. Foto: Gentileza Regionalísimo.

La empresa santiagueña El Manglar S.R.L, que iba a hacerse cargo de la operación del molino harinero Ernesto C. Boero, que produce la harina Excelsior, en Morteros, quería contratar empleados con la categoría inferior y sin antigüedad, para pagar salarios de menor valor. Ese era el plan de la firma, que había logrado alquilar las instalaciones por nueve meses, para seguir produciendo harina tipo pan, según la Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA). Ese es también el núcleo del problema y del largo conflicto judicial y sindical que se extiende ya por siete meses.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

VER Conflicto en un molino harinero de Morteros: 47 operarios llevan siete meses sin cobrar.

A ello debe agregarse la caída de la demanda interna de harina, que se encuentra en su menor nivel per cápita (84 kilos) desde 2001/2002, la caída de la producción (2,5% en 2018 respecto de 2017), y la devaluación del peso, que tuvo su pico a partir del mes de mayo, que eleva el valor del trigo en el mercado interno. Este insumo incide en un 75% de los costos para producir harina, según Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM).

Este molino estaba enfocado, mientras funcionó, al mercado interno, de ahí sus dificultades.

Desde el año pasado, el sector tiene una fuerte dinámica exportadora. “Somos un sector conformado por casi 200 empresas que están en condiciones de producir lo que consumen dos argentinas y media. Por eso mirar al mercado de exportación es una obligación para nosotros”, señaló el año pasado Cifarelli al diario Clarín.

Morteros es una ciudad pujante, a 265 kilómetros de la capital cordobesa y cerca del límite con las provincias de Santa Fe y Santiago del Estero. La firma que operaba el molino desde el año 2000 entró en concurso preventivo en octubre del año pasado y en marzo de este año cerró las puertas. Desde entonces, los 47 empleados administrativos, vendedores y operarios no han cobrado su salario. Tampoco habían recibido asistencia de los gobiernos municipal y provincial. De hecho, el lunes, luego de movilizarse por el pueblo, el intendente José Bria, se comprometió a ayudarlos en temas de salud, y aseguró que el municipio no puede brindarles ayuda o subsidios económicos a causa de la difícil situación presupuestaria. La provincia tampoco les ha facilitado una salida en este sentido. El secretario General de la Unión Obrera Molinera (UOMA) de Morteros, Lucas Zurita, contó a ENREDACCIÓN que “estamos viviendo de changas. El gremio nos ha dado ayuda económica y nos sigue brindando la obra social, pero es obvio que necesitamos trabajar y cobrar los salarios que nos deben”.

El viernes habrá una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la provincia, donde la UOMA solicitará la garantía de las fuentes laborales, el pago de los salarios adeudados y la instrumentación del acta firmada originalmente.

“Ahora los abogados del sindicato van a pedir en Buenos Aires que se anule el contrato que el juez de 1º Instancia Civil y Comercial, Horacio Vanzetti, aprobó en favor de la empresa El Manglar, dejando de lado el primer acuerdo y en medio de la disputa por la competencia, dado que uno de los acreedores de la quiebra reclamaba que la causa se tramitara donde tiene domicilio Ernesto C.Boero, esto es en Buenos Aires”, señaló Zurita.

¿En qué se diferencia el nuevo contrato del acuerdo original?, preguntó este medio a Zurita.

El nuevo contrato autoriza a que El Manglar haga funcionar el molino sin el personal anterior. Querían contratar gente que no tuviera antigüedad y desde la base salarial. Además, como sindicato, no fuimos parte de la negociación ni del acuerdo entre las empresas. El primer acuerdo al que habíamos llegado indicaba que se debía pagar una indemnización y se garantizaba la fuente de trabajo y las categorías laborales para el reingreso. Nosotros no queríamos cobrar las indemnizaciones, queríamos pasar de una empresa a otra, pero como El Manglar no nos quería tomar surge el pago de la indemnización (70% a cargo de Boero y 30% de El Manglar).

¿Desde cuándo el molino traía problemas económicos?

A causa de un mal manejo administrativo hacia 2 años que venía con problemas. Primero, dejaron de pagar cargas sociales, y después empezamos a trabajar medio mes, esto es 96 horas mensuales. Pese a ello, en octubre de 2017 se presentaron en concurso y en marzo de 2018 cerraron. Veníamos cediendo para que la empresa siga, pero lamentablemente se cayeron igual.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.