La Fiscalía que investiga el caso Taym confirmó ayer que había herbicidas, aceites y metales en las muestras de agua tomadas el 28 de marzo. No difundió los análisis y se dispuso el secreto del sumario.

La planta de Taym, sobre Ruta Nacional 36, horas después de que el torrente de agua la atravesara (Archivo).

El fiscal de Alta Gracia Alejandro Peralta Otonello dispuso el secreto del sumario en el expediente donde se investiga el incidente ambiental que se produjo como consecuencia del desborde de desechos industriales peligrosos de la planta Taym. La compañía es propiedad de Benito Roggio Ambiental (BRA) y trata residuos de Córdoba y otras provincias. Ya se sabe que los estudios que se hicieron arrojaron la presencia de herbicidas, aceites y metales en el agua del canal que lleva el líquido a la planta potabilizadora Bouwer de Aguas Cordobesas. Por el momento, el fiscal no dispuso imputaciones, pero se especula con que podría disponerlas en las próximas horas.

Pese a ello, el biólogo Federico Kopta señala que “los datos de la Fiscalía no dicen gran cosa. No hay niveles, no dice qué sustancias han sido medidas. No dice si fueron por arrastre de la cuenca o producto de la dispersión de la planta. No hay información suficiente aún”.

Por séptimo día consecutivo, el gobierno y la empresa mantuvieron silencio respecto de los materiales que había en el interior de Taym y de la magnitud de la contaminación que pudo haberse producido.

Como publicó el diario Día a Día el sábado, en los análisis de agua cruda del canal Los Molinos se detectaron distintas sustancias contaminantes, pero una de ellas, el 2,4,6 triclorofenol estaba presente en una concentración de 21,62 microgramos por litro. Ése valor es el doble del límite permitido para consumo humano, explicó Kopta a ENREDACCIÓN.

El 2,4,6 triclorofenol es una sustancia que “se puede absorber por inhalación del aerosol, a través de la piel y por ingestión”. Este último proceso es el que podría estar en juego aquí. Los efectos de la ingestión prolongada de esta sustancia por parte de seres humanos “puede afectar al hígado, dando lugar a alteraciones funcionales”.

 Ver ficha internacional de seguridad química del 2,4,6 triclorofenol.

El servicio de agua potable al 30 por ciento de los habitantes de la ciudad de Córdoba, que se abastece desde la planta de Bouwer, fue interrumpido pocas horas después de la tormenta y comenzó a ser restituido el 30 de marzo, al final de la tarde. Esto es, un día y medio después de los resultados sobre los que ahora trabaja el fiscal. En esa oportunidad,  el gobierno provincial, el Ente Regulador de Servicios Públicos (ERSEP), Aguas Cordobesas, y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) señalaron que los estudios efectuados al agua cruda habían determinado que estaba en condiciones de ser potabilizada. Esos análisis fueron hechos públicos.

Ayer, la vocera de Aguas Cordobesas, Cristina Barrientos dijo en el programa Entre Nosotros Rebeca (Canal 10 y Radio Universidad) que “las muestras (que se dieron a conocer ayer y que indicaban contaminación) se tomaron cuando ya no estábamos potabilizando el agua en la planta. Nosotros tenemos un protocolo que ante cualquier incidente, se realiza el cierre de forma automática. (…) Podemos garantizar que se cumplieron con todos los parámetros normales y el agua es potable”.

El agua a un costado de la planta de residuos peligrosos de TAYM al día siguiente del incidente. (Archivo)

No sabemos si estamos comiendo lechuga contaminada. (Federico Kopta).

Por su parte, Kopta le planteó a ENREDACCIÓN que “un problema central es la gigantesca desinformación sobre lo que había en Taym y que pudo haber llevado el desborde. Esta situación es lo que multiplica las dudas”.

El desborde se habría producido en una de las fosas, que era donde se estaban tratando los materiales que ingresaban, y en las lagunas de lixiviado. ¿Se conoce que había allí?, preguntó ENREDACCIÓN a Kopta.

No tenemos idea de qué estaban tratando. No hay información oficial sobre los materiales que podía haber en el lugar. A una semana del incidente, es terrible decir ‘no tengo idea que había’. ¿Asbesto? ¿Cadmio? ¿DDT del SENASA de Alta Córdoba que fue llevado ahí hace 10 años? ¿No sabemos qué estamos buscando?

Hasta el momento no respondieron a las consultas de este medio ni el Ministerio de Ambiente ni otras fuentes del gobierno, ni tampoco la firma Taym. La planta permanece clausurada por la Policía Ambiental de la provincia.

A la primera lluvia que haya es necesario controlar los drenajes y escorrentías. El material ha quedado en el suelo. De vuelta se puede producir la misma historia del martes pasado. (Federico Kopta).

QUERELLANTES

Ayer, uno de los abogados del grupo vecinal Santa María sin basura, Iván Sironi confirmó que el fiscal Peralta Otonello había aceptado a tres de los vecinos de Villa Parque Santa Ana, afectados por el hecho, como querellantes en la causa.

Mientras que Sebastián Pacheco, uno de los voceros del grupo, afirmó que “este gobierno le ha mentido a la población, no ha tomado los recaudos necesarios frente a un posible daño ambiental. Lo que ha sucedido es muy grave”. Anoche, los vecinos se manifestaron por la avenida Yrigoyen y en la Plaza España, en el barrio de Nueva Córdoba. Reclaman la declaración de emergencia ambiental a causa del incidente Taym y piden la renuncia del ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, y del secretario de Ambiente, Javier Britch.  También rechazaron la instalación de CORMECOR, que tratará los residuos sólidos urbanos de Córdoba y su zona metropolitana en Villa Parque Santa Ana.

En tanto, la legisladora Liliana Montero y el bloque Córdoba Podemos pidieron la citación del ministro López a la Legislatura para que “brinde un informe pormenorizado sobre la grave o urgente situación derivada del desborde de la planta de tratamiento de residuos tóxicos TAYM”.

 QUÉ PASÓ

-El martes 28 de marzo cayeron 140 milímetros en la zona que rodea a Alta Gracia. Las localidades más afectadas fueron Villa Parque Santa Ana y Villa Parque del Prado.

-El agua atravesó la planta de desechos industriales de Taym ubicada a un lado de la Ruta Nacional N° 36. Se desbordaron, al menos, una fosa y las lagunas de lixiviado (los líquidos producidos por la descomposición de los residuos), que descargaron sobre el canal Los Molinos, que abastece de agua a una de las plantas potabilizadoras de la ciudad de Córdoba.

Ver “Taym no debió haber estado dónde estaba”.

-La planta de Taym fue clausurada preventivamente por la Policía Ambiental de Córdoba. Aún sigue en esa condición.

El desborde de agua desde Taym al canal Los Molinos (Archivo).

LO QUÉ SE SABE

-Los análisis de agua que encargó el fiscal Otonello Peralta a la Policía Judicial el día 28 arrojaron la presencia de herbicidas, metales, y aceites.

-El abastecimiento de agua potable estuvo interrumpido un día y medio y se restableció el día 30. Los análisis indicaron que el agua era apta para consumo.

LO QUÉ NO SE SABE

-Qué residuos y qué cantidad estaba tratando Taym en el momento del incidente. No ha sido informada la existencia de un registro oficial.

-Cuántos y qué desechos fueron liberados al exterior de la planta.

-No hay datos sobre dispersión de los contaminantes en tierra, chacras, otros cursos de agua de la zona, ni sobre los alimentos producidos en la región.

-Por qué la planta de Taym sufrió ese incidente con una lluvia de 140 milímetros y no pudo evitar el desborde.

-Cuál será el destino de la planta de Taym.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com