El radicalismo amagó con bajar a la sesión especial contra el tarifazo extra del gas y el presidente debió dar marcha atrás con la compensación a las petroleras.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

El ala política del gobierno que lidera el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, se terminó imponiendo a los gurkas que lidera el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el área económica del gobierno. La prioridad absoluta del gobierno es aprobar el presupuesto 2019, sin el cual no podrá construir un contexto de sustentabilidad política, necesaria para implementar cualquier ajuste y, sobre todo, para convencer a los acreedores de que se puede seguir prestando a la Argentina. Todos saben, que -al menos- por ahora no habrá inversiones extranjeras en el país. Para intentar llegar a las elecciones de 2019, el presidente necesita la asistencia del FMI, y ese salvavidas de plomo es a su vez necesario para imponer el programa neoliberal. En ese marco, el tarifazo extra del gas fue pateado a la tribuna.

VER MÁS ARTÍCULOS DE GUIDO FERRINI.

VER Tarifazo extra de gas: de a $100 por usuario, petroleras se llevan $816,7 millones mensuales.

La presión radical para evitar la medida que se sumaba al resto de los tarifazos del combustible, que implicaba una discusión jurídica interminable, y su presencia mes a mes durante dos años -tiempo en el que se debía pagar- surtió efecto. Si apoyaban la sesión especial pedida por los tres peronismos, el Presupuesto 2019 ingresaba en zona de riesgo porque las demandas para negociar de los gobernadores iban a ascender a la misma velocidad que subió el dólar entre abril y septiembre y podrían alterar los números que Frigerio y Monzó vienen trabajando cuerpo a cuerpo desde hace varias semanas. Entre los operadores radicales estuvieron en el centro de las negociaciones, el cordobés Mario Negri, y el gobernador jujeño, Gerardo Morales.

Lo cierto, es que la decisión oficial también frenó la sesión especial pedida por el Frente Renovador, Argentina Federal y el kirhnerismo.

Para el gobierno y Jaime Durán Barba todo lo que implique aglutinar a la base de derecha y pro-mercado que apoya a la gestión nacional, es bienvenido. Es el modo de pararse frente al resto de los sectores e interpelarlos. Suma para la primera minoría y permite llegar a la segunda vuelta el año que viene. Permite también la sobrevivencia del presidente en la escena política como actor principal.

La gente no deberá pagar el cargo extra del gas. El Gobierno negociará con las empresas cómo paga la compensación. Pero es importante que el país no pierda inversiones en energía porque estamos saliendo del desabastecimiento que dejó el kirchnerismo (Mario Negri).

Los radicales, en cambio, se enfocaron en la anti-popularidad de la medida en el resto de la sociedad. Aumentar la tarifa de gas como anunció el secretario de Energía Javier Iguacel, para que las empresas compensen las pérdidas que sufrieron por la suba del dólar, es difícil de digerir por más que haya sido planteada en 24 cuotas. Les permitió además, meterse en el escenario político por la puerta y no asistir como espectadores de los grandes acontecimientos, algo que venía ocurriendo desde el inicio de la gestión. Habrá que ver cómo trabajan con el Presupuesto y otros temas clave de agenda. La soledad del presidente les abre una posibilidad para ser protagonistas.

Habrá que ver cómo trabaja la UCR con el Presupuesto y otros temas clave de agenda. La soledad del presidente les abre una posibilidad para ser protagonistas.

La resolución de la Secretaría de Energía había provocado una fuerte reacción tanto de la oposición como de las propias filas del oficialismo, donde llovieron críticas por parte de la UCR y hasta impulsaron una contrapropuesta que consistía en pagar a las empresas la mitad del resarcimiento y que las propias compañías aporten la otra parte.

Finalmente, el Estado se hará cargo de la totalidad de la deuda, la cual abonará en 30 cuotas hasta el 2021. En el mercado no tomaron de buena manera la noticia, ya que constituye un nuevo aumento del gasto y altera el sendero de reducción del déficit fiscal. En Wall Street fueron penalizadas con bajas las empresas energéticas, que ponen en duda el plan del gobierno.

El otro costado, es que la decisión expone por completo a Iguacel y lo deja al borde de la renuncia, después de haber tenido que pagar un gran costo político asumiendo la responsabilidad del tarifazo.

guido.ferrini@enredaccion.com.ar

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.