El gobernador tiene 13 ministros hombres. Y el intendente es acompañado por una mujer como secretaria -el equivalente del ministro en la ciudad de Córdoba-: la de Educación, Cecilia Aro. Los otros 11 son hombres.

Cecilia Aro, la única mujer con rango de Secretaria en el gabinete de Ramón Mestre. En el de la provincia, no hay mujeres ministro.

Los gabinetes de los poderes ejecutivos de todas las provincias del país son profundamente desiguales respecto de su composición de género. Según un estudio del partido GEN de Margarita Stolbizer, a fines de 2016, había 190 ministros hombres en todo el país y apenas 40 ministras mujeres. Esto es, el 17,4%. O visto de otro modo, a la mesa de los gobernadores se sientan a tomar decisiones, una media de 2 mujeres cada 8 hombres. En Córdoba es más desigual aún: el gobernador Juan Schiaretti tiene 13 ministerios y todos son conducidos por hombres. Resultado 13 a 0. Aquí, la provincia, sale de su espacio habitual del 10 por ciento del total nacional y queda con el 0 por ciento.

Los datos para analizar la composición de los gabinetes del gobierno de la provincia de Córdoba y de la Municipalidad de la capital fueron tomados de sus respectivos sitios Web: cba.gov.ar en el primer caso; y cordoba.gov.ar, en el segundo.

Schiaretti gobierna la provincia con un gabinete de 13 ministerios. También el organigrama contempla tres secretarias que dependen de él (Privada, General y de Promoción Equidad del Empleo) y siete agencias público-privadas. En los ministerios hay 13 hombres a cargo. En las secretarías, 3 mujeres. Y en las agencias, cinco hombres y 2 mujeres (Graciela Ayame preside Córdoba Cultura; y Liliana Alejandra del Carmen Torres la Agencia Córdoba de Inversión y Financiamiento). Si se incluyeran secretarías y Agencias, “el gabinete ampliado” sería de 23 integrantes, y las mujeres representaría el 21,7% de los cargos principales.

“Las mujeres han demostrado que lo que produce el Congreso con ellas es mejor y más equitativo que aquello que produce sin ellas. Es razón suficiente para tener representación igualitaria”, decía María Barón, de Directorio Legislativo, a fines de 2016, cuando mujeres legisladoras de todos los bloques de partidos políticos con representación legislativa presionaron para que la Cámara de Diputados de la Nación trate un proyecto de Ley proveniente del Senado de la Nación, donde se promueve un cupo de 50-50 entre hombres y mujeres. La paradoja política es que el proyecto fue aprobado primero en el Senado, la cámara donde influyen los gobernadores, que en sus provincias gestionan con una elevadísima inequidad de género.

Las leyes de cupo han aumentado el número de mujeres en los cargos de representación política en todo el país, pero las mujeres siguen teniendo menos presencia que los hombres. En un estudio, Directorio Legislativo señala que en 1991, año de la sanción de la ley de cupo femenino, había sólo 12 diputadas, un 5 por ciento del total. Esa cifra fue creciendo hasta alcanzar un récord de 40 por ciento en 2008-2009, mientras que hoy hay 99 mujeres sobre 257, un 38,5 por ciento de la cámara. En el Senado, las mujeres llegan al 41,7 por ciento, debido a que, para cumplir con el cupo del 30 por ciento, en las listas de sólo dos candidatos es obligatoria la inclusión de una mujer. Sin embargo, las mujeres presiden menos del 30 por ciento de las comisiones en las dos cámaras.

Agrega luego que “en las provincias la situación se replica. En ninguna de las 24 legislaturas del país hay más mujeres que hombres. De acuerdo con un informe de Directorio Legislativo, los casos más notorios son los de Santa Fe, Santa Cruz y San Juan, donde las legisladoras no llegan al 25 por ciento del total (Córdoba tiene un 39%)”.

En Córdoba, el cupo femenino es obligatorio en los cargos electivos. El sistema está regido por la Ley 8901.

Si tomamos en cuenta el organigrama de gobierno de la provincia de Córdoba, a nivel de secretarios de los ministerios, las mujeres ganan algo más de lugar: son 9 en los trece ministerios, mientras que los hombres suman 31. De 0% entre los ministros, saltan aquí a 22,50%. Cuando la observación se realiza sobre el total de los integrantes de los ministerios, esto es, secretarías, direcciones, subdirecciones, y presidentes de Banco de Córdoba y Lotería de Córdoba, entre otros cargos políticos, el número de mujeres salta suavemente hasta 43 contra 119 pares masculinos. Traducido a porcentaje, es un 26,5%. Una radiografía en estado puro del techo de cristal: son más en la base, menos arriba. Están alejadas de las decisiones de poder.

El gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti. (Prensa Gobierno de Córdoba).

El único ministerio donde las mujeres superan a los hombres, es el de Ciencia y Tecnología, cuyo titular es Carlos Walter Robledo. Allí hay 4 mujeres y tres hombres en la denominada planta política. Los peores son el Ministerio de Industria, Comercio y Minería donde los siete funcionarios son hombres. Aquí el  ministro es Roberto Avalle, un hombre híper cercano al gobernador. Otro caso extremo es el del Ministerio de Seguridad, que conduce Juan Carlos Massei, donde están 9 a 1 y la mujer se llama Ana María Becerra, presidenta del Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario. Y finalmente, el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, cuenta con 2 funcionarias en 22 cargos. Ninguno de esos lugares son los principales del Ministerio: Una es María Victoria Muccillo, subdirectora de Policía Ambiental; y la otra, Natalia Nachef, directora general de Instrumentos y Políticas de Gestión Ambiental.

El machismo, entre otros componentes, implica la existencia de asimetrías simbólicas y materiales. Por eso, el incremento de la representación femenina a través de la Ley de Cupos en las Legislaturas nacional y provinciales fue en su momento un avance importante, aunque insuficiente. Está demostrado que aún con cupo y Ley a las mujeres les cuesta enormemente llegar a cargos políticos importantes, pero sin Ley ni cupo, como sucede en las áreas ejecutivas, la equidad de género brilla por su ausencia.

EN LA MUNICIPALIDAD

El intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre.

Cecilia Aro es la secretaria de Educación de la Municipalidad de Córdoba. Es la única entre los doce funcionarios de ese rango que asisten al intendente Ramón Mestre (Cambiemos) en la administración de la capital cordobesa. Aro es licenciada y profesora de Historia recibida en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), con una amplia experiencia en la docencia. Ha trabajado tanto en el nivel medio como en el universitario. Entre 1999 y 2003 fue concejal de la ciudad como miembro de su partido, la Unión Cívica Radical (UCR). En su secretaría, el gabinete tiene paridad de género: 4 mujeres y cuatro hombres, sin contarla a ella. Sería el único ámbito de gobierno municipal con equidad de género. La educación es un espacio, donde además, la enorme mayoría de su personal está compuesto por mujeres.

Entonces, el gabinete del intendente tiene 12 secretarías, once son ocupadas por hombres y una por Aro, lo que resulta apenas un 8,3 por ciento. Mientras que el equipo ampliado del intendente llega a 18 integrantes, de los cuales 2 son mujeres, un 11,11 por ciento. En este caso, se suma la titular del Instituto de Planificación Municipal, Elvira Fernández. Ampliado al conjunto del gabinete de secretarios, subsecretarios, directores y otros cargos de la planta política y sin contar la Administración de Faltas, la Asesoría Letrada y los dos institutos municipales, se cuentan 257 funcionarios, de los cuales, 70 son mujeres, un 27,23%.

Del otro lado, enfrente de la Secretaría de Educación, se ubica la Secretaría de Servicios Públicos, donde además del secretario Julio Waisman, los otros 14 funcionarios son varones.

Comparada la base de funcionarios de la provincia con la de la Municipalidad, el radical Mestre sale favorecido frente al peronista Schiaretti por apenas un 0,8%. Si la medida se toma en relación al gabinete de ministros o su equivalente de secretarios, también queda mejor posicionado por un mínimo 1 a 0.

MAÑANA MIÉRCOLES 28/3 LA SEGUNDA ENTREGA DE ESTA INVESTIGACIÓN.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com