Ahora Leyendo
Santa Fe: el amplio triunfo peronista aparece como un castigo al presidente

Santa Fe: el amplio triunfo peronista aparece como un castigo al presidente

La unidad del peronismo de Santa Fe le permitió saltar de 29,67% (sumando lo que obtuvieron con listas separadas el Frente Justicialista para la Victoria y el Frente Renovador) en las PASO de 2015 al 45,22% que obtienen los mismos actores, ahora juntos en una misma fuerza, en las PASO de 2019.

Semejante crecimiento no puede ser sólo adjudicable a un factor local, ya que la performance mejoró casi 16 puntos porcentuales (pp.); y porque el Frente Progresista también tuvo un desempeñó superior en relación a los cuatro años previos (34,16% en 2019, frente a 31,74% en 2015).

Además, tanto el gobernador socialista Miguel Lifschitz como el candidato a gobernador de la misma fuerza, Antonio Bonfatti, fueron individualmente los dos políticos más votados de la elección.

Todo parece indicar, que un componente clave de la victoria de los candidatos del PJ, ha sido el fuerte castigo a la política económica del presidente Mauricio Macri. Que el vector elegido haya sido el peronismo y no el Frente Progresista, podría revelar la aparición de una primera tendencia nacional en relación a los comicios generales, ya que el PJ es una fuerza de alcance nacional y porque este impulso también le ha permitido a un partido opositor quebrar a una coalición gobernante en una provincia central y de relevancia demográfica, política y social, como es Santa Fe. Algo parecido había sucedio en Chubut, donde los candidatos del peronismo sumados en la PASO, superaron al gobernador Mariano Arcioni, referente del Frente Renovador.

El peso de la crisis económica, con una fuerte recesión, una inflación interanual superior al 54%, inestabilidad del dólar y una elevada desocupación, que en la última medición golpeó fuertemente a Rosario, parecen haber incidido en la dirección del voto santafesino. No pesaron otros factores como la inseguridad o el desarrollo del narcotráfico en la provincia.

Pese a ello, habrá que ver si todos los votos de María Eugenia Bielsa -de gran elección, sobre todo en Rosario- se trasladan automáticamente al senador Omar Perotti para el comicio general del 16 de junio en la provincia. La experiencia indica que no necesariamente sucede esto.

Ver también

Perotti es ex intendente de Rafaela y un peronista no alineado con las grandes corrientes nacional del PJ, pero que formaba parte de la bancada de peronistas federales que conduce Miguel Ángel Pichetto. Lo mismo sucede con su vice, la diputada nacional y ex jueza, Alejandra Rodenas, aunque en su caso conformó un bloque unipersonal. Bielsa, por su parte, reunió a su alrededor a todo el tronco peronista que representaba al gobernador Jorge Obeid. Con ambos sectores confluyeron las distintas agrupaciones del kirchnerismo, peronistas y no peronistas, y a Perotti se sumaron los seguidores de Sergio Massa.

Cambiemos perdía en relación a 2015, 11,07 puntos porcentuales, pasando de los 31,74 pp. de Miguel del Sel a los 20,67 pp. de José Corral. A su vez. Cambiemos también sufría un duro golpe en la PASO municipales de la capital santafesina, donde Albor Cantard, el radical que enfrentaba a Emilio Jatón, conseguía un magro 20,76% contra los casi 45 puntos del hombre del Frente Progesista.

Por último, aunque la cosecha de Cambiemos en la provincia pueda parecer baja, aparecía como superior a la esperada a partir de las encuestas previas.

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción