Gobernadores peronistas y no peronistas pedirán al gobierno nacional que cumpla la ley de coparticipación federal de impuestos. "Hay que comenzar a corregir" dijo el cordobés Juan Schiaretti al final del encuentro en el CFI.

De izquierda a derecha, Juan Manzur (Tucumán), Juan Schiaretti (Córdoba), Miguel Pichetto (senador FpV Río Negro), y Sergio Uñac (San Juan). Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.
Municipalidad de Río Cuarto 3

Dos señales dieron los gobernadores del arco opositor al macrismo: que están juntos para negociar por recursos y que con ellos está como representante en el Senado, el titular del bloque de senadores peronistas Miguel Pichetto. La traducción política de esas imágenes es que van a negociar el presupuesto nacional en el Congreso punto por punto hasta tanto consigan abrir el grifo de recursos para las provincias. En el Senado, la llave de las leyes está en manos del PJ, que tiene el bloque mayoritario. Con Pichetto en la cabecera de la mesa también quedó en evidencia que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner no tendrá un rol dentro del justicialismo en el Senado, al menos en el principio. Ése es otro de los datos del conclave.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Como contracara, no estuvieron los gobernadores de las provincias en manos de Cambiemos (Mendoza, Jujuy, Corrientes), ni el PJ de Chubut (Mario Das Neves), que sí habían participado en un anterior conclave de gobernadores que abordó la demanda judicial que presentó Buenos Aires por los recursos del conurbano. Tampoco concurrieron los patagónicos Alberto Weretilneck (Juntos somos Río Negro) y Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino).

Es una Liga de Gobernadores la que se conformó sin plantearse con ese nombre. También deja en claro que el peronismo se vuelve a juntar aunque en las elecciones pueda moverse por separado: en la misma mesa estuvieron el cordobés Schiaretti y la santacruceña, Alicia Kirchner. Es el mismo esquema que funcionó en la década de los ’80 frente a Raúl Alfonsín o en los 2000 con Fernando De la Rúa.

Es una Liga de Gobernadores la que se conformó sin plantearse con ese nombre. También deja en claro que el peronismo se vuelve a juntar aunque en las elecciones pueda moverse por separado: en la misma mesa estuvieron el cordobés Schiaretti y la santacruceña, Alicia Kirchner.

Quizá la diferencia sea, en este caso, que se sumó Santa Fe, gobernada por el socialista Miguel Lifschitz. Así, este bloque incluye a las tres provincias más importantes después de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires: Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.

El cónclave tuvo lugar en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI) y contó con la presencia de los siguientes gobernadores: Juan Schiaretti (Córdoba); Juan Manzur (Tucumán); Carlos Verna (La Pampa); Gildo Infran (Formosa); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Hugo Passalacqua (Misiones); Miguel Liftschiz (Santa Fe); Sergio Casas (La Rioja); Domingo Peppo (Chaco); Rosana Bertone (Tierra del Fuego); Omar Gutiérrez (Neuquén) y Sergio Uñac (San Juan). También estuvieron presentes el vicegobernador de Santiago del Estero, José Neder y de Salta Miguel Isa; en representación de Catamarca participó Gustavo Saadi y de San Luis, José María Vernet.

Para el lunes, el presidente Mauricio Macri citó en el Centro Cultural Kirchner de la ciudad de Buenos Aires a los gobernadores, sindicatos, empresarios y la Corte Suprema de Justicia para plantear una convocatoria formal al diálogo y esbozar las reformas centrales que considera el Ejecutivo llevar adelante en los próximos meses. No hay precisiones aún de los alcances de este paquete, pero podría incluir desde una reforma laboral hasta la búsqueda de una ley de responsabilidad fiscal que congele el crecimiento de los estados provinciales.

Un punto que emerge con claridad, es que los gobernadores que se reunieron ayer no abordaron temas por fuera del reparto de fondos Nación-Provincias, lo que deja abierto un ancho espacio de negociación. Hasta el momento, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no ha tenido demasiados inconvenientes en la negociación de apoyos con gobernadores y sindicatos. Lo no dicho es, entonces, lo que escenifica el giro del PJ frente al nuevo escenario de poder.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y Héctor Baldassi, hace unos días en San Francisco. Foto: @HectorBaldassi

Schiaretti expresó la voluntad de los gobernadores “de participar en esta nueva etapa que se abre en el país, de ordenamiento socio-económico, para que la misma sea de crecimiento de la economía, de generación de empleo genuino, de reducción de la pobreza y de la inflación”.

El mandatario cordobés, que ofició de vocero de la reunión, afirmó: “Creemos que esta etapa tiene que ser de mayor federalismo, con diálogo y búsqueda de consenso”. Reclamó además que “la distribución de la coparticipación federal de impuestos sea acorde a lo que establece la ley. Está sucediendo en el país que hay una Ley de Coparticipación Federal de impuestos que dice que de los recursos que recauda la Nación, el 58 por ciento debe ser para las  provincias y el 42 para la Nación, y la realidad es que hoy es exactamente al revés. El 58 por ciento de los recursos queda para la Nación y sólo el 42 para las provincias. Es una situación que hay que comenzar también a corregir”.

Respecto al planteo que hay sobre el Fondo del Conurbano por parte de la Provincia de Buenos Aires, los gobernadores dijeron que se “tiene que resolver en una mesa de diálogo con todas las provincias y el Gobierno nacional; y debe hacerse eso ahora y no esperar”.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

También, indicó Schiaretti, que es decisión de los gobernadores plantear todos los temas en esa mesa de negociación, para avanzar en criterios federales y “en el conocimiento de qué significa la Participación Pública Privada (PPP) porque estamos viendo que la mayoría de los recursos del presupuesto nacional enviados al Congreso por parte de Nación están planteando que casi el 85 por ciento de la obra pública tiene esas condiciones”.

“Los gobernadores -señaló Schiaretti- creemos que es momento para avanzar en el federalismo en el sentido de que recursos que hoy tiene la Nación y antes eran de las Provincias, ya sean a través de obras públicas o en otras actividades, tienen que ir yendo hacia las Provincias”. Ése será el nudo de las negociaciones.

Sumate al equipo y ayudanos a contar lo que el poder no quiere.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com