El abogado Carlos Cafure junto con el legislador del Frente de Izquierda y los Trabajadores, Ezequiel Peressini reclamaron nuevamente el tratamiento de un proyecto de ley provincial contra la violencia laboral.

El bloque de Unión por Córdoba (UPC) durante una votación en la Legislatura. En primer plano, José Pihén (SEP) e Ilda Bustos (Gráficos). Foto: Gentileza Prensa Legislatura Córdoba.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

El proyecto fue presentado el 7 de junio de 2016, sin embargo descansa, sin tratamiento, en la Comisión de Trabajo y Legislación Social. La comisión es presidida por el secretario General del Sindicato de Empleados Públicos y jefe de la CGT regional, José Pihén. La iniciativa que lleva la firma del legislador del FIT, Ezequiel Peressini, fue elaborada por el abogado Carlos Cafure. Cuenta con el apoyo de 25 sindicatos, de las dos CTA, organizaciones religiosas, el defensor del Pueblo, Mario Decara, y, entre otras, de las facultades de Derechos, Psicología y Arquitectura de la UNC.

El proyecto no busca una reforma laboral de fondo, explica Cafure, sino reglar un procedimiento administrativo para que las denuncias puedan ser consideradas y sancionados los responsables.

La iniciativa abarca el ámbito estatal y privado y la autoridad de aplicación es el Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Define a la violencia laboral como “toda agresión física, acoso sexual, y acoso moral o psicológico, que se ejerza sobre una persona dentro de su lugar de trabajo”

Precisa a la agresión física “a toda conducta que de forma directa o indirecta, esté dirigida a generar un daño físico sobre un trabajador”. Al acoso sexual: “a toda conducta verbal o física reiterada, con connotación sexual, no consentida por quien lo recibe (basada en el poder), que afecta su desempeño laboral. Mientras que por acoso social o psicológico define “a toda situación en la que una persona o grupo de personas, ejerzan un maltrato modal o verbal, alterno o continuo, sobre un trabajador, buscando así, desestabilizarlo, aislarlo, deteriorar su autoestima, disminuir su capacidad laboral, degradarlo y eliminarlo progresivamente del lugar que ocupa en su trabajo”.

Luego, en su título III, determina los procedimiento a seguir para hacer cesar el acto de violencia y una serie de sanciones para penar los incumplimientos.

El legislador del FIT, Ezequiel Peressini.

Tanto Peressini (@eze_peressini en Twitter) como Cafure (Facebook: ccafure) solicitaron a los cordobeses sumarse a la demanda de tratamiento de este proyecto en las redes sociales publicando imágenes con afiches junto a la leyenda: #BastaDeViolenciaLaboral ¡Aprobación ya del proyecto de ley 18973!.

El abogado Carlos Cafure.

Cafure le dijo a ENREDACCIÓN ayer que “la violencia laboral es una forma de violencia en el gtrabajo que busca someter a otras personas y por lo general busca su renuncia. Córdoba tiene un vacío legal en esta matera y es prioritario tratar este proyecto que previene y sanciona las conductas nocivas para los trabajadores, que por lo general culmina con padecimientos físicos y psíquicos y hasta hay antecedentes de suicidios”.

Por último expresó que “como trabajador me llama la atención que no sea impulsado por los legisladores de origen sindical de la legislatura. Sería importante que siendo representantes de los trabajadores en la Legislatura ayuden para que este proyecto de ley sea aprobado”.

Sumate al equipo y ayudanos a contar lo que el poder no quiere.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com