En promedio, el consumidor pagó en la góndola 5,28 veces más de lo que recibió el productor.

Los productores de limones perciben 14 veces menos que el precio que pagan los consumidores.

La brecha es enorme. En junio, la distribución entre la cadena de comercialización y los productores tuvo sus picos de desigualdad en el limón, la naranja, la mandarina, el ajo y la pera. En el caso del limón, la diferencia entre lo abonado en la góndola y lo percibido por el productor llegó a 14,1 veces. En el otro extremo se ubicó la frutilla, donde los compradores pagaron sólo 1,32 veces por encima de lo recibido por los productores.

VER MÁS ARTÍCULOS DE GUIDO FERRINI.

El trabajo fue realizado por la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Industria). La entidad establece el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) como una herramienta para conocer las diferencias en el precio que se paga por algunos productos alimentarios en el campo y en el mercado de consumo. Para obtener los precios de destino se relevan más de 500 precios de cada producto en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Cruz. El relevamiento se complementó además con un monitoreo diario de los precios online de las principales cadenas de hipermercados.  Mientras que los precios de origen, se consultaron telefónicamente a 10 productores de cada alimento localizados en las principales zonas productoras de cada uno de esos productos.

Según el trabajo, “el 64% de los productos agropecuarios que se consumen en fresco en la mesa de las familias tuvieron en junio brechas de precios altas y muy altas entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor”, lo que revela las distorsiones en la cadena de comercialización.

Los casos donde las desigualdades son mayores son las del limón, donde el precio se multiplicó por 14,1 veces desde que salió del campo; la naranja, con una multiplicación de 11 veces; el ajo y la pera (7,9 veces) y la mandarina (7,6 veces).

Los casos donde las desigualdades son mayores son las del limón, donde el precio se multiplicó por 14,1 veces desde que salió del campo; la naranja, con una multiplicación de 11 veces; el ajo y la pera (7,9 veces) y la mandarina (7,6 veces).

Sin embargo, algunos productos registraron una reducción de las diferencias. Son los casos de la frutilla (el consumidor pagó 1,32 veces más de lo que recibió el productor); el huevo (2,17); la carne de pollo (2,45) y la cebolla (2,67).

Mientras que en promedio, para los 25 productos agrícolas-ganaderos analizados, “la diferencia de precios entre lo que desembolsó el consumidor en góndola y lo que recibió el productor en la puerta de su campo durante junio fue de 5,28 veces, 1,3% más que en mayo. Es el cuarto mes consecutivo que esa brecha sube”.

La diferencia de precios entre lo que desembolsó el consumidor en góndola y lo que recibió el productor en la puerta de su campo durante junio fue de 5,28 veces, 1,3% más que en mayo. Es el cuarto mes consecutivo que esa brecha sube”.

A su vez, en junio, el IPOD agrícola alcanzó un valor de 5,6 veces, 1,3% superior a mayo. Fue el quinto mes consecutivo de aumento.

Por su parte, el IPOD ganadero subió 2%, ubicándose en 3,99 veces y cortando una racha de dos meses consecutivos de caída.

De cualquier modo, a pesar de la leve ampliación de la brecha en junio, la participación promedio del productor en el precio final del producto subió 10,3%: de 22,3% en mayo a 24,6% en junio.

A pesar de la leve ampliación de la brecha en junio, la participación promedio del productor en el precio final del producto subió 10,3%: de 22,3% en mayo a 24,6% en junio.

LOS RESPONSABLES

El aumento en la diferencia promedio de precios entre destino y góndola de junio, en parte,  se explica por el comportamiento del limón, la naranja, la mandarina y la berenjena. Pero mientras en las tres categorías de cítricos la brecha se amplió porque bajó muy fuerte el precio al productor, en la berenjena fue porque subió el precio de góndola.

La brecha promedio de los productos agropecuarios subió de 5,21 veces en mayo a 5,28 veces en junio (+1,3%). La mayoría de los productos relevados registraron brechas “muy altas” y “altas” ese mes.

Efectivamente, hubo siete productos con brechas “muy altas” (valor mayor a 6), y nueve con brechas “altas” (valores entre 4 y 6).

Sólo tres productos tuvieron brechas “bajas”: huevo, cebolla y pollo, que ya en mayo habían tenido valores muy similares. Por otra parte, cinco se mantuvieron con brechas ‘medias’, y uno, la frutilla, tuvo brecha “muy baja” (entre 1 y 2), siendo atípica tan poca diferencia en estos productos.

LIMÓN Y NARANJA

En el caso del limón, la brecha subió 4,1 veces (40,6%) pero hay que tener en cuenta que ya en mayo se había incrementado 5,2 veces. Así, pasó de 4,87 en abril a 10,03 en mayo, y 14,11 veces en junio. La variación se explica por la caída en 34,6% en los precios al productor (ya habían caído más de 50% en mayo por la mayor oferta), mientras que los precios en góndola sólo bajaron 8,1% (que se suma a la caída de apenas 5,4% en mayo).

Por las naranjas, los productores recibieron 11 veces menos valor que el abonado por los consumidores.

La naranja tuvo una brecha de 4,6 veces en el mes (72,2%) y ya había subido 2,2 veces en mayo. En el sexto mes del año incidió el decrecimiento de 48,5% en los precios al productor que sólo fue compensado por una caída de 11,2% en los precios al consumidor. En mayo, los precios al productor ya habían bajado 37,1%. La brecha, así, pasó de 4,24 veces en abril a 6,41 veces en mayo y 11 veces en junio.

Con el limón y la naranja queda en evidencia la inflexibilidad a la baja de la canasta de productos frescos en las góndolas: mientras el productor limonero perdió 34,6% en un mes, en los puntos de comercialización, la reducción fue de apenas 8,1%. Por su parte, los que producen naranja percibieron un 48,5% menos por cada kilo de naranja vendido y en los lugares de venta, el valor del kilo perdió apenas el 11,2%.

Mientras el productor limonero perdió 34,6% en un mes, en los puntos de comercialización, la reducción fue de apenas 8,1%. Por su parte, los que producen naranja percibieron un 48,5% menos por cada kilo de naranja vendido y en los lugares de venta, el valor del kilo perdió apenas el 11,2%.

Tanto en el caso de la naranja como del limón, la baja en los precios al productor responde principalmente a cuestiones estacionales y a cambios de temporada, donde se modificó la variedad del producto. Se suma a eso el hecho de que la provincia de Entre Ríos venía de una mala situación climática, lo que resintió la oferta en todo el país. Al revertirse esta problemática y volver a ofrecerse el producto, aumentó la oferta y ajustó hacia abajo el precio de origen.

EL RARO COMPORTAMIENTO DE LA BERENJENA

Mención aparte merece la Berenjena: la brecha subió 40,9% en junio, de 4,05 veces en mayo a 5,7 (1,7 veces). Este comportamiento se explica por el aumento de 29,7% en los precios al consumidor, a pesar que los precios al productor bajaron 8%. En el precio de destino, las principales provincias donde se registraron aumentos fueron Mendoza, Córdoba y CABA en el promedio de los hipermercados medidos.

En Mendoza, Córdoba y Ciudad de Buenos Aires, el precio de la berenjena al consumidor aumento de 29,7% y el de los productores bajó 8%

JUSTA FRUTILLA

El IPOD de la frutilla bajó 64,1% por el aumento de 200% en el precio de origen, mientras que en góndola el valor subió 15,9%, pero no alcanzó a compensar lo que se le aumentó al productor. La pronunciada variación en el precio de origen está dada por el comienzo de la cosecha del producto fresco, principalmente en las zonas de Santa Fe y Tucumán. Al ser un producto fresco, tiene mayor valor. Hay que tener en cuenta que hasta mayo se venía midiendo la frutilla a precio al productor, pero congelada a la industria. En cuanto al precio de góndola, varió entre los $55 y $70 en Misiones y Santa Fe, y llegó hasta los $250 – $280 en las provincias de Córdoba y Tierra del fuego. En los hipermercados medidos, estos precios variaron entre $160 y los $180.

Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (IPOD)
Junio 2018

Fuente CAME.

Evolución de los precios promedio de góndola
$ por kg y Variación en origen y destino Mayo ’18 vs Junio ’18

Fuente: CAME.

guido.ferrini@enredaccion.com.ar

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL de 63 pesos. La SUSCRIPCIÓN se solicita a partir del décimo artículo (los primeros nueve se pueden leer gratuitamente) y te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.