Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Noticias

“Quito” Mariani, el cura valiente que desafió con su vida y su palabra

El cura Guillermo "Quito" Mariani. (Foto: Gentileza).

“La alternativa a una Iglesia enfermiza no es otra Iglesia distinta o mejor sin más, sino unas personas libres. En ellas fundo mi confianza. ¡Dios no quiere esclavos!” (Eugene Drewermann).

La frase de Drewerman brilla a los ojos en su blog “Sin Tapujos”. Guillermo “Quito” Mariani, un cura valiente hasta lo inimaginable, que nunca abandonó sus pasos de párroco de pueblo, es el hombre que desafió (y desafía) al Vaticano y también a los dueños de la injusticia y la opresión con su palabra, su escucha, sus abrazos y su enorme corazón.

Hacete Socio 2021

Siempre me impresionó La Cripta de Villa Belgrano, su capilla. El lugar en el mundo donde pasó 39 años de su vida y su servicio sacerdotal en Córdoba. Siempre las puertas abiertas; siempre chicos y jóvenes jugando en sus jardines; siempre música; siempre scouts llenando de bolsos y valijas las veredas a la espera de los ómnibus que los llevarían a “acampar” en algún sitio de las sierras donde enamorarse de la vida y la naturaleza; siempre mujeres y hombres en la entrada; siempre murmullo de conversaciones; siempre mucha gente. Cuando se fue en 2006, en medio del escándalo que desató su libro “Sin tapujos”, el cura que vino a reemplazarlo, le puso las rejas que nunca había tenido. Justo ahí, que era el templo de la libertad.

VER A los 93 años, falleció “Quito” Mariani, un sacerdote comprometido con la Iglesia de los pobres y la libertad.

VER Así pensaba “Quito” Mariani: Napalpí.

La Tienda Enredacción 2022

Mariani tenía el don de vivir como cualquier otra persona y poder convertirse en instantes en padre, tío, amigo, hijo, o hermano. Así andaba por la vida, siempre acompañado de su palabra y de los afectos y compromisos de lo que él llamaba “mi comunidad”.

En el documental “Antes del fin. Quito Mariani”, de Andrés Duyanevich, dice: “La lucha comprometida de mi comunidad junto a mí, me permitió dar rienda suelta a mi libertad, mi independencia y mi conciencia”.

También define que “darle sentido a la vida de acá, es lo que está en nuestras posibilidades”.

News 1

Y asegura que “volvería a hacer el trayecto que hice. (…) Mi vida, mi trayecto me ha permitido ser rebelde, me ha permitido vivir en lucha, me ha permitido gozar de una enorme cantidad de cosas, sentirme realizado en una cantidad de cosas que pude hacer y que pude vivir y finalmente. (…) He vivido con voluntad de servicio, siendo el servicio mi propia realización”.

Como denunció el asesinato del obispo riojano Enrique Angelelli a manos de la dictadura cívico militar que le valió la persecución de Luciano Benjamín Menéndez, denunció la opresión que significa el celibato sacerdotal con sus confesiones personales en el libro “Sin tapujos”. No cualquiera es capaz de salir de la sombra protectora del Vaticano y la Iglesia Católica, de poner en evidencia la necesidad sustancial y urgente del amor. Hay muchos que han revelado la opresión colectiva. Pero hay pocos como él que lo han hecho con las dos.

Su pensamiento es amplio, diverso, profundo, lleno de la vitalidad de la vida –con sus contradicciones- y alejado de las simplificaciones. Hay un texto llamado “El amigo esperanza” de 2018, donde define el sentido de la Pascua y su por lo tanto el sentido de su filosofía: “Es un grito de esperanza traspasando la historia, al afirmar que el ser humano no es en definitiva el silencio de la muerte”.

Guillermo “Quito” Mariani. (Foto: Gentileza La Voz del Interior).

Expresa textualmente:

Y un mundo lleno de él, es la evidencia!

Éste es el verdadero argumento. Su presencia, una nueva presencia, llena el mundo. Iluminándolo con una esperanza que da sentido y ponderación a la vida de cada ser humano con la evocación de la vigencia de los valores del amor y la fraternidad que abarcan plenamente su dimensión en la creación. Una presencia que inquieta, que exige, que alienta y has molesta hasta la indignación a quienes pisotean los valores humanos abarcados por el amor y la fraternidad.

El pan que se comparte, el amor que se da sin diferencias, el llanto y la pobreza, revelan en misterio su presencia

La inclusión social que rechaza las múltiples marginaciones, la igualización de derechos y oportunidades, que se encaminan constantemente a remediar el llanto y la pobreza son para quienes quieren ver, escuchar y mejorar la realidad, el modo de vivir el testimonio de esa presencia.

Su voz ya no se calla, mientras haya opresión y sufrimiento, aunque el poder y el miedo tramen conjuras por lograr silencio

Las voces que hacen escuchar los derechos de los que no tienen voz, la de los que denuncian las injusticias y opresiones y son por eso perseguidos y condenados, la de los que resisten desde la paz y la energía que destapa hipocresías. Son la voz resucitada del Jesús arrojando a los mercaderes, calificando a los fariseos como raza de víboras y sepulcros blanqueados, proclamando la dignidad de los que luchan por la justicia.

¡EL HOMBRE NO ES SILENCIO! ¡LA MUERTE HA SUCUMBIDO A LA PALABRA!

Otra dimensión de ese planteo puede verse en 2016, al cumplirse 40 años del Golpe de Estado cívico-militar de 1976. En el diario La Voz del Interior, escribió algunos de sus recuerdos y reflexiones sobre el Terrorismo de Estado y también, sobre que no hay experiencia de vida con una sola enseñanza.

Cuenta allí:

“Desde el 5 de agosto de 1976, funeral de monseñor Angelelli, al denunciarlo en mi alocución como asesinato de las Fuerzas Armadas, comenzó para mí un tiempo de vigilancias y seguimiento en todas mis actividades por parte de los servicios.

“El día de mi cumpleaños (1° de agosto), en una sencilla reunión de celebración, cuatro seminaristas de La Sallete que me acompañaban en la pastoral de Villa Lourdes bromeaban con mi vejez. Estaba en la proximidad de mis 50. Mi defensa, también bromeando, fue: “Sí, pero no es fácil llegar. ¡A ver si todos ustedes llegan!”. El 3 de agosto la policía hacía un operativo secuestro en la casa religiosa y apresaba al superior Rvdo. Santiago Weeks y a los seminaristas, con destino desconocido.

“En agosto de1977 hubo una variante. En una reunión con los suboficiales el general Menéndez, indignado y golpeando la mesa, dijo: “Todavía me tienen a ese cura Mariani pervirtiendo a la juventud en esa cueva de la 14!”. Afirmó después que la orden terminante era eliminarme, aunque advirtió: “Cuídense de evitar torpezas”. Un suboficial amigo llevó ese relato al Arzobispado con característica de urgencia. Por la tarde del 14 de agosto, Primatesta me llamó y con una carta de recomendación para el arzobispo de Concordia (Adolfo Gerstner) me exigió que dejara la ciudad.

“El 15 de agosto, mientras en la catedral se celebraba la consagración episcopal de Estanislao Karlic, yo viajaba a Concordia, donde tenía un matrimonio amigo. El obispo, un alemán grandote y supuestamente valiente, al leer la carta de Primatesta se excusó temblando: “¡Esto es un compromiso para mí! No se mueva por favor de la casa de sus amigos, y ni se le ocurra celebrar Misa o concurrir a reuniones”.

“Cansado de esta inactividad, en noviembre acepté el refugio en Joao Pessoa de otra familia amiga. Allí conocí al arzobispo negro Pires, quien me saludó y admitió gozoso. Mis hospederos me llevaron a Recife para conocer personalmente a monseñor Helder Camara. Nos hizo esperar un momento, porque en su catedral estaba enseñando inglés a unos 30 chicos que se iban a ganar la vida guiando visitas de los turistas. ¡Una bandera y un ejemplo de humilde servicio!

“Cierro con esto mi relato, dejándoles esas figuras que son impulso de aliento para superar dificultades y momentos difíciles”.

Se ha ido un hombre que ha hecho más libres a los hombres y mujeres que lo conocieron y compartieron su dignidad y compromiso. Un hombre que le dio su voz a la denuncia de las injusticias, que le cruzó el cuerpo al autoritarismo y la opresión y que aportó su mano y su palabra para paliar el sufrimiento cotidiano y empujar la existencia. Alguna vez dijo que “siempre hay cosas que son injustas y hay que hacer algo con eso”. Su semilla de rebeldía y libertad hace mucho que traspasó las fronteras. Costará ponerlo en su verdadera dimensión por un largo tiempo. Está claro que la Córdoba conservadora y pacata va a resistir, como con tantos otros, a su reconocimiento. Pero, por suerte para el cura Mariani y los cordobeses, hay miles que lo quieren y no lo van a olvidar.

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

>> ©Enredacción. Está prohibida la reproducción de este artículo.

Haga clic para comentar

Comentario:

Manula
Telam
Publicidad
Fake News1
  • También podés comprar libros, información y cultura en NUESTRA TIENDA
  • Ver más información sobre encuestas en nuestra sección DOSSIER360
  • ¿Querés comunicarte con nosotros? Hacé CLIC AQUÍ

Te puede interesar

Análisis

Una encuesta nacional de la consultora Circuitos, señala que la imagen positiva del presidente alcanza 57,5% (9,26 puntos porcentuales por encima del caudal obtenido el...

Noticias

G.R. (las iniciales de su nombre y apellido) tiene 28 años y dice que tiene miedo. “No sé qué me va a pasar cuando...

Entrevistas

El médico infectólogo, Hugo Pizzi, dice que teme perder la compostura cuando ve en la calle personas sin barbijo, no respetando el distanciamiento social...

Columnistas

El proyecto de autovía de la ruta 38 presentado por el Gobierno para construir el tramo que uniría Variante Costa Azul con Molinari (21...