Quedó conformado el viernes en un plenario realizado en la UEPC. Participan mujeres de sindicatos de todos los nucleamientos gremiales cordobeses. Se proponen democratizar sindicatos, los ámbitos laborales y los hogares.

El viernes se constituyó la Intersindical de Mujeres en Córdoba.

(POR JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ). “Frente a la globalización mercantil y el reflujo neoliberal que azota a toda la región, y que en Argentina avanza con la expoliación de los trabajadores en favor del enriquecimiento de las corporaciones generando despidos en los sectores público y privado, las mujeres trabajadoras organizadas nos unimos para decir BASTA”, señala en uno de sus párrafos el documento de la Intersindical de Mujeres de Córdoba (IMC), espacio de gremialistas que se presentó en sociedad el pasado viernes (16 de junio) en el Instituto de Capacitación e Investigación de la UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba).

En la oportunidad se concretó una charla abierta sobre el tema “Desafío de las mujeres en el sindicalismo actual”, con exposiciones a cargo de Estela Díaz (Secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores) e Ilda Bustos (Secretaria General del sindicato de los trabajadores Gráficos de Córdoba).

Asimismo se presentó la agenda y las acciones a seguir por parte de este nucleamiento. En el referido documento se reclama “frente a las desigualdades en el mundo laboral, garantía de condiciones materiales para permanecer en el trabajo (jardines de infantes y maternales, licencia parental compartida, etc.); formalizar el reconocimiento de cuidado familiar; desterrar mecanismos materiales y simbólicos que son barreras para acceso al trabajo y para ascensos o mejoras en las condiciones laborales; incorporar en las discusiones paritarias acciones y cláusulas por la equidad de género; y políticas de formación y empleo para las mujeres”.

También, frente a la violencia de género que se verifica en los lugares de trabajo, la Intersindical de Mujeres demanda “planes integrales de prevención; y sanción y/o cumplimiento de normas que protegen contra la discriminación tanto en el trabajo como en los sindicatos”.

Finalmente lanzaron una serie de acciones y objetivos a desarrollar, entre los que se destacan estudios, diagnósticos a investigaciones sobre la situación de la mujer trabajadora y la participación en sindicatos; talleres de formación sindical; producción de materiales de formación y difusión; organización y participación en actividades y eventos públicos; y participación en las organizaciones sindicales.

Si bien esto, para muchos, puede ser sólo una enumeración de aspiraciones o proyectos plasmados en un papel, lo cierto es que, por abajo, mujeres que son parte de cuerpos orgánicos de gremios nucleados en las dos CGT y las dos CTA cordobesas, como de gremios independientes, se han nucleado y elevan su voz en unidad “por la defensa del trabajo y la equidad de género”, aunque a algunas “cúpulas” sindicales esto no guste del todo o lo miren con recelo.

Lejos en el tiempo, Juana Azurduy con su impronta de lucha marcó un camino por estas tierras; Alicia Moreau de Justo fue una de las primeras que elevó su voz por los derechos de la mujer; Eva Perón hizo realidad muchas normativas que marcaron el camino de las mujeres en Argentina; tras la llegada de la dictadura cívico-militar en 1976 las luchas de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo nos marcaron a todos; a fines del siglo pasado, o por los años 90, las mujeres agropecuarias frenaron más de un remate de campo en la pampa gringa; más fresco en la memoria, las mujeres de Barrio Ituzaingó hicieron historia contra las fumigaciones en las periferias urbanas; las Enfermeras Unidas fueron un hito sindical, cambiando el mapa político-gremial en la salud pública cordobesa; ayer nomás, las “trolebuseras” (cuyo puesto de trabajo surgió con la intención de transformarlas en rompe huelgas durante la intendencia de Ramón Bautista Mestre) se pusieron al frente de una lucha, en un gremio mayoritariamente de hombres, para reclamar por un salario justo. Ahora se presentó la Intersindical de Mujeres de Córdoba y en pocos días más, adelantan, estarán poniendo su impronta de lucha y serán noticia por acciones que las tendrán como protagonistas.

Como para dar muestra de ello, un párrafo del documento dice: “Asumimos el desafío de pensar una acción sindical democrática y democratizadora en tres planos: el de la vida interna de nuestras propias organizaciones sindicales, el de las relaciones laborales en cada uno de nuestros espacios de trabajo y el de la vida doméstica de las familias trabajadoras”.

Por eso y mucho más, ellas golpean a la puerta.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com