El problema del gobierno no es el proyecto de la oposición contra los tarifazos, son las tarifas. Si no entiende esto a tiempo puede encender un polvorín.

El ministro Dujovne, el presidente Macri, y Luis Caputo, ministro de Finanzas. Foto: Prensa Presidencia de la Nación.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

Para el presidente Mauricio Macri son horas trascendentes. El proyecto neoliberal que lidera se encuentra frente a una encrucijada que de no resolverse adecuadamente puede terminar en una crisis política. La insistencia ciega en sostener la dolarización de las tarifas puede generar un bomba que explotará más tarde o más temprano poniendo en jaque la gobernabilidad y en riesgo las instituciones democráticas. Excede, por cierto, el proyecto anti-Tarifazo que la oposición intentará aprobar hoy en el Senado.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

VER Caserio votará junto al resto del bloque peronista y se prevé la aprobación de la ley anti-tarifazo.

Hay un segundo problema, que el anunciado veto a la ley, para el caso que se apruebe, podría desembocar en un plan de lucha de la CGT, que visualiza la necesidad de desgastar al gobierno para que no pueda avanzar sobre los Convenios Colectivos de Trabajo, las obras sociales y los salarios. Aquí hay un factor extra: ya no sólo es la alianza del moyanismo con la Corriente Federal del bancarios Sergio Palazzo, sino que hay gremios industriales y de servicios dispuestos a saltar de bando. El tema es sensible para agregar a sectores de las clases medias.

Incluso, ayer, en la conmemoración de los 49 años del Cordobazo, el movimiento obrero cordobés se expresó unitaria y masivamente. La demostración estuvo muy por encima de cualquiera de los últimos años. Un indicador de que la resistencia al modelo neoliberal del gobierno nacional irá en crecimiento.

El veto tiene otra cara: quedará en evidencia la falta de apoyo político al ajuste que propone el FMI para prestar 30 mil millones de dólares, lo que abre un incierto panorama frente a los mercados que ante a una situación de este tipo, apostarán rápidamente contra el país, independientemente de lo que está sucediendo en el mundo por las crisis políticas de Italia y España. Dicho de otro modo: sin apoyo del ala neoliberal del peronismo dialoguista es casi imposible que pueda instrumentar el recorte del gasto público que exige el FMI; y si lo obtuviera, es poco probable que se sostenga en el tiempo frente a la resistencia sindical y social que el FMI y sus recetas van a producir. Todo indica un tiempo de muchas convulsiones.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren. Foto: Prensa Gobierno Nacional.

Sin embargo, la clave para entender el conflicto es analizar la política tarifaria del gobierno. El modelo neoliberal en marcha tiene una serie de sectores del capital beneficiados: petroleras, transportadoras y distribuidoras de servicios públicos, bancos y el campo. El tema tarifario, que transfiere ingresos desde los usuarios residenciales, comerciales e industriales a los tres primeros sectores señalados, se asienta en la dolarización e internacionalización del precio de las tarifas. Para tener una idea de su impacto basta observar que desde principios de año la devaluación es de un 25%, un índice que se trasladará a la boleta de los consumidores de gas, luz y nafta. Se le agregan que en este año y el que viene, el gobierno planea terminar con los subsidios al consumo en gas y luz y que en casos como las naftas, estas están atadas al precio internacional del petróleo, que pasó de 62 dólares en diciembre del año pasado, a los actuales 74, un 19% se incremento.

Este escenario tiene tres impactos:

-Sobre el consumo, por la incidencia de los servicios en los presupuestos familiares y el incremento de ,los costos logísticos que terminan afectando a toda la cadena de comercialización;

-La producción industrial, que se verá afectada por el incremento de sus costos de producción y la consecuente baja de ventas, lo que repercutirá en la ocupación.

-La incidencia sobre la composición del precio de los productos a través de los aumentos de los insumos, valores que serán trasladados a los precios finales.

Dicho de otro modo, los tarifazos pueden producir un volumen de oposición política que si no se encuentra una solución pronto, hará volar al gobierno.

En ese sentido, la alternativa opositora re-equilibra la fórmula de la sustentabilidad política, pero deja a los sectores del capital que impulsan este modelo sin posibilidad de profundizar la reforma. Al menos, por ahora. Esto generaría una crisis del gobierno con los aliados.

La sociedad ha perdido permeabilidad al relato oficial y, todos los días, la irresolución de la situación económica agrega puntos de descontento social. Si el gobierno no reconoce la situación delicada en la que se encuentra, puede ingresar en una espiral descendente de la que no se puede observar el final.

Un nuevo ajuste del gasto público como el que reclama el FMI, esto es, un aumento de su velocidad, desatará un nuevo capítulo de enfrentamientos. Por lo pronto, siguiendo la ruta habitual de los gobiernos de centro-derecha en Argentina, el presidente desactivó uno de los pasos clave del plan nuclear argentino, como era la construcción de Atucha III. El país ingresa en un desfiladero y al colectivo le fallan los frenos.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Te invitamos a SUSCRIBIRTE a ENREDACCIÓN. La producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, cuya tarea es remunerada. El monto mensual de la SUSCRIPCIÓN es de 63 pesos mensuales y se solicita a partir del décimo artículo (los primeros nueve se pueden leer y utilizar libremente). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.

Telecom