Sábado 08 de Agosto de 2020

Por qué el tratamiento con plasma es una esperanza contra el coronavirus

La vacuna contra el Coronavirus se hace esperar y mientras tanto, más de 11 millones de personas en el mundo se contagiaron el virus que causa la enfermedad. En ese contexto, en Argentina se creó el Plan Nacional para regular el uso de plasma de pacientes recuperados de Covid-19, que se lanzó el 17 de abril bajo la órbita de la Dirección de Medicina Transfusional del Ministerio de Salud de la Nación.

Enredacción Socios

El ministerio de Salud de Córdoba difundió en las últimas horas que el Hospital Rawson de la ciudad de Córdoba tiene, por primera vez, bajo tratamiento con plasma a seis personas internadas diagnosticadas con Covid-19, en estado moderado a grave, cuya evolución está siendo favorable. Se trata de cinco pacientes mayores de 60 años, salvo uno, que tiene 49 años.

Al respecto, el director médico del Hospital Rawson, Miguel Díaz, dijo a ENREDACCIÓN: “Si bien no hay datos estadísticos, observamos que estas personas están evolucionando favorablemente y creemos que otras personas podrían beneficiarse con este tratamiento”.

Manula

Las personas que están en condiciones de recibir plasma deben ser pacientes graves, internados, con criterios de neumonía grave o hipoxemia (bajo nivel de oxígeno en la sangre). “No es para todo el mundo”, aclaró Díaz. En el Rawson, desde que comenzó la pandemia, hubo casi 70 personas en este estado, según informó el director médico, pero recién hace dos semanas comenzaron a utilizar el protocolo de plasma convaleciente, una vez que el Ministerio de Salud autorizó al Banco de Sangre de la Provincia.

“Todavía no se pueden obtener datos y cifras del resultado de las personas tratadas con plasma, en función de que es necesario contar con una muestra importante y variable de estos casos”, explicó Díaz. Sin embargo, el médico afirmó que “en estas personas con plasma titulado (analizado según la cantidad de anticuerpos neutralizantes) la evolución ha sido buena. El 70% está bien y ha habido mejoría de parámetros clínicos y de laboratorio, por lo que uno puede ver cómo va mejorando la cuestión de laboratorio, a medida que pasa el tiempo”.

La falta de resultados científicos que refieran a la efectividad del plasma en personas con Covid-19, implica que, por ejemplo, se le puede administrar plasma a una persona, ver que mejore su cuadro clínico y de laboratorio, pero, no obstante, puede ocurrir que también hubiese mejorado sin la administración de plasma. “No hacemos estudios de doble ciego para determinar cómo reacciona un grupo que está bajo tratamiento y otro que no. Lo que sabemos es que hemos utilizado plasma en otras oportunidades, como el tratamiento de la Fiebre Hemorrágica Argentina, con buenos resultados. Por eso lo estamos probando y se lo indicamos a ciertos pacientes”.

¿Cuál es el efecto del tratamiento con plasma?

No se puede determinar que el tratamiento con plasma sea el único factor que genera una mejoría en el paciente, pero sí podemos medir con análisis de laboratorio si la tormenta de citoquinas disminuye, y le podemos atribuir al plasma este buen resultado. Estamos viendo si podemos determinar cómo se comportan las citoquinas, que actúan en un proceso inflamatorio, estimuladas por acción de una bacteria o un virus, y son responsables de la injuria pulmonar que sufren pacientes con Covid-19. Parece que el efecto del plasma es bloquear el virus, neutralizando, y evitar que esa tormenta de citoquina se produzca, disminuyendo el efecto en el órgano.

El plasma permite tratar a personas con coronavirus.

¿En qué momento de la infección se puede realizar este tratamiento?

Hemos estudiado 279 pacientes que demuestran que entre el día 7 u 8 de la infección es el momento crítico, con lo cual hay que administrarle plasma al paciente antes de esos días, antes que se desencadene el proceso inflamatorio general que deteriora y agrede al pulmón. Es cuando esta con diagnóstico de neumonía grave e hipoxemia, lo que se considera estadío de la enfermedad moderada o grave.

Cabe aclarar que el 85% de los casos es leve y ambulatorio. El 15% es moderado o grave o con factor de riesgo. A esa persona uno le puede hacer llegar plasma y se debe hacer antes que la persona entre fase crítica, antes que se agrave, pero requiere que sean personas internadas en unidades críticas, en observación las 24 horas.

¿Hace falta que más personas recuperadas vayan a donar plasma?

Producto de la cuarentena, ha habido menos donación de sangre en general, entonces no solo hay que estimular la donación de sangre, sino estimular a personas recuperadas por Covid-19 a que donen plasma. Desde el Hospital se les sugiere que, si los convocan, donen. Además, todos los que tuvieron Coronavirus pueden donar, aunque hayan pasado por una fase leve, y se sabe que a mayor edad hay mayor formación anticuerpos.

La extracción realizada a una persona puede servir para armar entre dos o tres unidades de plasma, que podrían utilizarse en ese mismo número de pacientes

¿Cómo continúa la fase de investigación?

Nosotros estamos trabajando en la posibilidad de estudiar lo que se puede producir en pacientes tratados con plasma, desde presencia de anticuerpos, variables químicas. Para ello, estamos estableciendo contacto con la Facultad de Ciencias Químicas de la UNC, en el diseño de la investigación. Tenemos que tener insumos, reactivos que son importados y costosos, hay procesos que se hacen en el Hospital, pero hay que poner a punto los equipos. Contamos con apoyo del Estado, provincial y nacional, además, hay una línea de subvención de trabajos, donde Córdoba se ha beneficiado con 10 subvenciones de Conicet, y el ministerio de Salud de la Provincia ha aportado personal y material necesario.

¿Alguna vez vivió una situación similar?

Ver también

Soy médico desde el ‘86. Asistí a la última parte de la epidemia de sarampión y de meningitis; asistí a la emergencia de cólera, como jefe de residente, vi toda la epidemia de VIH sida, y vi la emergencia de dengue, de la gripe A (H1N1), y lo único parecido a esto, pero que fue sostenido en el tiempo fue la epidemia de VIH Sida con connotaciones sociales, sanitarias, y económicas importantes. Todo esto se vio con Covid-19 en pocos meses: discriminación, estigmatización, e impacto económico. Fue un proceso muy acelerado. No ha habido nada parecido a esto.

¿Cree que vamos a contar pronto con la vacuna?

Espero que sí, pero vamos a tener que luchar contra otras variables: la vacuna va a depender de un laboratorio y debería ser de acceso para todo el mundo, países pobres también, y ser segura desde todo punto de vista. No creo que tengamos suerte este año de tenerla.

>> LO QUÉ HAY QUE SABER

* El paciente que se ha recuperado de Covid 19 tiene varios tipos de anticuerpos. El suero o plasma que dona el paciente recuperado debe tener un título suficiente (cantidad de anticuerpos neutralizantes) para poder realizar un tratamiento en otro paciente.

* El paciente que quiere donar voluntariamente realiza el proceso de plasmaféresis, que es una extracción de sangre que separa el plasma de los elementos celulares (glóbulos rojos, blancos) que vuelven al paciente y solo dona plasma.

* El tratamiento de plasma convaleciente en Córdoba se realiza gracias a un trabajo conjunto entre el Banco de Sangre, el Ministerio de Salud, el Laboratorio Central de la Provincia, el Instituto de Virología José María Vanella de la UNC. El Hospital Rawson es el último eslabón de la cadena, donde se realiza el tratamiento de las personas.

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción