Pablo Ramos visita Córdoba para brindar un taller literario. Conversamos con el escritor que empieza a desarrollar su carrera como guionista, y que, dice, no para de escribir.

Pablo Ramos
Municipalidad de Río Cuarto 3

Un trago amargo. Pablo Ramos está triste por la muerte de Abelardo Castillo. “Fue la segunda persona más importante después de mi abuelo”.

Una cuchara con dulce de leche. Una de sus novelas será adaptada para una serie producida por Netflix. “Escribí el guion de 8 capítulos. El director de Escobar, el patrón del Mal, Carlos Moreno la va a dirigir y a mitad de este mes llega a Argentina a buscar las locaciones”, adelanta el escritor sobre la suerte que corre el libro El sueño de los murciélagos.

Mientras tanto, el sábado pasará el día en Córdoba brindando una clase en el Café del Alba. Se titula: “La arquitectura de la mentira”. “Llevo un cuento de Raymond Carver para analizar y una nueva teoría, el del personaje de la mayoría, las posibilidades del personaje secundario como más importante que el principal”, revela sobre la jornada que lo pondrá cara a cara con los cordobeses. “Se escribe mucho en esta ciudad, también en Rosario. Es muy valioso que, en proporción, siendo tan pocos habitantes, la calidad es mucho mayor que en Buenos Aires”.

Puso pausa en Era una vez América, la película de Sergio Leone que miraba en Netflix, para hablar con ENREDACCIÓN. Confiesa que le gusta la actuación de Robert De Niro, mientras cuenta que continúa recostado en el sillón de su casa en el barrio de la Paternal.

¿La palabra mentira asusta un poco?

Los que se asustan no me interesan. Un escritor es un mentiroso, y la mentira organizada en la ficción en un propósito de la belleza, y la belleza es lo opuesto a la estupidez. Alguien que tiene miedo a la mentira muy probablemente no aspire a la belleza.

¿De dónde surge la teoría que piensa desarrollar en la clase?

Surge de pensar todos los días la literatura. La literatura necesita ser pensada. Estoy armando un libro el año para el año que viene, que se llama justamente La arquitectura de la mentira. Llevo quinientas páginas escritas, y es todo lo que estoy acumulando sobre la experiencia del taller. Es como un diario de literatura, es un ejercicio habitual para mí.

¿Para qué necesita ser pensada la literatura?

Porque la literatura forma contenido por distintos carriles. Está la literatura de género que no me importa nada, no me interesa esa fórmula.  Para los crímenes está la policía, la literatura está para el saber inconsciente. Es una herramienta muy importante, para eso me interesa la literatura.

¿Tiene un ritual de escritura?

No. Escribo todos los días, todo el día. Interrumpí hace un rato por el plomero, después seguí un rato, me tiré a ver Netflix. Nunca de corrido más de tres horas, las intercalo con ocupaciones personales dentro de mi casa. Tengo ahí la máquina y la PC listas. Me zambullo un poquito a cada cosa, así le encontré  la vuelta a mi bipolaridad,  me aburro muy fácil. Soy una máquina de escribir, ni la primaria terminada tengo y le di con todo toda mi vida.

RAMOS EN OBRAS

Ha publicado el libro de poemas Lo pasado pisado (1997), las novelas El origen de la tristeza (Alfaguara, 2004), La ley de la ferocidad (Alfaguara, 2007), El sueño de los murciélagos (Alfaguara, 2009); En cinco minutos levántate María (Alfaguara, 2010). Además, los libros de relatos Cuando lo peor haya pasado (Alfaguara, 2005), El camino de la luna (Alfaguara, 2012) y Cuando puedas quererte solo (2016).

En 2016 ganó el Martín Fierro por el guión de la miniserie Historia de un Clan (Telefé). Como músico, además de liderar Analfabetos, es coautor -junto a Gabo Ferro- de las canciones del disco El hambre y las ganas de comer, nominado al Carlos Gardel 2011.

dai.garciacueto@enredaccion.com.ar

@daigarciacueto

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación:afondo.enredaccion@gmail.com