Lo cuenta el baterista de la banda que Gustavo Santaolalla armó para su gira “Desandando el camino”. Está noche se presentan en Córdoba, la ciudad de despegue del riojano de las "baquetas".

Pablo González, el primero a la izquierda, junto con Gustavo Santaolalla, y el resto de la banda. Foto: Gentileza.
Municipalidad de Río Cuarto 3
La Galatea

“La idea original del proyecto de Gustavo Santaolalla para la gira de Desandando el camino era sin batería, pero me probaron y quedé”, dice Pablo González (30), que hoy llega a Córdoba formado parte de la banda del prestigioso artista y productor. Asegura que su presente es fruto del trabajo, la pasión y el compromiso, y también de su autoexigencia.

Es baterista y conoce muy bien la capital cordobesa, donde creció artísticamente y desde donde partió cuando Francisco Fatorusso lo llamó para sumarlo a su banda y su destino se llamó Buenos Aires. Ese no sería el único contacto con oportunidades para su crecimiento, hoy ocupa la banqueta de batero de la banda de Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur (Illia Kuryaki and The Valderramas -IKV-).

Unas vacaciones familiares en Brasil le mostraron el camino. Era época de carnaval, y al pasar las comparsas con sus filas de percusión, el entonces pequeño Pablo entró en contacto con el universo sonoro que se convertiría en su oficio: “Era la primera vez que veía un instrumento de percusión, me re-impactó y me quedo grabado. Ahí fue cuando pensé que quería tocar la batería. Tenía 8 años”, le confiesa a ENREDACCIÓN. De vuelta en La Rioja, se concentró en aprender y define a esa etapa como de aprendizaje: “Como todos los instrumentos, tenés que invertir mucho tiempo para poder tocar bien, para hacerlo profesionalmente”. En su carrera, ésta faceta la gestó en Córdoba, donde comenzó a compartir escenario con personajes como Tita Rivarola, Jenny Nager, Germán Nager y Gabriel Juncos y fue parte de la banda de rock Sur Oculto, que se convirtió en el trampolín a bandas de las ligas mayores.

Córdoba es la sexta ciudad de la gira con Santaolalla: “Lo único complicado de estar mucho tiempo en un bondi, son las comunicaciones, después está buenísimo. Disfruto mucho viajar y pasar tiempo con colegas y amigos. Es divertido y tenés tiempo para escuchar música y charlar un rato”.

¿Cómo surgió lo de Santaolalla?

El primer contacto fue de Javier Casalla, músico de la banda. Habían visto unos videos y que me querían probar. Me probaron y quedé, hicimos los ensayos y arrancó la gira. Yo ni sabía que me conocían, pero se ve que investigaron muchos bateros. Por el perfil de los temas, me convocaron  a mí, porque toco un poco de folclore. Estoy muy contento.

¿Qué crees que fue: suerte, destino, causalidades?

De todo un poco. Un combo de suerte y destino. Son cosas que no te las esperas, pero bueno. Por suerte, IKV tiene mucha exposición, habían vistos videos, algún show y mi nombre estaba dando vueltas. Además, tuve  la suerte de que puedo hacerlo. Es un combo de todo eso.

¿Te lo imaginabas?

Inconscientemente creo que sí, pero no lo busque con desesperación. Creo que se dan las cosas porque las veces que toco, trato de  hacerlo de la mejor manera posible y eso tienen sus frutos, que son los que se están viendo ahora. Hacer las cosas con pasión y compromiso. No es algo que busque, siempre disfruto de la situación en la que estoy.

¿Gustavo es exigente?

La verdad que estamos aprendiendo un montón con él. Te exige que des lo máximo, no te podés desconcentrar, porque ya se da cuenta, está buenísimo trabajar así, porque la banda suena a un nivel espectacular. Los sonidos y los timbres que tiene están buenísimos. Es un experiencia muy buena.

¿Sur Oculto fue un quiebre?

Fue una de mis primeras bandas acá, en Córdoba. Fue una experiencia muy increíble de aprendizajes. Sebastián Teves y Fabricio Morás ya venían tocando un montón, me mostraron música. Fue una experiencia inolvidable, estoy muy agradecido por haber tocado y crecido ahí.

¿Hay más interés en la batería?

Acá en Argentina va creciendo un montón. Hay más pibes que tocan y me encuentro con gente joven que toca increíble. Además, es un instrumento de fanáticos: hay revistas, programas de tv, y miles de videos en YouTube. Es un mundo aparte, y bien construido.

¿Qué querés en el futuro?

Espero seguir tocando y escuchando, que un poco es lo que estoy haciendo. Y mejorar día a día…  tocando, viajando, seguir en actividad. Lo bueno, es que estoy con varios proyectos: con Gustavo y sus giras; IKV; estoy grabando el disco solista de Emma (Horvilleur); y soy parte de Ramiro Flores y el jardín de Ordoñez, donde también estamos con el disco…  Son varias cositas. Y poder expandirlas un poco también.

Una banda que anda

Junio es el mes que eligió Santaolalla para recorrer Argentina con “Desandando el camino”. La cita de esta noche es en Quality Espacio a las 21:30 horas. Además de Gustavo y Pablo, el grupo se completa con Barbarita Palacios, Javier Casalla, Nicolás Rainone, Pablo Gonzalez y Andrés Beeuwsaert.

En el show, el músico y productor, ganador de dos premios Oscar, recorre toda su trayectoria e incluye temas que van desde Arco Iris hasta Bajofondo, pasando por sus bandas de sonido de películas, discos solista y la música del videogame The Last Of Us.

dai.garciacueto@enredaccion.com.ar

@daigarciacueto

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com