Ahora Leyendo
[Opinión] Hablemos de Córdoba

Viernes 23 de Octubre de 2020

[Opinión] Hablemos de Córdoba

(Por Federico Nanzer*) ¿Están dispuestos a tener esta conversación? Cuando Unión por Córdoba llegó al gobierno en el año 2000 rebajó los impuestos, comenzando así un lento camino de desfinanciamiento de las arcas provinciales, ya que aquel 30% era claramente una medida para favorecer a los mayores tributantes. También aplicó retiros voluntarios, doble medida con doble perjuicio, ya que por un lado, salieron del Estado Provincial cuadros y técnicos altamente preparados, y por otro, se produjo el vaciamiento a la Caja de Jubilaciones, a la que después recortaron varias veces más, además de negarse a compatibilizarla con la nacional y así construir un sistema previsional integrado y federal.

Enredacción Socios

Pero, sigamos hablando, no nos detengamos. Hoy algo nos quema por dentro: El impuesto al fuego en la factura de EPEC (después hablaremos de EPEC y de cada maniobra de vaciamiento), impuesto sensato, claro que sí, pero que en los años que se cobró debería haber conformado un Fondo Permanente para equipar a la provincia con aviones hidrantes, camionetas especiales y un Cuerpo Profesional de Bomberos con patrullas comunitarias entrenadas para actuar en incendios en montes y sierra adentro; aunque no, claro, algunas veces vino bien que el fuego limpiara o degradara lo que luego los desarrollistas inmobiliarios iban a comprar casi a precios de feria franca o planear obras colosales que irrumpen y revientan las montañas. Somos la provincia que más bosque autóctono ha perdido, somos la provincia que más soja contiene. No ver la relación, es imposible.

De los equipos de salud, ¿qué podemos decir? Que hoy son la primer avanzada en la batalla contra una pandemia la cual hace estragos, pero los tienen a “50 Lucas” y precarizados. El sistema sanitario provincial fue equipado por la Nación y con aportes nacionales se construyó un hospital modular. Al principio se tuvo una estrategia sensata y eficaz para atacar el virus, cuando se hacían cordones sanitarios, cuando se seguía la trazabilidad, cuando la provincia estaba alineada a la estrategia nacional de lucha contra la pandemia.

Manula

Pero esa política los puso en un incómodo lugar… No vaya a ser cosa que estar tan pegado a Alberto y Cristina hiciera que los miraran mal la Fundación Mediterránea, o la nunca extinta Mesa de Enlace y el Grupo de los no sé cuántos. Porque son varios, aunque con un solo interés, que es sostener tasas de ganancias de un modelo agroexportador y metalmecánico que extrae plusvalía y recursos naturales y ni siquiera tributa con equidad.

Rápidamente el oficialismo provincial dio un giro.

Cuando la Tasa de Contagios comenzaba a subir, la postura fue la de los “Genios de la Apertura”, abrieron  todo, y acá estamos, con 1800 cordobesxs contagiándose por día y la cantidad de muertes subiendo. Son lxs  queridos cordobeses, esos a los que les encanta llamarlos de ese modo. Cuanto cinismo hay en sus actos de gobierno, los que los empujan a la muerte. Con esa decisión de apertura irresponsable, soltaron  a la suerte a los más pobres, a los más viejos, a los que estaban en riesgo.

Igualito que Rodríguez Larreta, al que salieron a bancar no firmando el apoyo a una de las medidas más equitativas tomadas por nuestro gobierno, sacarle “la yapa” millonaria que Macri (con quien uno de ustedes bailoteaba en esa especie de neo-menemismo del 2017), le había regalado a la ciudad más rica del país.

Hay que recordar que en 2016 el gobernador Juan Schiaretti anunció que nunca impediría la gobernabilidad, pero claro, se refería a aquellos que llegaron para saquear la Argentina como virreyes coloniales del imperio y el capital trasnacional concentrado. Es evidente, contribuyen a la gobernabilidad de algunos, pero no cuando se trata de pueblo y justicia social.

Su republicanismo es tan raro que los diputadxs de Hacemos por Córdoba no van a dar quórum para aumentar la grieta, pero la grieta existe y hasta que la tortilla no se dé vuelta, la grieta es siempre en contra de los que menos tienen. Por eso les espanta cuando hablamos de intervenir en el comercio de granos; y eso que “Vicentin somos todos”, dejó a centenares de productores cordobeses con los campos vacíos.

Pero esa implacable lógica mediterránea de gobierno es: Primero los amigos; primero el poder mediterráneo; y primero la propiedad privada y las colosales tasas de ganancia.

Con tanto fuego y pandemia descontrolada, pareciera que no hay lugar para hablar, que nadie va a escuchar a los/as cordobeses y cordobesas que hoy son triste parte de ese 20% de desocupadxs; a quienes viven en las 90 mil hectáreas que se quemaron; a los equipos de salud que combaten en los hospitales y centros de salud para resolver la lavada de manos de un  gobierno entregando a nuestro pueblo al “sálvese quien pueda” o “la inmunidad del rebaño”.

Vamos a hablar con los cordobeses y cordobesas que fueron parte de los millones de votos que sacaron a Macri de la Casa Rosada. Vamos a hablar con lxs pibes que deben cuidarse y rogar no cruzarse con la maldita Policía, la misma que nos debe al Rubio del Pasaje, al Guere, a Blas, a David Moreno y decenas de pibes más. Vamos a hablar con las pibas que no tuvieron por años protocolo de aborto seguro en la salud pública porque tu Tribunal Superior de Justicia comulga con el Portal de Belén. En definitiva, vamos a hablar de Córdoba, sí, pero no con los dueñxs, sino con aquellxs que Hacen Córdoba cada día, en el Mercado de Abasto, en los puestos de las ferias, que exponen su cuerpo y su salud en los campos sojeros, que piensan y habitan y respetan parajes y entornos en valles y sierras, con aquellxs que se la juegan y a los que este gobierno provincial, emanado de un engendro denominado cordobesismo, desprotege y expone y vulnera…

Por ello, desandar estas más de cuatro décadas de aquel hito reaccionario que acabara con la única experiencia de gobierno popular en nuestra provincia, comienza poniendo en jaque al cordobesismo, en cualquiera de sus manifestaciones, y eso implica hacerlo desde una praxis política anclada en Córdoba y en sus épicas y batallas, construyendo un relato que nos permita en el siglo XXI, lograr que la Contra-Córdoba deje de ser excepcionalidad y se transforme en cotidiano.

Eso se hace desde la pluralidad y con la convergencia de todas las identidades políticas populares. Se ve cada día en pueblos, comunas y seccionales, que hay un peronismo que se mira en Ricardo Obregón Cano, en “el Negro” Atilio López, en Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que coincide con Alberto Fernández, como lo hace todo el peronismo de la Argentina. Hay que  ir en busca de esa tremenda capacidad movilizadora y de construcción de poder.

Ver también

Somos parte de una identidad de izquierdas y centro izquierdas y progresistas amplias y plurales, que devenimos de las luchas de calles y de clases y que siempre estuvimos y estaremos apostando a construir una fuerza popular que pueda gobernar y transformar esta provincia.

Vamos a hablar de Córdoba, claro que sí. Estamos preparados y dispuestos a tener esta conversación, pero entendemos que se habla de Córdoba hablando de Argentina, integrando a Córdoba a una Argentina que se va a poner de pie y será parte de una América que volverá a tener una perspectiva emancipatoria.

* Federico Nanzer es miembro del Comité Central del Partido Comunista y asesor de Jefatura de Gabinete de Ministros.

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción