Amante apasionado de la NBA e hincha de Denver y Miami, cuyo estadio fue levantado por Obedrecht, Carvalho, uno de los directivos investigados por la Justicia argentina por sus vínculos con José López, entre otros funcionarios nacionales, también estuvo en Córdoba, en 2012.

El gobernador De la Sota y Rodney Carvalho, en abril de 2012, en Río Cuarto.

El 3 de abril de 2012, el entonces gobernador José Manuel De la Sota se reunió en Río Cuarto con Rodney Carvalho, que era el director de Infraestructuras de Odebrecht en Argentina, Paraguay y Uruguay. De la Sota había convocado a Odebrecht y Camargo Correa, dos gigantes de la construcción brasileña, para intentar construir y financiar la autovía Córdoba-Río Cuarto. Según informó el diario La Voz del Interior, basándose en un comunicado oficial, “(…) La iniciativa se financiaría a través del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil y demoraría de dos a tres años”. Pese a los augurios, la ruta no se hizo con los jugadores verde-amarillos, aunque nunca se explicaron oficialmente los motivos. Cuando Carvalho estuvo en el sur corbodés todavía faltaban dos años para que saltara a la luz el escándalo del “Lava Jato”, que desnudó una trama de corrupción por vía de la obra pública en Brasil y varios países de Latinoamérica, entre ellos, Argentina.

VER El caso de los sobornos de Odebrecht tiene un capítulo en Córdoba.

A la salida de aquel encuentro, el directivo brasileño había afirmado: “Vamos hacer una oferta de financiación, de concesión y construcción o lo que mejor se adecue a la realidad y necesidad de Córdoba y Río Cuarto. (…) Hoy estamos recibiendo documentación preliminar para analizar y hacer nuestra propuesta. (…) Creo que será un crédito barato lo que puede ser viabilizado mucho más rápido”, agregó.

VER EL VÍDEO DE LA ENTREVISTA QUE LE HIZO PRENSA DEL GOBIERNO DE CÓRDOBA.

Por su parte, el ministro de Infraestructura, Hugo Testa,  precisó en esa misma oportunidad que los procesos de contratación se iban a llevar adelante de acuerdo a las normativas legales de la provincia. Una de ellas -aclaró- es el proceso de licitación pública.

El arquitecto Rodney Carvalho ocupa desde enero de este año, el cargo de director de negocios de RRC&SONS GROUP INC., en Lima, Perú. Hasta 2016 trabajó para Odebrecht y cuando aterrizó en Córdoba era director de Infraestructura para Argentina, Paraguay y Uruguay del holding, un cargo que ocupó entre enero de 2011 y el mismo mes de 2014. Había llegado al país desde Perú, donde había sido gerente de Obras Marítimas y Minería de Odebrecht. Y regresaría nuevamente al país andino como director del Área de Ductos de Odebrecht Latinvest, una posición que retendría por apenas seis meses para pasar a desempeñarse como CEO del Gasoducto Sur Peruano, donde continuaría hasta marzo de 2016.

El caso Gasoducto Sur Peruano (GSP) es justamente investigado por la Justicia de ese país, cuyo gobierno ha expulsado, literalmente, a Odebrecht de su territorio.

Carvalho es justamente investigado por la Justicia de Perú por el caso del Gasoducto Sur Peruano (GSP), una obra concesionada durante el gobierno de Ollanta Humala en 2014.

El portal RPP Noticias de Perú señala sobre este episodio de corrupción que “Durante el Gobierno de Ollanta Humala, en julio 2014, el contrato de concesión del Gasoducto Sur Peruano fue adjudicado a la concesionaria Gasoducto Sur Peruano S.A, conformada por Enagás Internacional, Graña y Montero y Odebrecht Latinvest. En representación del Estado Peruano firmó Juan Ortiz Guevara, entonces director general de Hidrocarburos en el Ministerio de Energía y Minas”.

Relata que “en representación de la concesionaria firmaron Rodney Rodrigues de Carvalho, director de Odebrecht Latinvest y miembro de Gasoduto Sur Peruano S.A.; Luiz Cesar Lindgren Costa, gerente general y representante legal de la empresa Gasoduto Sur Peruano S.A. y David San Frutos Tome, representante de la empresa Enagas Internacional S.L.U.  Los tres están dentro del proceso de investigación abierto por el fiscal anticorrupción Reynaldo Abia, sobre el presunto favorecimiento a Odebrecht en la adjudicación del Gasoducto del Sur Peruano (GSP)”.

Después cuenta que “en el 2014, un informe de PERÚ21 reveló que Eleodoro Mayorga, entonces ministro de Energía y Minas en el Gobierno de Ollanta Humala, se había reunido varias veces con representantes de Odebrecht meses antes de la adjudicación del Gasoducto Sur. En estas reuniones estuvieron los anteriormente mencionados Rodney Rodrigues De Carvalho, Erlon Arfelli (empresa de Generación Huallaga S.A. y gerente general de Odebrecht Energía Perú) y Ricardo Boleira Sieiro Guimaraes (miembro de Odebrecht y director de Chavimochic)”.

“En diciembre 2014 -continúa la publicación-, durante la COP20, la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Lima, Mayorga y (Rodney) Rodrigues de Carvalho, junto con otros representantes de empresas ligadas a la energía en el país, fueron panelistas de un evento en el que presentaron el proyecto del Gasoducto Sur”.

Concluye que “en enero pasado (2017), la Fiscalía abrió una investigación también a Eleodoro Mayorga por supuestamente favorecer a Odebrecht la licitación del Gasoducto Sur”.

PASIÓN POR EL BÁSQUET

“Rodney: con el básquetbol en el corazón” titula la revista interna de Odebrecht en 2015, en una sección donde aparecen historias particulares de sus empleados distribuidos por el mundo. El artículo cuenta que “El carioca Rodney Carvalho está en Odebrecht hace 32 años. Hoy trabaja en Perú, donde es Director del Área de Gasoductos de Odebrecht Latinvest, actuando como Director-Presidente del Gasoducto Sur Peruano. Rodney es aficionado al básquetbol de la NBA (The National Basketball Association), liga de equipos masculinos de Estados Unidos. Hincha fanático de Denver Nuggets, su segundo equipo es el Miami Heat, y, cuando puede, va al American Airlines Arena, construido por Odebrecht, donde el Miami Heat es locatario (local). Por TV o en vivo, asiste a 82 partidos del campeonato. Además, hace más de siete años va a los Juegos de las Estrellas (All Star Games), que se realizan en febrero en diferentes ciudades estadounidenses”.

Luego, el directivo brasileño afirma: “En básquetbol es así: hay poca diferencia entre los equipos, y, faltando dos segundos para terminar el partido, todavía no sabes quién va a ganar, lo que siempre es emocionante”.

Carvalho en Miami, durante un partido de la NBA.

“QUE NO SE HAGAN LOS BOLÚ”

Aquí, según un artículo publicado por el diario PERFIL con la firma de Emilia Delfino, el juez federal Sebastián Casanello ordenó cruzar las llamadas de ejecutivos de la compañía brasileña que ocuparon cargos durante el período en el que la compañía admitió haber pagado US$ 35 millones en sobornos.

En concreto, intenta conocer sus contactos telefónicos con funcionarios públicos, intermediarios y operadores.

La orden de Casanello, dice el diario, se basó en un pedido del fiscal federal Federico Delgado en la causa en la que se investigan posibles sobreprecios en la construcción de la planta potabilizadora de agua de Tigre, conocida como Paraná de las Palmas o planta José Manuel de Rosas, un contrato firmado en 2008. Sin embargo, ese cruce de llamados puede arrojar contactos relacionados con otros contratos y obras de Odebrecht en el período, como el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, que se adjudicó el mismo año.

Los gasoductos troncales de Córdoba, que ahora construye Odebrecht, fueron licitados y adjudicados originalmente en el mismo período 2008/2009, pero a la firma Andrade Gutiérrez.

La periodista de PERFIL cita a cuatro de los hombres claves de Odebrecht en la Argentina entre 2007 y 2014: Mauricio Couri Ribeiro; Flavio Bento de Faria –también conocido como Flavio Faria–; Rodney Carvalho y Márcio Faria da Silva. Los cuatro ocuparon altos cargos en la sucursal argentina durante el período en el que la compañía admitió haber pagado sobornos a funcionarios.

“La Justicia -continúa la nota- cruzará las llamadas de al menos dos de ellos, informaron fuentes judiciales. Sin embargo, los investigadores tienen una lista de teléfonos en construcción que podría ampliarse”.

Agrega que “Mauricio Couri Ribeiro integró la cúpula de la compañía en el país hasta 2010 y llegó a ser director de Odebrecht ALA (América Latina y Angola). Su fuerte era el área de Infraestructura. La joya de ese sector, el soterramiento del Sarmiento (3 mil millones de dólares). Otra obra importante: la planta de Aysa en Tigre”.

Detalla que “en febrero de 2010, Couri Ribeiro gestionó que el Departamento Operaciones Estructuras de Odebrecht –“departamento de coimas”– le pagara US$ 80 mil a Manuel Vázquez, asesor del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime”.

“Su contraparte -describe PERFIL- en la compañía era Flavio Bento de Faria, director del área de Ingeniería Industrial, uno de los ejecutivos que firmó el contrato de ampliación de los gasoductos en 2005 y 2006 (no son los gasoductos de Córdoba, sino obras en otras provincias argentinas). Estos trabajos también están siendo investigadas por presuntos sobreprecios”.

Sigue diciendo la nota que “en enero de 2011, Couri Ribeiro dejó su cargo en Argentina y Flavio Faria –como lo llaman en las oficinas de Buenos Aires– tomó la posta como CEO. Rodney Carvalho sucedió a Couri Ribeiro como director de Infraestructura y quedó a cargo del soterramiento y la planta de Aysa”.

“’Que no se hagan Los Bolú’. La frase textual fue escrita por el entonces secretario de Obras Públicas del gobierno nacional, José López. La envió en un mensaje de texto desde su celular a su asesor Amílcar Fredes, el 19 de diciembre de 2013. Quienes se “hacían Los Bolu”, según López, eran los hombres de Odebrecht, “Flavio y Rodney”. Los mensajes de texto fueron secuestrados en los teléfonos de López en la causa por su enriquecimiento ilícito. Mostraban cómo López le paró un pago a la empresa por el soterramiento y ante los reclamos, le ordenaba a su mano derecha que hablara con “Flavio y Rodney”. “Ellos saben bien. Que no se hagan Los Bolu””, cuenta PERFIL.

Por cierto, el “Rodney” que investiga Casanello, es el mismo Rodney Carvalho que había estado en Río Cuarto en 2012, en la reunión con el gabinete cordobés, convocado, por el propio gobierno provincial para desarrollar una propuesta que permitiera construir la obra de la autovía de la Ruta Nacional 36. Si bien este camino explorado por el oficialismo no prosperó, quizá a causa del enfrentamiento de De la Sota con el gobierno nacional que le impedía conseguir los avales para acceder a financiamiento externo, lo llamativo del encuentro fue que las únicas dos empresas convocadas para hacer el trabajo fueran brasileñas. También los créditos tenían ese origen y serían otorgados por el Banco Nacional de Desarrollo (BANADES).

LOS GASODUCTOS CORDOBESES

Aquí en Córdoba, Odebrecht realiza una obra de seis gasoductos troncales que fue licitada en 2015 y adjudicada en 2016. Los gasoductos tienen un valor de 230 millones de dólares. Son los llamados Centro, Punilla II, Anillo CBA-Gran Córdoba, Oeste, Ruta 2 y Sureste, e implican la construcción de 631 kilómetros de ductos, de los cuáles fueron inaugurados la semana anterior los primeros 1.600 metros, la ampliación de otros ya existentes y 45 obras civiles de superficie. Se trata de la única obra en marcha, dado que el resto de los gasoductos (otros cuatro sistemas) fueron re-licitados dos veces acusando el elevado costo del financiamiento chino y sobre los que se espera que en las próximas dos semanas sean adjudicados. La compañía brasileña no participó de esta segunda compulsa, cuyos ganadores se conocerán en los próximos días.

De la licitación original en 2008 y 2009, en Córdoba, participaron dos UTEs (empresas asociadas): la ganadora estaba integrada por la brasileña Andrade Gutierrez (su presidente, Otávio Azevedo fue condenado por la Justicia y su pena reducida a cambio de lo que en Brasil se llama “delación premiada”), IECSA (la que fuera empresa de la familia Macri) y Britos S.A. Esta última, finalmente, se bajó de la sociedad luego de que la obra fuera adjudicada por el Gobierno provincial. En la otra UTE, la perdedora de la licitación por los gasoductos, estaban la brasileña OAS (cuyo presidente, José Aldemario Pinheiro Filho, fue detenido y condenado en la Operación Lava Jato) y la cordobesa Electroingeniería. Finalmente, la obra no se realizó debido a que la administración provincial no pudo conseguir los avales del gobierno nacional para obtener el endeudamiento financiero necesario para llevarla adelante.

LO PRINCIPAL

-Odebrecht, OAS y Andrade Gutiérrez formaban parte de una red de corrupción, donde pagaban sobornos para obtener obras públicas en Brasil. De este modo, habrían financiado al sistema político en ese país. La operación judicial se denominó “Lava Jato”. Odebrecht había montado una contabilidad paralela llamada “Caixa 2” o “Caja 2” desde la que se abonaban los sobornos usando un complejo entramado de empresas fantasmas.

-Los detenidos al declarar ante la Justicia y adherir a la Ley del Arrepentido, revelaron que además de Brasil, pagaron coimas en otros países, entre ellos, Argentina. Las operaciones fueron entre 2007 y 2014.

-Dijeron que aquí los pagos ilegales llegaron a 35 millones de dólares. Se presume, por el tiempo en que sucedieron los hechos, que los destinatarios principales fueron funcionarios del kirchnerismo y en particular, del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación.

-También está siendo investigado el actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, que además es amigo del presidente Mauricio Macri. Uno de los arrepentidos detalló que se le hicieron pagos de más de medio millón de dólares, luego de que fueran reanudadas las obras del soterramiento del tren Sarmiento, en Buenos Aires.

-En el país, uno de los socios de Odebrecht era IECSA, la compañía de la familia Macri, que en esa época administraba Angelo Calcaterra, hijo de Pía, la hermana de Franco Macri.

-El cambista Alberto Youssef dijo, en ese contexto, que en Córdoba, para la obra de los gasoductos, se pagaron tres coimas a un tal “Luis Leandro” por 61 millones de reales. En lo que se conoció hasta ahora de su declaración, no figuran él o los receptores de los pagos indebidos con su nombre real, sino con seudónimo. En principio, esos pagos habrían sido realizados en nombre de OAS, que salió segunda en la licitación de 2008.

LA POSIBLE MECÁNICA DE LOS HECHOS EN CÓRDOBA

-La obra de los gasoductos fue adjudicada originalmente en 2009 a la UTE liderada por Andrade Gutiérrez  e integrada por BRITOS S.A.

-El gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner, por las diferencias políticas con De la Sota, no autorizó a la provincia a tomar créditos internacionales para financiar las obras y la adjudicación se cayó.

-La nueva licitación tuvo como ganador en 2016 a Odebrecht. El contrato con Andrade Gutiérrez fue rescindido en 2015 y no demandó a la provincia por la pérdida del contrato obtenido en 2008/2009. Odebrecht es la que está haciendo ahora, más de 600 kilómetros de gasoductos. La obra fue adjudicada por Juan Schiaretti.

-Los legisladores Juan Pablo Quinteros (Frente Cívico), Liliana Montero (Córdoba Podemos) y Aurelio García Elorrio (vecinalista) denunciaron a la Justicia que, al operar juntas todas las empresas brasileñas denunciadas en este caso, es relativo que la obra fuera adjudicada la primera vez a Andrade Gutiérrez (en 2008/2009) y la segunda, a Odebrecht (2015/2016). Dicho de otro modo, habría una continuidad del hecho inicial hasta la adjudicación en 2016 y los beneficiarios serían los mismos.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com