El peronismo, las elecciones de 2019, la política económica del presidente Mauricio Macri, los gobernadores dialoguistas y la grieta figuran en la larga lista de temas que Garré conversó con ENREDACCIÓN. "Lo más difícil de remover es la grieta cultural. Deberíamos poder dialogar, exige que todos hagamos un gran esfuerzo que permita superar esta distancia. Una sociedad que vive con ese nivel de odio y resentimiento no progresa".

La ex ministra del gobierno kirchnerista y actual diputada nacional, Nilda Garré.

Fue la primera mujer en asumir como ministra de Defensa en Argentina, cargo que ocupó entre 2005 y 2010; primero en el gobierno de Néstor Kichner, y luego en el de Cristina Fernández. Nilda Garré estuvo el sábado en Córdoba para participar de un encuentro organizado por el Partido de la Victoria sobre “Seguridad democrática”. ENREDACCIÓN la entrevistó en el Hotel NH Panórama, ubicado en uno de los márgenes de La Cañada de la capital cordobesa. La conversación que se extendió por unos 40 minutos permitió hablar sobre si habrá unidad del peronismo en 2019, la grieta, la política económica y la investigación sobre lo que sucedió con el submarino ARA-San Juan (un tramo que se publica en una nota separada). Pausada, didáctica y precisa, cada dos o tres oraciones deja entrever su carácter. Como por ejemplo aquí: “La intervención del PJ nacional se da justo cuando intentamos consolidar una unidad. Por supuesto que esto pone nerviosos a algunos sectores que no quieren que se consolide la unidad del peronismo y empiezan a torpedear esa unidad y a bastardearla”. Cada vez que cierra alguna de sus reflexiones y opiniones, levanta la vista y clava sus ojos verdes como si cumplieran el rol de establecer un punto y aparte. La que sigue es la entrevista.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

-Pese a haber sido derrotado en 2015, el peronismo no parece encontrar un camino de unidad con la inclusión de todos sus actores, ¿por qué?

-El peronismo está intentando consolidar una unidad, el peronismo ha tenido siempre sus conflictos. Siempre debatimos y discutimos mucho, sin embargo en los grandes momentos, el peronismo va unido y concreta triunfos históricos. Ahora había comenzado todo un proceso de encuentros, por supuesto que esto pone nerviosos a algunos sectores que no quieren que se consolide la unidad del peronismo y empiezan a torpedear esa unidad y a bastardearla. Incluso, el gobierno ha terminado logrando que la jueza María Romilda Servini de Cubría. la jueza electoral, intervenga arbitrariamente, disparatadamente, casi inaceptablemente, un partido, y entre los argumentos que da, es que perdió las elecciones. por lo cual deberían estar intervenidos casi todos los demás partidos, porque sólo uno gana. Es una cosa absurda. Nombra interventor (a Luis Barrionuevo) a un personaje que es una provocación al partido, porque es un hombre de una historia bastante negra en el peronismo, vinculado a “las barras bravas” de Chacarita, que me acuerdo que en la época de la renovación entró al teatro San Martín con escenas de violencia, que quemó las urnas en Catamarca. Es decir, lo menos aconsejable para en todo caso intervenir un partido, si fuera necesario intervenirlo. En el peronismo no ha habido ningún hecho de violencia, ni de conflicto que justifique una medida de esta características con el perjuicio que tiene, incluido darle un interventor que no ofrece ninguna garantía al que le abre la posibilidad de intervenir los partidos provinciales. De manera, que esto muestra que se le tiene miedo a la unidad total del peronismo. El peronismo va a hacer su camino para quebrar la continuidad del macrismo en el gobierno en la próxima jornada electoral que tengamos y va a lograr sortear como tantas veces lo ha hecho estas situaciones. Hemos sorteado persecuciones, proscripciones, presos políticos, exiliados, desaparecidos, hemos sorteado situaciones mucho peores que esta, por eso soy optimista en que vamos a sortear esta. Por supuesto, es un obstáculo que no esperábamos.

La intervención dispuesta por la Justicia, muestra que se le tiene miedo a la unidad total del peronismo.

-¿Considera que está el gobierno nacional detrás de esta intervención?

Sin ninguna duda. Esto se ha hecho con el guiño, sino es el impulso inicial también; pero como mínimo, con el guiño del gobierno nacional.

Sin ninguna duda. Esto se ha hecho, como mínimo, con el guiño del gobierno nacional.

-Hay gobernadores peronistas como el cordobés Juan Schiaretti, que dicen que el peronismo tiene que reconstruirse sin Cristina, ¿cuál es su opinión?

Mire el peronismo siempre recuerda que no somos sectarios, ni excluyentes.  Y la verdad, que ninguna persona que se diga peronista en serio, no puede excluir nada menos que a Cristina, que es uno de los cuadros políticos más importantes que hay en el país. Por lo que ha significado, porque ha sido presidenta de la República. A mi entender esa actitud, es sectaria, es inaceptable en términos democráticos. Acá será la gente quien establecerá el orden y la lógica de distribución de poder. Creo que hay algunas figuras del peronismo y sobre todo algunos gobernadores que están pensando en un proyecto más vinculado al gobierno y se juntan en función de ese proyecto, votan algunos de sus representantes leyes nefastas en el Congreso, muy negativas y con consecuencias muy perjudiciales para los sectores populares. Entonces, seguramente, ilusionados en que van a recibir fondos nacionales, o que van a tener algunas ventajas, justifican con razones políticas, lo que en realidad es un acuerdo o un acercamiento a las políticas del macrismo.

La ex presidenta y actual senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Senado de la Nación.

No puede excluir nada menos que a Cristina, que es uno de los cuadros políticos más importantes que hay en el país. Por lo que ha significado, ha sido presidenta de la república. A mi entender esa actitud es sectaria, es inaceptable en términos democráticos.

-¿El presidente Macri es una nueva derecha o la misma derecha histórica de Argentina?

Es un poco una nueva derecha. La derecha histórica en Argentina estuvo más vinculada a los sectores agrícola-ganaderos. Expresaba más a ellos. (Mauricio) Macri agrega algunos sectores que el mismo y su familia expresan. Lo que tiene de novedoso esta derecha es que todo el gabinete está ocupado por gerentes de empresas o por propietarios de empresas, con una mirada sobre el país, sobre las políticas públicas, que es absolutamente empresarial. No tiene nada que ver con la Política, con mayúscula. Tienen empresas offshore, tienen fondos en bancos fuera del país,  les parece normal haber fugado capitales, se han anotado en blanqueos que han sido ventajas para arreglar sus propias situaciones personales. Y hacen esto sin ningún pudor, encima manteniendo un discurso de lucha contra la corrupción y de transparencia, y se ponen como los fiscales de la transparencia, cuando en realidad esto que los ministros tengan sus fondos, sus bienes personales fuera del país y que los hayan blanqueado a través del blanqueo sin comprometerse a traerlos al país, cuando invitan a los inversores a traer plata y ellos no traen su propia plata, es una cosa realmente muy anormal, muy extraña, muy sorprendente. Así que creo que es una derecha con algunas características especiales, con esta visión tan empresarial, tan con toda la lógica del mercado y los beneficios personales y con negocios con el Estado. Son todos sectores que estuvieron vinculados al Estado, aunque algunos también a la tenencia de la tierra y a la producción agrícola-ganadera, la mayoría son contratistas del Estado nacional y han logrado acrecentar mucho sus fortunas en función de sospechosas operaciones con el Estado Nacional.

El presidente Mauricio Macri.

Es un poco una nueva derecha. la derecha histórica en Argentina estuvo más vinculada a los sectores agricola-ganaderos. Expresaba más a ellos. Macri agrega algunos sectores que el mismo y su familia expresan.

Lo que tiene de novedoso esta derecha es que todo el gabinete está ocupado por gerentes de empresas o por propietarios de empresas, con una mirada sobre el país, sobre las políticas públicas, que es absolutamente empresarial.

-¿A qué atribuye la capacidad del gobierno para imponer su agenda pese a, por ejemplo, tener minoría legislativa?

Por estas alianzas que hace con los representantes en el Congreso de algunos gobernadores, que justamente creen que van a tener ventajas, posibilidades de que sus provincias reciban beneficios y votan lo que el gobierno les pone adelante, firman, votan, en fin… Esto ha tenido algún cambio últimamente, quizá la ley jubilatoria marcó un punto de inflexión en esto, dado que fue en el marco de un clima de represión terrible. Igual concretaron sacarle 100 mil millones de pesos a los jubilados y sacarles los haberes jubilatorios para poder mandarle este dinero a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, con quien han hecho una apuesta política muy importante. Esto no quiere decir que la provincia de Buenos Aires no necesite el dinero, pero evidentemente los jubilados también. No puede ser que le den a Buenos Aires a costa de reducirle los ingresos a los jubilados. Hay sectores que se acercan al gobierno, han hecho una alianza más o menos explícita, pero alianza al fin, y son funcionales a las necesidades de Cambiemos, en nombre de darle “gobernabilidad”, algo que no es cierto. Considero que no se da gobernabilidad a un sistema o a una sociedad cuando se votan leyes que afectan los derechos de muchos ciudadanos, que están excluyendo, aumentando la pobreza y endeudando al país.

Hay sectores que se acercan al gobierno, han hecho una alianza más o menos explícita, pero alianza al fin, y son funcionales a las necesidades de Cambiemos, en nombre de darle “gobernabilidad”.

-¿Cuál es su opinión sobre la política económica del gobierno?

Evidentemente la macroeconomía funciona muy mal en este gobierno. Ellos están preocupados ya, han usado los métodos ortodoxos sin resultado, no les funcionan. La inflación no la reducen y las inversiones no vienen. Quiere decir que siguen generando inseguridad, los inversionistas no confían en estas políticas económicas, a pesar del enorme ajuste que están haciendo, con el aumento de tarifas disparatados, que van a provocar un colapso social y con lo que sin embargo no logran reducir el déficit fiscal, que es uno de sus argumentos para llevarlo adelante. Como no lo logran, tratan de compensar el déficit con un endeudamiento que empieza a ser peligroso para Argentina, que si sigue a este ritmo puede llevar nuevamente a una posibilidad de incumplir. Todo esto en el marco de la destrucción del mercado interno. Realmente, es una combinación diabólica de situaciones, todo apunta en el plan de ellos, a bajar el salario, ese es el objetivo. La economía no está funcionando bien, las pruebas están muy a la vista. Nada de lo que han pronosticado se ha cumplido.

Nilda Garré.

-¿Por qué “la grieta” ha sido el eje del relato político del macrismo? ¿Tiene solución en Argentina?

Esta época que estamos viviendo me hace acordar mucho al 55. Fue una época de mucho odio. El peronismo produce transformaciones sociales muy profundas, y hay sectores que se ven afectados. Después hay una cuestión más cultural, de odio a los pobres, a los cabecitas negras, a “los negros”, como dicen ciertos sectores. Antes se quejaban de que iban a Mar del Plata, donde vacacionaba la oligarquía; y ahora es porque cobran un subsidio. Les molesta que puedan acceder a una mejor calidad de vida. Es lo más difícil de remover. Deberíamos poder dialogar, exige que todos hagamos un gran esfuerzo que permita superar esta distancia. una sociedad que vive con ese nivel de odio y resentimiento no progresa.

-¿Cree que el peronismo puede recuperar el gobierno en 2019, qué camino imagina? ¿Para hacerlo debe reivindicar la década del kirchnerismo o debe ocultarla?

La convocatoria a un frente que pueda oponerse al macrismo en el 2019 tiene que ser lo más amplio posible, lo más diverso, lo más plural, lo más rico que sea posible. El peronismo gana cuando es amplio, cuando es plural, cuando tiene capacidad de convocatoria sobre otros sectores, sino es un peronismo enano, chiquito, que se queda con los propios. Hay que llegar a otros sectores, enamorar de nuevo. Lo que se hizo lo reivindicamos, también se cometieron errores, porque siempre es inevitable cuando se hacen muchas cosas y los errores hay que corregirlos; en algunos casos pueden ser de estilo, en otros de alguna política económica que no fue la más acertada. Eso hay que corregirlo y hay que tratar de construir con otros sectores nacionales, populares, sociales, y culturales, un espacio amplio, plural, diverso. Todos tienen que estar.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com