El diputado nacional y aspirante a liderar la fórmula cordobesa de Cambiemos en 2019, asegura que la reforma electoral que promueve el gobernador Juan Schiaretti "es una trampa para quedarse en el poder".

El diputado nacional, Mario Negri.

Para el diputado nacional Mario Negri (UCR), la decisión del gobernador Juan Schiaretti de avanzar en una reforma electoral que habilite las dobles candidaturas, es “una trampa” para dividir a la oposición y “quedarse en el poder otros cuatro años”.

Si bien la pelea parece tempranera, será un factor clave de los comicios a gobernador que se realizarán el año que viene entre los meses de abril y julio. La iniciativa del oficialismo provincial persigue habilitar las dobles candidaturas, esto es que los candidatos a gobernador y vice también lideren la boleta a legisladores provinciales. Este mecanismo ya se aplica, por ejemplo, en la ciudad de Córdoba, donde los aspirantes a intendente y vice ocupan el puesto 1 y 2, respectivamente, de su lista de concejales.

Para el jefe del interbloque oficialista de la Cámara baja, “La reforma electoral es una trampa para dividir a la oposición e intentar continuar en el poder por cuatro años más”.

Negri aseguró que “un cambio serio debe incluir las PASO y el Ballotage en la provincia para adecuarlo al sistema electoral nacional y al de la mayoría de las provincias”.

Córdoba ha sido históricamente una de las provincias más conservadoras en cuanto a su sistema electoral e institucional. Por ejemplo, garantizaba en la época de Eduardo César Angeloz, la mayoría legislativa al ganador de los comicios, lo que se traducía en un pasaporte de gobernabilidad. El mismo esquema rige al Concejo Deliberante de la capital cordobesa, donde el triunfador tiene automáticamente la mitad más uno de los ediles. El PJ en el poder no alteró este concepto y de la mano de combinar un distrito electoral único que reparte la porción mayor de la legislatura por sistema D’Hont, y departamentos (que determina la elección de 26 legisladores, como si fueran los viejos senadores) mantuvo el esquema de mayoría para el que accede al Ejecutivo. ¿Por qué? Porque el vencedor de la elección general se lleva también la mayoría de los legisladores electos por territorio y la mayoría de vencedores en los departamentos.

Ahora, el gobierno provincial propone la opción de las dobles candidaturas, una variante que abre la posibilidad de expresión electoral de las fuerzas políticas menores y de candidatos sin demasiada estructura, dado que más allá del resultado de la fórmula a gobernador, una buena performance puede permitir el acceso a la Legislatura. El efecto de una reforma de este tipo es que rompe los bloques electorales. Si bien podría impactar tanto en el PJ como en Cambiemos, la realidad es que el peronismo apuesta a presentar una sola opción, incluyendo a la mayor parte del peronismo kirchnerista o bien, buscando que no presente candidaturas a la gobernación con la excusa de polarizar con Cambiemos. Para el macrismo el problema es más complejo de resolver: al menos Aurelio García Elorrio (Encuentro Vecinal) como Beto Beltrán (Fuerza de la Gente) no tendrían obstáculos con esta reforma para correr la competencia principal disputando el mismo espacio social y político. Los operadores del PJ creen que estos dos candidatos podrían restarle entre 5 y 10 puntos a Cambiemos.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.

Si en la elección hay una paridad importante como se prevé a partir de las encuestas que se conocen hasta el momento, cada punto porcentual será determinante para llegar al triunfo. Como en la lucha por el descenso en el fútbol, los partidos entre rivales directos son de seis puntos: el ganador se queda con los tres puntos de la victoria y los tres que pierde su rival. La disputa entre el PJ y Cambiemos tiene ese condimento, dado que por un lado está la suma propia y por otro, lo que puede perder a mano de competidores menores. Por eso, Schiaretti trabaja por unificar al peronismo y sus aliados históricos y dividir al polo de centro-derecha. “El presidente no tiene modo de unir a todo su espacio, porque si amplia la alianza se le desmorona su acuerdo con la UCR”, especulan los operadores peronistas.

Las declaraciones del titular del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados apuntan a evitar esa reforma y ponen sobre la mesa un segundo elemento: las PASO (para tratar de dejar en el camino a las opciones de menor potencial) y el ballotage (que obliga a tomar partido por uno u otro candidato), que macristas y radicales creen sería infranqueable para Schiaretti. Negri busca influir sobre la opinión pública, dado que en la Legislatura será muy difícil impedir la propuesta del oficialismo provincial.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com