Lo dijo Marco Antonio Solís antes de subir al escenario del Festival de Peñas de Villa María. Brindó un show de alta calidad y convirtió la noche del sábado en un momento único para los que prefieren el romance.

Marco Antonio Solís sobre el escenario del Festival de Peñas de Villa María.

Más de doce mil personas bailaron lentos con Marco Antonio Solís. Lo abrazaban al acercarlo con el celular o al corear las letras de los temas con los que enloquecen. Solís, durante la hora y media de show, les habló de la conexión y la necesidad del amor: “Hoy en día la presencia vale más que hace algunos años, la tecnología nos ha ganado mucho y perdemos ese contacto”, dijo en una de las charlas con su público. Y cuando habla del amor, todas le gritan “te amooo”.

VER MÁS ARTÍCULOS DE DAI GARCÍA CUETO.

“La canción romántica es algo necesario, el amor es necesario, y la necesidad de dar también. Cuando damos, recibimos, es una necesidad de alma. La música romántica no pueda morir nunca porque existe en nosotros esa necesidad de dar y expresar. La música lenta conecta con las emociones y da más tiempo para reflexionar, escuchar las letras, y darle expresión a nuestras emociones”, le respondió a ENREDACCIÓN en la rueda de prensa. Hombres y mujeres, la mayoría de ellos más 50, confirmaron que Marco Antonio no ha perdido ni el pulso ni el ritmo, y que las baladas, ejecutadas con una banda de altísima calidad, formada por dieciséis músicos, tienen la solidez necesaria para rebotar en sus corazones. “No estoy en contra de nuevos ritmos porque son nuevas formas de expresar, pero también hay amor”, disparó el cantante.

El escenario fue suyo, cantó con una voz cuidada y con interpretaciones que provocaban suspiros y recibían peluches y flores desde las butacas. Además, tocó la guitarra y la percusión, sin olvidarse del baile para sus canciones más movidas, acompañado de cuatro bailarinas impecables. Si bien las coreografías lo dejaban sin aliento, bromeó con su edad y el espectáculo tuvo sus momentos  más vibrantes cuando sonaban los clásicos, entre ellos Tu cárcel junto a Soledad Pastorutti.

Un estadio lleno de emociones con el show de Marco Antonio.

María Teresa (60) y su hija Macarena (26) demostraron que la pasión por la música romántica sobrevive de generación en generación, aunque los nombres de los artistas vayan cambiando. Con un sombrero mexicano y una vincha con el nombre de Solís daban cuenta de que el gusto es compartido, sin embargo Macarena confiesa que prefiere los nuevos románticos, como Abel Pintos. Ambas llegaron desde Pilar, Córdoba, y guardaron el recuerdo para siempre en una selfie compartida sobre la costa del río, en donde el circuito peñero empezaba a explotar.

La jornada del sábado fue agobiante, las altas temperaturas se sintieron hasta las últimas horas del día, y en las manos de las asistentes, además de carteles donde confesaban estar enamoradas del mexicano, como uno de ellos que tenía escrito “Solís, acá esta Marcela”, fueron infaltables los abanicos para refrescar el aire. Cuando bajó el sol, las calles de ingreso al Anfiteatro comenzaron a verse repletas de personas, que solas o en grupo, avanzaban decididas  para el encuentro con “El Buki”, quien sabe que “Argentina tiene un público muy especial”. Llegaron desde todo el país  y con distintos niveles de ansiedad, ya que para muchos era la primera vez que lo disfrutarían en vivo, mientras otros ya eran expertos seguidores. “Es la cuarta vez que lo veo, me encanta como le habla a las mujeres, o del amor y la paz”, contó Graciela (60) de Las Parejas, Santa Fe, quien dice que todos los días necesita escuchar alguna canción romántica.

Los villamarienses optaron por la reposera y la heladerita para escuchar los recitales desde afuera del predio, en la puerta o a la orilla del río, donde el calor dejaba respirar un poco más.

“Lo más importante para estar plenos, es estar enamorados. El amor todo lo puede” (Marco Antonio Solís).

Además, sus fans  remarcaron que no sólo admiran a Solís por sus trabajo en la música sino por cómo es. Por ejemplo, para Enzo (66) y Graciela (61), arribados desde Sampacho, Córdoba, les gusta la personalidad carismática del artista. “Trabajo todo lo días en la espiritualidad, es algo que no se acaba, comienza cada día. La practico todos los días, lo trato de ejercitar. Es necesario en este ambiente, y es necesario mantener a nuestro ser interior. Cuando vemos tantas cosas incomprensibles a nuestra inteligencia frente  nuestros ojos, tenemos que pensar algo más para mantener el equilibrio”, confesó el mexicano durante la conferencia de prensa.

“Lo más importante para estar plenos, es estar enamorados. El amor todo lo puede”, afirmó antes de cantar Si no te hubieras ido, uno de sus mayores éxitos. La ovación que le siguió dejó en claro que mientras exista una canción suya, el amor se resistirá a morir.

LA SEGUNDA NOCHE

La programación del sábado 3 de febrero, además de Marco Antonio Solís incluyó a Soledad y a Valeria Lynch. “La Sole” hizo vibrar al público con sus clásicos del folclore y también se animó a algunos temas nuevos. Por su parte, la madrina del Festival de Peñas, presentó su reciente disco Extraña dama del rock, en el cual versionó clásicos del género, sin embargo tiene claro que “si no hago los éxitos de mi carrera me matan, además no me arrepiento de ellos”, aseguró a los periodistas.

CÓMO SIGUE

Lunes 5
Ulises Bueno, Damián Córdoba, Trulalá, Chipote, Loco Amato, Megatrack
Entradas $500
Martes 6
Luis Fonsi, Abel Pintos, Carlos Rivera, y Axel.
Entradas agotadas

dai.garciacueto@enredaccion.com.ar

@daigarciacueto

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com