Como una brasa caliente, la denuncia del sindicato municipal contra el intendente Ramón Mestre y el secretario General de la Municipalidad, Daniel Arzani por publicar datos personales de los empleados del municipio, va de fiscalía en fiscalía. Ayer hubo un corte de calles y algunos incidentes.

Rubén Daniele en una asamblea de los trabajadores municipales.

El fiscal Hugo Amayusco resolvió ayer no abocarse a la denuncia penal del titular del SUOEM, Ruben Daniele contra el intendente Ramón Mestre por publicar los datos personales de los empleados municipales en la Web de la comuna. Y a su vez, la remite a la fiscalía de Instrucción a cargo del fiscal Gustavo Dalma.

Previamente, había sido Dalma quien remitiera el expediente al fuero Anticorrupciòn porque consideraba que existía el delito de “abuso de autoridad”.

En cambio, Amayusco, explicó que por una cuestión de competencia resolvió remitir todo de nuevo a Dalma ya que no coincide con su colega porque entiende que el supuesto delito que se registra es el de “violación de secreto agravado” en el artículo 157 del Código Penal. “Se trata de un delito que no debe ser investigado por el fuero Anticorrupción”, aclara en su resolución.

Ahora, sí Dalma acepta el criterio planteado por su colega, la causa quedará en sus manos y continuará con la instrucción, de lo contrario deberá dirigirse a la fiscalía de la Cámara de Acusación de Córdoba para que dirima el conflicto.

El SUOEM hizo la presentación judicial contra el intendente y su secretario General luego que se dieran a conocer a través de la Web municipal los datos salariales y personales de los empleados. A la par, una asamblea general decidió iniciar un trabajo a reglamento extremo que comenzó a cumplirse ayer.

Si bien la Municipalidad dice que la medida no se sintió en todas las dependencias, habrá que ver con el correr de los días, ya que los empleados desempeñan sus tareas, pero tomando todos los recaudos normativos. Resultado todo funciona más lento y el flujo de expedientes y tareas se resiente. También se efectuó a media mañana una asamblea en el hall del Palacio 6 de Julio, encabezada por el cuerpo de delegados del Suoem. Al ser intimados por la Oficialía Mayor a desalojar el lugar, lo hicieron, pero antes arrojaron bombas de estruendo en la puerta de esa dependencia.

El otro punto de fricción fue en la vía pública, con cortes de tránsito en plaza España y en Duarte Quirós al 1400.

Mientras tanto, el fiscal Guillermo González, intervino de oficio para evaluar la posible comisión de delitos por los dichos de Rubén Daniele durante la asamblea del martes último. Hasta ayer no había novedades al respecto.

Por último, el secretario de Comunicación de la Municipalidad, Marcelo Cossar, consideró que  “las palabras de Daniele constituyen una amenaza a la persona del intendente, pero también hacia toda la ciudad. Es algo lamentable y gravísimo por donde se lo mire”.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com