Afirmó que las obras del Camino del Cuadrado, el Hotel de Ansenuza y la Nueva Terminal de Ómnibus costaron tres veces más de lo presupuestado.

Ramón Mestre durante el lanzamiento de su campaña como pre-candidato a gobernador para las elecciones de 2019.

Ramón Mestre inició su campaña para las elecciones a gobernador en mayo de 2019 con una poderosa puesta en escena y un discurso de 27 minutos. Llamó a escuchar, agradeció a los 5 mil radicales que colmaron la Sociedad Belgrano y se colocó a la altura de Eduardo César Angeloz y su padre, Ramón Bautista Mestre, que en 1983 comenzaron su camino al gobierno provincial y municipal, respectivamente, desde el mismo lugar. “Vamos a recuperar la provincia”, lanzó luego de contar la anécdota que conecta directamente con los buenos recuerdos y los sueños alcanzados. Fue áspero con Juan Schiaretti y el peronismo y dijo que “Córdoba sigue siendo el motor del cambio”, por eso “vamos a lograr ese triunfo que todos queremos”.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Fue un acto con la liturgia radical y fue un acto de los que se diseñan para las redes -fue transmitido por Facebook Live-. Los bombos y las banderas y paraguas rojiblancos son parte de la historia. La pasarela hasta el corazón del gentío, una imagen de lo nuevo. Se puso a la misma altura que los militantes y los ciudadanos con el “nosotros y nosotras somos el cambio; nosotros y nosotras somos la Unión Cívica Radical y somos el cambio”, pero con ello también envió un mensaje a sus socios del PRO. Para el cierre llegaron sus hijos y su mujer, que subieron al escenario y lo abrazaron. Y, por supuesto, la infaltable “selfie”.

Las líneas de su discurso fueron marcadas: habló de populismo, de mala administración, de corrupción, de deterioro institucional, del escándalo de la malnutrición, de narcotráfico, de inseguridad e hilvanó una serie de sinónimos para definir el adversario: populismo-Schiaretti-peronismo-kirchnerismo-. Por cierto, no mencionó nunca al ex gobernador José Manuel De la Sota, pese a cuestionar los 20 años de gobiernos justicialistas. Luego apeló al orgullo cordobés y su propuesta fue estrictamente funcional: el cambio es no hacer eso que criticó y cuyo autor y responsable es el peronismo y Schiaretti. Paradójicamente, planteó que “la primera acción que vamos a hacer es bajar el costo Córdoba. Somos la provincia con los impuestos más caros del país. Debemos construir una Córdoba competitiva que brinde oportunidades”. En un punto, hizo recordar al eje pro-positivo con el que José Manuel De la Sota venció a su padre en 1998, cuando propuso reducir los impuestos.

Mestre y la clasica “selfie” con la multitud.

Sorprendió la decisión de sus afirmaciones y sus acusaciones, muchas de ellas que no son nuevas, pero que hasta ahora no habían podido llegar nunca al centro de la escena. “Gastan 1.800 millones de pesos en marketing y publicidad para esconder sospechas en nuestra provincia. Sospechas de corrupción en la construcción del Camino del Cuadrado, el Hotel de Ansenuza y la nueva Terminal de Ómnibus. Acá no pasó nada y costaron tres veces más que el presupuesto que tenían. Schiaretti las llevó adelante y eso es sospecha de corrupción”, disparó el intendente de la capital provincial.

“No sólo es el cemento que tapa la deuda social; es el marketing que esconde la corrupción. La mitad de los niños en zonas vulnerables tiene malnutrición: obesidad, sobrepeso y un peso menor al esperado. Sí, superamos la media nacional en mala nutrición infantil y eso también es un escándalo” dijo Mestre.

No sólo es el cemento que tapa la deuda social; es el marketing que esconde la corrupción. La mitad de los niños en zonas vulnerables tiene malnutrición: obesidad, sobrepeso y un peso menor al esperado. Sí, superamos la media nacional en mala nutrición infantil y eso también es un escándalo”

También dijo que “nuestra provincia se avergüenza de ser un feudo” en referencia al manejo centralizado del poder y repartido durante dos décadas entre el actual mandatario y De la Sota.

En esa sentido atacó al “populismo” y lo describió como “una concentración del poder inédita. Concentración quiere decir que no hay división de poderes. Quiere decir que el capricho prima y manda, que los legisladores levantan la mano y se acaba la discusión legislativa, que modifican las leyes a su gusto, como las reglas de juego para competir en democracia, inclinando la cancha a su favor”.

El populismo es una concentración del poder inédita. Concentración quiere decir que no hay división de poderes. Quiere decir que el capricho prima y manda, que los legisladores levantan la mano y se acaba la discusión legislativa, que modifican las leyes a su gusto, como las reglas de juego para competir en democracia”.

Y enumeró luego que “el desempleo en el Gran Córdoba es récord nacional. Debemos recuperar el orgullo industrial y crear trabajo genuino”; señaló que “durante 20 años no hicieron viviendas que necesitan nuestros conciudadanos”; apunto que “el gobernador hace como el kirchnerismo, que administra subsidios para disciplinar las administraciones municipales”; y afirmó que “un cuarto de las cocinas del narcotráfico que hay en el país están en Córdoba y no se hace nada”.

El “cotillón” electoral estuvo a la orden del día.

Cuestionó al gobierno por ser un “mal administrador”: “Se es mal administrador cuando Córdoba ocupa el ranking número 1 de endeudamiento en el país, es la provincia más endeudada en dólares. Los cordobeses y las cordobesas no tienen chances de mirar el futuro en paz. Se es mal administrador cuando llevás al colapso a EPEC, la principal empresa pública de la provincia, que es cara, ineficaz y está fundida. Se es mal administrador si la Provincia cuenta con los peores índices de analfabetismo del país. Se es mal administrador si ahora, hace horitas, cuando todos estamos jodidos ajustando nuestras cuentas, el gobernador te mete 4.200 nuevos empleados a planta permanente”

“Mi compromiso es ir por una Córdoba social, una provincia donde las injusticias y las brechas sociales sean atendidas y no tapadas. Vamos a poner énfasis en recuperar el tejido social”, propuso más adelante. “Hay que seguir el camino iniciado por el presidente Macri que ha empezado a pelear contra las mafias, a desalojarlas, a no convivir con ellas”, expresó. “Córdoba fue el motor del cambio nacional. Fue una clave del triunfo en el 2015, en el 2017 y de igual modo lo seguirá siendo en el 2019. ¿Y qué cosa cambiamos desde Córdoba? Al populismo. Le dimos una paliza al populismo”, finalizó.

Radicales de las seccionales de la capital y de localidades del interior estuvieron en Sociedad Belgrano.

QUIÉNES ESTUVIERON

Los diputados nacionales Diego Mestre, Brenda Austin, Soledad Carrizo y Olga Rista, además de legisladores provinciales, intendentes y concejales.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.