Todo cambia. Hasta la idea del matrimonio para toda la vida: En 2005, el 60% creía que era así y hoy, doce años después, apenas el 44% lo considera de ese modo. Este dato forma parte de una encuesta de opinión realizada por la consultora Delfos en toda la provincia.

Foto: Petr Ovralov (Unsplash)

Cualquiera que camina por la ciudad de Córdoba queda impactado por la cantidad de iglesias que se ven. Sin embargo, semejante paisaje no tiene el mismo reflejo en el seguimiento de su doctrina por parte de los habitantes de la ciudad, pese a que es una región con elevada influencia del credo católico. Según una encuesta que efectuó la consultora Delfos en todo el territorio provincial durante el pasado mes de junio, los cordobeses ya no piensan ni revelan las mismas convicciones que antes. Al ser consultados, si “creen que el matrimonio es para toda la vida”, en 2005, el 60% contestó que sí. Pero en 2017 respondió de ese modo apenas el 44%, esto es menos de la mitad de la población.

Cuando se les preguntó si todas las parejas deberían casarse, hace doce años, el 65% estuvo de acuerdo. El mes pasado, esa cifra se había desplomado hasta el 37%, esto es un 28% menos. Este modo de pensar se refleja todos los días en la menor cantidad de matrimonios que se formalizan de manera tradicional.

El tercer interrogante fue si todos los matrimonios deben tener hijos y aquí aparece otro signo de los tiempos: el 67% estuvo de acuerdo en 2005 y ahora esa cifra fue de sólo el 36%. En lugar de un proyecto común, parecen primar los proyectos individuales.

También sorprende el resultado de la muestra al analizar cómo piensan hombres y mujeres sobre el tema. Una percepción extendida es que las damas son más conservadoras, pero el trabajo de Delfos tira a la basura esa idea.

Frente a la pregunta de si todas las parejas deberían casarse en algún momento, el 37% se manifiesta de acuerdo y el 47% en desacuerdo; sin embargo son los hombres los que se pronuncian mayoritariamente de acuerdo con el 36% contra el 34% de las mujeres. Mientras que dicen estar en desacuerdo con esa idea, el 44% de los varones consultados versus el 48% de las chicas.

Las cordobesas tampoco aparecen como tan románticas. Frente al interrogante de si el matrimonio es para toda la vida, hay un empate entre los que están de acuerdo y en desacuerdo: 42% versus 42%. Separados por sexo, el 44% de los hombres está de acuerdo, y el 38% no. Y entre las mujeres, el 39% acuerda con esa máxima y el 46% dice que no está de acuerdo. Es decir, existe un profundo cambio de pensamiento.

Otra idea recurrente era que “todos los matrimonios deben tener hijos”. Pues ese convencimiento también pasó de moda: ahora, el 37% acuerda con ello y el 43% está desacuerdo. Es más elevado el porcentaje de varones de acuerdo que el de mujeres: 40 a 34 por ciento. Y son menos los varones en desacuerdo con esa idea: 39 a 48 por ciento de las damas.

Esto implica, que el hombre aparece como más conservador respecto de la institución matrimonio que las mujeres.

MADRES SOLTERAS

El 5,7% de las mujeres es madre soltera en la provincia. Esto implica un número de 158.637 mujeres, de las cuales el 26% es ama de casa, el 12% empleadas de comercio, otros 12% profesionales independientes, y un 12% se encuentra desocupada. A su vez, el 87% tiene menos de 50 años y el 13% restantes supera esa edad.

Hay más madres solteras en el interior (52%) que en la capital (48%), mientras que el 44% tiene un nivel de estudio alto y el 56% restante, posee un nivel de educación más bajo.

INSERCIÓN LABORAL DE LAS MUJERES

En el mercado laboral, Delfos afirma que “el primer dato que surge, es que sólo el 3% de la población cordobesa cree que las mujeres no tienen ningún tipo de dificultad para insertarse al mundo laboral”. Luego identifica una serie de problemas dificultades que tienen las mujeres para integrarse:

-El 20% posee “dificultad para que los hijos estén atendidos”;

-El 19% dice que “los empresarios no contratan a las mujeres con hijos”.

-El 15% no consigue trabajo a causa del “alto nivel de desempleo”.

-El 12% por “discriminación por estar en edad fértil”.

Los datos revelan una elevada discriminación de género.

Delfos señala además que las principales trabas no son las aptitudes personales, sino que se asocian al hogar y a la crianza de los hijos”. Señala también que “los ciudadanos identifican como la principal dificultad de la mujer para ingresar al área del trabajo a lo relacionado con la crianza de los hijos (“dificultad para que los hijos estén atendidos”). También, y sólo a un punto porcentual, aparece la idea de que “los empresarios no contratan a mujeres con hijos” como la segunda dificultad del género femenino para integrarse al mercado de trabajo”.

Agrega que las siguientes percepciones son “el alto nivel de desempleo” (15%), “la discriminación por estar en edad fértil” (12%), los “bajos sueldos” (6%) y “la flexibilidad horaria” (5%)”.

Destaca además, que “el 7 por ciento de los gciudadanos de la provincia de Córdoba creen que las mujeres tienen las mismas problemáticas que los hombres para insertarse en el mercado laboral”.

Por su parte, cuando se aborda la situación por género, “las mujeres identifican como principal dificultad de inserción a la “dificultad para que los hijos estén atendidos”. Mientras que los hombres creen que el principal problema a la hora de integrarse al trabajo por parte de las mujeres es que “los empresarios no contratan a las mujeres con hijos”.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com