Leyendo Ahora
Luciano Juncos, el director de "Bandido": “El mayor premio es estar todo el tiempo haciendo cine”

Luciano Juncos, el director de "Bandido": “El mayor premio es estar todo el tiempo haciendo cine”

“Siempre existió el concepto de que Dios atiende en Buenos Aires, pero yo soy ateo”, dice Luciano Juncos, el cordobés que dirigió Bandido, la película que abre el BAFICI 2021, y en la que Osvaldo Laport interpreta al personaje principal.

Al momento de la entrevista todavía no salió de su casa en Carlos Paz y, mientras se acomoda en el auto que lo llevará hasta Capital Federal, habló con ENREDACCIÓN sobre el cine que le interesa hacer y la abundancia de etiquetas en la escena. Faltan horas para el estreno y no hay evidencia de nervios. Luego de la presentación oficial en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, llegará a la plataforma Cine.ar y luego a la cartelera del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

Personal-2021

Los partidos de básquet con amigos cerca del lago o la cercanía de los afectos no se negocian en la rutina de este joven de 30 años. Por eso, aunque reniega de la ciudad del cucú durante la temporada de verano, se queda. “El tipo de película que hago y cómo las hago, hoy puedo estar acá, mañana en La Pampa o en Madrid, porque el proyecto no depende de un lugar o un persona, siempre es lo que necesite la película”, y se alegra de haber encontrado en Córdoba lo que pedían las historias de sus largometrajes.

Bandido es su segunda ficción y eligió a Laport como protagonista, incluso antes de terminar de escribir el guion. “Trata sobre el ocaso de un artista. El momento en que uno quiere tirar la toalla y todo lo que ha trabajado durante muchos años está en jaque. En ese momento, uno debe tomar la decisión de reinventarse o quedarse girando en ese mundo sin fin. Habla sobre la posibilidad de cambiar”, cuenta quien antes dirigió La laguna.

Mackentor

¿Qué significa que sea la película de apertura del BAFICI?

Estamos muy contentos. Siempre se trabajó para que la película pueda transitar tanto es salas de cine como en festivales, encontrar ese equilibrio, ese camino en común. En el cine constantemente se clasifica “esto es cine de autor”, “esto es cine de esto otro”. Por eso, nuestro desafío inicial era poder desetiquetar en un mundo de etiquetas y lograr una película que pueda ser libre. Y cuando nos seleccionaron del BAFICI, fue una alegría porque fue una confirmación de que nuestras intenciones se estaban viendo.

¿La etiqueta de cine cordobés también debería perderse?

En el caso de Bandido se habla de que es una película cordobesa, pero en realidad es una coproducción con Buenos Aires y España y todos han tenido el mismo nivel de importancia, con técnicos y actores de los tres lugares. Lucho por eliminar las fronteras, para dejar de pensarnos por limites políticos y pensar en un cine, como dice Jodorosky, “a duras penas terráqueo”. Nos decían a modo de crítica: “¿Un uruguayo cantando cuarteto?”, y yo respondía, “Jean Carlos es dominicano”. Son prejuicios que después en la diaria son más flexibles. Lo interesante es poder transitar quitando fronteras, no poner límites y eliminar las etiquetas. Y que después cada uno pueda interpretarlo, adquirirlo y definirlo.

Horóscopo Chino 2021

En La laguna –tu película anterior- proponés que lo que importante es el viaje, el recorrido del personaje ¿es el caso de Bandido?

Sigo con la idea de que lo importante es el viaje pero Bandido estaría posicionado en el después de encontrar la laguna. Él ya encontró su éxito, llegó a esa posible laguna, entonces la pregunta es  ¿qué viene después? ¿Hacia dónde vamos ahora? Esa idea de que no hay un “Oscar” y qué es lo que sucede luego, es lo que nos refuerza la idea de que lo valioso es la permanencia, es el verbo. En una entrevista me dijeron que yo ya gané por estar en el BAFICI, y para mí, uno gana cuando nos encontramos filmando, es un presente continuo. El mayor premio no es la estatuilla o un festival, es poder estar en permanente acción, todo el tiempo haciendo cine. Y un poco es la reflexión de Bandido, él ya llegó al lugar donde soñó y ahora qué sigue.

Osvaldo Laport sorprende en su interpretación como Roberto Benítez. (Foto Gentileza Bandido) (Enredacción)

¿La fórmula para evitar el ocaso es trabajar continuamente?

Es lo que a  mí me gusta. Todo el tiempo estoy buscando nuevas películas para hacer y viendo cómo hacerlas. Sabiendo lo que cuesta o habiendo pasado tantas cosas para filmar, creo que lo más valioso es poder estar haciendo una película. Ya el solo hecho de hacer no es sencillo por el contexto, por los cambios de las leyes de cine, la pandemia, la economía.

Si estuvimos un montón para poder filmar, lo primero es disfrutar y cada uno realizar su trabajo con tranquilidad y confianza".

Estás en el guion, dirección y montaje, ¿son parte de un mismo proceso?

Las tres son parte de lo mismo. En Argentina tenemos muchas cosas positivas a la hora de filmar, una de ellas es que tenemos una visión del cine más autoral. Eso permite que los directores puedan estar en todos los procesos de la película, algo que no sucede por ejemplo en Norteamérica, donde los directores ni siquiera se acercan a la sala de montaje. Esto es importante porque el guion no es una cosa muerta, es un texto que está vivo y se está escribiendo todo el tiempo, los actores lo están reinterpretando, filmar una cosa o no también es escribir el guion. El momento del montaje es crucial, porque uno puede incluso eliminar una subtrama entera en la computadora y hacer otra película. Los tres son momentos para la reinterpretación del texto inicial. Estar en todas las partes del proceso hace que el texto sea armónico o al menos lo más parecido a lo que los realizadores imaginaron en el momento inicial.

¿Qué parte de rodaje disfrutás más?

Lo que más me gusta es escribir guiones, también es el proceso que más conozco. He decido no trabajar en otros rodajes, solo en los que dirijo yo o mis amigos cercanos, porque le impregnamos nuestras propias formas de funcionamiento, prefiero no estar contaminado de otros modos. Escribir guiones es lo que más disfruto y lo que más hacemos. Hablo en plural porque para mí es algo que se hace en equipo.

En general trabajás con otros…

Sí, en equipo y con amigos es la mejor combinación. Con gente que no te diga las cosas por compromiso, que también esté creciendo al lado tuyo y que te diga si nos estamos cayendo del barco con total soltura y confianza.

Actores y músicos cordobeses -Diego Bravo y Pancho Alvarellos - completan el elenco. (Foto Gentileza Bandido) (Enredacción)

¿Cómo es tu forma de trabajo para un rodaje?

En los pocos otros rodajes que he estado, se vive un estado de mucho acelere y para mi es fundamental un ambiente de tranquilidad. Además, me gusta trabajar con planificación previa. Por eso los rodajes no duran tanto pero son efectivos, no quiero hacer quince tomas, prefiero hacer las dos que hacen falta pero hacerlas bien. Y después que todos podamos disfrutar porque uno espera tanto tiempo para filmar que no queremos andar a los gritos, y es usual ver en los set gente llorando, peleando. Si estuvimos un montón para llegar hasta acá, lo primero que tenemos que hacer es disfrutar y cada uno realizar su trabajo con tranquilidad y confianza. Y confianza para que ellos también le den su mirada.

Me interesan las cosas que no se dicen y que al mismo tiempo se dicen, esto de que todo comunica".

Estudiaste las carreras de cine y comunicación, ¿ves el cine como comunicación o como arte?

Lo veo como una forma de comunicación que puede ser arte o no. Lo que tengo en claro de mi persona es que soy un trabajador. Me he hecho en la calle, trabajando. También entiendo que tenemos un producto que comunica, que es arte desde mi punto de vista, y busca que la persona que lo recibe, no sea la misma después de ver la película, que le haya dejado algo aunque sea mínimo. Que haya plantado una semilla y pueda estimular nuevos estadios de conciencia, para mi es suficiente. Después habrá gente que discuta si es arte, si es comunicación, si hay que hacerlo con celular, lo cual para mí es eventual y accesorio. Lo importante es que sea de utilidad para la gente, que cuando lo vea haya un antes y un después, y que te invite a dialogar.

En las dos películas hay poco diálogo ¿es el estilo que te interesa cultivar?

Me interesan las cosas que no se dicen y que al mismo tiempo se dicen, esto de que todo comunica. El trabajo es tratar de comunicar desde todos los lugares, desde los pequeños detalles de los actores, cómo se miran, cómo toman el té, si sus manos están nerviosas. Todo expresa y comunica, entonces las palabras o los textos quedan un poco relegados. Me gusta las escenas o momentos donde las cosas quedan claras sin decirlas.

SINOPSIS

Roberto Benítez, conocido artísticamente como “Bandido”, es un cantante de música popular que, pasando la mediana edad entra en una crisis estética y su carrera se estanca. Bandido es víctima de una situación delictiva y unos vecinos acuden al lugar para ayudarlo, entre ellos Rubén, un viejo amigo que lo acompañó en sus primeros años de carrera. Así tendrá en su horizonte una nueva oportunidad de encontrarse consigo mismo y con su más anhelada pasión.

Te puede interesar

PARA AGENDAR

Jueves 18 de marzo, en Cine.ar TV; 

Desde el viernes 19 de marzo en Cine.ar PLAY, disponible gratis por una semana. 

Jueves 25 de marzo hasta miércoles 31 de marzo, en Cineclub Municipal Hugo del Carril.

BAFICI

Miércoles 17 de marzo, a las 19 horas, en Multiplex Belgrano, Buenos Aires;

Miércoles 17 de marzo, a las 20:30 horas, en Anfiteatro del Parque Centenario, Buenos Aires;

Viernes 19 de marzo, a las 21:40 horas, en Parque de la Estación, Buenos Aires;

Sábado 27 de marzo, a las 18 horas, en Polideportivo Onega, Buenos Aires;

Función online: Miércoles 17 de marzo, a las 19 horas, disponible por 72 horas. | Registrate acá

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

>> ©Enredacción. Está prohibida la reproducción de este artículo.

Volver arriba