El gobierno nacional sentará este martes a la mayoría de los gobernadores para mostrar que el ajuste que pide el FMI tiene consenso.

El presidente Mauricio Macri.

El FMI pide medidas de ajuste del gasto público y reclama acuerdos políticos para garantizar el ajuste. No sirven por separado. Esta tarde, todo indica que el presidente Mauricio Macri llevará a la Casa Rosada a casi todos los gobernadores, los propios y los de todas las ramas del peronismo. El arquitecto de la negociación es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y lo ha hecho a fuerza de concesiones.

El gobierno nacional tendrá déficit cero pero deberá ceder por el lado de los ingresos, ya que se incrementará la alícuota del impuesto a los Bienes Personal (dentro y fuera del país), que pasaría del 0,25% al 1% (durante el kirchnerismo era de 1,25%) y se postergaría por un año la puesta en marcha del Pacto Fiscal de 2017, que implicaba reducciones de los impuestos a los Ingresos Brutos y a los Sellos. En principio, Ingreso Brutos seguiría como antes.

Con los Bienes Personales, el gobierno nacional debería seguir financiando la tarifa social en las provincias. Con los Ingresos Brutos al nivel anterior al Pacto Fiscal, los gobernadores no deberán poner en marcha un ajuste salvaje en medio de un año electoral signado por la recesión y la baja del consumo como será el cierre de 2018 y, al menos, el primer semestre de 2019.

Pero lo técnico no siempre tiene efectos políticos. Habrá que ver si la negociación del Presupuesto permite a los gobernadores del PJ sostener sus feudos políticos.

La “foto” que necesita Macri es para Christine Lagarde, el directorio del FMI y los mercados. Es una imagen para indicar que no habrá rebeldes en el Congreso y que el ajuste que garantice el repago de la deuda contraída y el préstamo del FMI no correrán riesgos. Pero sobre todo quieren sepultar las experiencias populistas, que no habrá opositores con los pies fuera del plato.

Se trata de una negociación a ciegas. El presupuesto deberá ser presentado el viernes, pero se llegará sin que se conozcan los números sobre los que se sustenta el proyecto (inflación, dólar, PBI, etc.), como tampoco propuesta alguna de la Nación acerca de los términos en que se distribuirá la carga del ajuste entre ambas jurisdicciones (Nación-Provincias).

Los gobernadores se reunirán a las 10 de la mañana en el Centro Federal de Inversiones (CFI) y se espera que el ministro Rogelio Frigerio se pegue una vuelta antes del mediodía. También estará presente Miguel Pichetto, que recibió una invitación personal del gobernador de San Juan, Sergio Uñac. Quienes faltarán son el santafesino Miguel Lifschitz, que viajó a Estados Unidos y el entrerriano Gustavo Bordet, que está en el mismo país. Tampoco estará el pampeano Carlos Verna y la santacruceña Alicia Kirchner, aunque los cuatro ausentes enviarían a sus vices.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.