Como toda reunión donde lo que se discute es plata, nadie puede escribir el final de antemano. Sin embargo, hay voluntad de acuerdos. Desde las 12, los 23 gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se reunirán con el presidente Mauricio Macri. Los temas de discusión son el reparto de los recursos y los gastos de las provincias.

El presidente Mauricio Macri en el centro. A su derecha (izquierda de la foto), los gobernadores. Fue durante el anuncio de las reformas económicas y políticas post-22 de octubre. Foto: Presidencia de la Nación.
Luminarias Río Cuarto

Los gobernadores peronistas y sus aliados llevan una posición común respecto a la posible restitución del Fondo del Conurbano a la provincia de Buenos Aires. Ése acuerdo es simple: las provincias no resignarán un peso. Así lo aseguraron fuentes del gobierno de la provincia que atendieron a ENREDACCIÓN. Lo ratificó también anoche el gobernador chaqueño Domingo Peppo (PJ): “Voy con la expectativa de no ceder recursos propios”.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Por ese motivo, la gobernadora María Eugenia Vidal se había reúnido esta semana con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. Quería mostrar la foto al resto de los gobernadores y al propio presidente Mauricio Macri, señalando que su planteo judicial sigue vigente y que no será sacrificado en el marco de ningún acuerdo general que no le garantice la vuelta de esos recursos. Como Eduardo Duhalde en los ’90, Vidal sabe que sin dinero, la enorme provincia de Buenos Aires es ingobernable y esa misma situación la convierte en rehén del presidente de turno. No será presa fácil del resto de los mandatarios provinciales.

A causa de ese seguro encontronazo, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, habitual interlocutor de las provincias pondrá sobre la mesa una “ensalada de temas”, como definió la fuente del gobierno cordobés que conversó con este medio: la reforma tributaria, el presupuesto 2018, las obras públicas, los ATN -recursos extras del presupuesto que dispone el Ejecutivo Nacional-, la Ley de Responsabilidad Fiscal (que impone a las provincias no aumentar el gasto público por encima de la inflación), las jubilaciones, y la coparticipación. Además de Frigerio, el Presidente estará acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y otros integrantes del gabinete nacional.

Sobre la mesa de negociaciones estarán el Fondo del Conurbano, la reforma tributaria, el presupuesto 2018, las obras públicas, los ATN -recursos extras del presupuesto que dispone el Ejecutivo Nacional-, la Ley de Responsabilidad Fiscal (que impone a las provincias no aumentar el gasto público por encima de la inflación), las jubilaciones, y la coparticipación.

Por cierto a nadie se le ocurre que mañana haya fumata blanca, sin embargo el presidente pese a la endeblez de las primeras negociaciones cree que hay que jugar a todo o nada en el último trimestre de este año, para coronar el triunfo electoral del 22 de octubre. Lo que no se acuerde ahora será difícil de conseguir después. Hay una línea sobre lo conversado en el viaje a Estados Unidos entre el primer mandatario con Schiaretti y sus pares de Santa Fe, Miguel Lifschitz (Socialista), y de Entre Ríos, Gustavo Bordet (PJ):  “Somos optimistas en que se vienen años de crecimiento y vamos a ir a un esquema más simple de impuestos. Acá somos tres gobernadores de fuerzas opositoras al Presidente (por Bordet, Lifschitz y él mismo), pero coincidimos en la apertura al mundo, crecer con el Mercosur, ver a la globalización como una oportunidad y no como un enemigo, y entonces, necesitamos que vengan inversores y que encuentren reglas claras para invertir”, afirmó el gobernador cordobés. La coincidencia sobre lo general le da garantías a Macri de que en algún momento habrá acuerdos en la letra chica de las reformas propuestas. Eso no quita ni excluye los tironeos que comenzarán desde hoy mismo.

Sí coinciden todos los actores en que las negociaciones no se pueden dilatar indefinidamente. Hay quienes quieren que mañana ni siquiera haya foto del encuentro, pero el presidente se las va a pedir: quiere dejar en claro que va por las reformas que anunció y que si no salen o se demoran, la responsabilidad es de los gobernadores. La opinión pública es el máximo aliado del Ejecutivo Nacional, eso explica su intención y, también, su apuro.

QUÉ SE DISCUTE CON EL FONDO DEL CONURBANO

María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal (Cambiemos), intenta recuperar lo que en 1992 convirtió a Eduardo Duhalde en un gobernador capaz de domar al complejo Gran Buenos Aires, esto es a los 24 distritos que rodean a la Ciudad de Buenos Aires, y convertirse en el político más influyente del siglo pasado y principios de este. Se llamó Fondo de Reparación Histórica del Conurbano y fue la exigencia que le impuso Duhalde a Carlos Menem para dejar la vicepresidencia y ser candidato a gobernador de Buenos Aires en 1991. Antes como ahora, se resisten el resto de los gobernadores.

Vidal presentó un recurso judicial ante la Justicia y la Corte Suprema quiere consultar a todas las provincias, dado que la recaudación de impuestos es una cesión de los Estados provinciales a la Nación y los fondos en cuestión hoy son recibidos por los otros 23 distritos. Están en juego unos 50 mil millones de pesos.

El famoso fondo se compone con el 10% de la recaudación del impuesto a la Ganancias. En 1996 eran 650 millones de pesos. En ese momento, se le puso tope a lo que se distribuía a la provincia de Buenos Aires en esos 650 millones y se resolvió que el remanente sería destinado al resto de las provincias según su índice de coparticipación nacional. Resultado: En 2015, se recaudaron 38.088 millones de pesos, y el Fondo representó apenas el 1,7%. En 2016, la suma correspondiente al 10% de Ganancias fue de 51.400 millones de pesos y los recursos para Buenos Aires fueron de apenas el 1,3%.

EL DISCURSO DE LOS GOBERNADORES PERONISTAS

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.

Si hay acuerdo será porque el dinero sale de los fondos nacionales, ya sea de modo directo o indirecto. Directo sería que la actualización de los 650 millones surja de fondos nacionales. Indirecto, que formalmente se sostenga la ley, pero sin cupo, y que los recursos perdidos por las provincias, sean compensados por la Nación del reparto de coparticipación, hoy invertido: 62% se queda Nación y 38% las provincias cuando en realidad debería ser al revés.

Schiaretti viene diciendo a quien lo quiera oír que “es inconcebible que un habitante de Buenos Aires pague seis pesos el boleto y en Córdoba quince. Que en barrio Norte paguen 300 pesos la factura de luz y en Santa Fe, Córdoba o Entre Ríos, 700 pesos. Es acá donde se ponen todos los recursos que la Nación cree que son de la provincia, acá y en parte del Conurbano, y esto hay que ponerlo en la mesa también. Es injusto porque no se está poniendo en la mesa todos los subsidios que recibe la Capital Federal y el Conurbano que son más de 60 mil millones de pesos al año “, reiteró. “Hoy la Nación se queda con el 62 por ciento (de los recursos coparticipables) y las provincias con el 38. Queremos que esto se cambie porque los gobernadores queremos bajar impuestos distorsivos. Necesitamos que se comience a aplicar la coparticipación como corresponde para que vayamos hacia un federalismo que es lo que necesita el país”, explica.

Sumate al equipo y ayudanos a contar lo que el poder no quiere.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com