El biólogo aseguró que la planta de tratamiento de residuos peligrosos de Taym no debió haber estado donde estaba. "No se puede hacer una planta de ese tipo en un sitio inundable". Taym fue clausurada por la Policía Ambiental.

La planta de Taym, sobre Ruta Nacional 36, horas después de que el torrente de agua la atravesara.

Federico Kopta aseguró a ENREDACCIÓN que “lo sucedido en Taym nunca debió haber pasado. Eso tiene que ver con la selección del predio. Que haya pasado un torrente por ahí no corresponde, no es agua que desbordó del predio, es agua que escurrió desde más arriba. Está claro que había un predio en un lugar incorrecto”. El biólogo y ambientalista explicó que “en un estudio de impacto ambiental debió haber surgido que era un sitio inundable y que una planta de tratamiento de residuos industriales no podía establecerse allí. Lo mismo es si fuera un vertedero”.

La Policía Ambiental de la provincia de Córdoba clausuró el miércoles en las primeras horas de la mañana de manera preventiva a la planta de tratamiento de residuos industriales de la empresa Taym. Lo hizo luego de corroborar que el martes habían sido liberados residuos potencialmente riesgosos para la población. El director de la Policía Ambiental de Córdoba, Adrián Reinaudo, confirmó el miércoles que se detectó un desplazamiento de residuos peligrosos fuera de la planta de tratamiento e ingresado en el canal Los Molinos.

El desborde de agua al canal Los Molinos.

Reinaudo explicó que “las fosas que ya están selladas no han sido afectadas, no han tenido problemas. Sí resultaron afectadas dos fosas: una en construcción, sin residuos peligrosos en su interior; y la fosa que estaba operando en ese momento. Esa fosa sí sufrió desplazamiento de materiales pero no podemos decir que haya llegado al canal hasta que avancemos con el protocolo”, indicó el funcionario. Aún no se conocía esa información. Taym tampoco había revelado el inventario correspondiente a los desechos industriales que había depositados allí.

Kopta, por su parte, evaluó que “las fosas donde se disponían los residuos peligrosos estaban totalmente inundadas y eso desbordaba. El secretario de Ambiente de la provincia Javier Britch admitió que había trapos con hidrocarburos, artefactos eléctricos, cartuchos de toner, televisores y otros artefactos. La pregunta es porque sucedió eso, dado que debe estar protegido, no salir con el torrente. Además, aparte del agua, que es lo primero, habrá que evaluar los suelos pendiente abajo y también los lugares que se utilizan para producción servidos por el agua del canal los molinos”.

El caso es investigado por el fiscal Alejandro Peralta Otonello. El funcionario judicial le dijo a Radio Universidad de Córdoba que aguardan los resultados para saber de qué tipo de residuos se trata. “Las imágenes muestran que hay un terraplén vencido por el curso del agua y eso podría haber provocado que parte de los residuos haya salido hacia el exterior”. El fiscal tomó intervención mediante un acta policial y la presentación efectuada por una vecina.

Taym es una empresa de Benito Roggio ambiental (BRa). Dice en su sitio web que esespecialista en ofrecer soluciones de Ingeniería Ambiental para establecimientos industriales, comerciales y de servicios. A través de Taym, BRa cuenta con una división de negocios orientada a satisfacer las necesidades del manejo responsable de residuos y todas las actividades vinculadas que la actividad productiva del país y la región requieren. (…)  Taym -precisa- atiende a diversos sectores de la actividad industrial y de servicios, y en sus más de 15 años de trayectoria cuenta entre su cartera de clientes a las más importantes empresas automotrices, alimenticias, servicios de transporte, industria petrolera y petroquímica, terminales portuarias y centros de distribución, grandes centros comerciales y edificios públicos”.

BRa agrega que “el constante compromiso con la preservación del medioambiente y el tratamiento responsable y seguro de residuos industriales le han permitido alcanzar estándares internacionales de calidad, como la ISO 9001, la ISO 14001 en materia ambiental y la OHSAS 18001 en seguridad y salud en el trabajo”.

El miércoles fue infructuosa la comunicación con la planta de Taym en Córdoba. “El interno está siendo utilizado”, señalaba una y otra vez la voz del contestador.

La crisis en Taym y parte del sistema de provisión de agua potable a la capital cordobesa se produjo luego del temporal de lluvia que afectó en la madrugada del martes al valle de Paravachasca, cuyo principal ciudad es Alta Gracia. Sin embargo, las que más daños sufrieron fueron Villa Santa Ana y Villa Parque del Prado, a pocas kilómetros de distancia. En pocas horas cayeron 140 milímetros de lluvia, produciendo daños de distinta gravedad en casas, tendido eléctrico y arbolado urbano. El agua que desbordó todos los cauces naturales de la zona obligó a cortar, entre otras, a la autovía Córdoba-Alta Gracia y la ruta nacional N° 36, que une Córdoba con Río Cuarto. Justamente parte de ese caudal es el que entró al predio de Taym a un costado de la ruta 36 y literalmente lo traspasó.

Los residuos o parte de ellos habrían superado los terraplenes de protección y escurrido hacia el canal que trae agua desde el Lago Los Molinos hasta la planta potabilizadora Sur de Agua Cordobesas, que es la que abastece a un 30 por ciento de los usuarios cordobeses. Oficialmente, el martes, a causa de la turbiedad que presentaba el agua que transportaba el canal fue interrumpido el proceso de potabilización y cerrada la planta. Recién el miércoles, luego de poco más de un día, el Ente Regulador de Servicios Públicos (ERSEP), la empresa Aguas Cordobesas y el Ministerio de Ambiente, Aguas y Servicios Públicos decidieron restablecer el ingreso de agua cruda a la planta potabilizadora que se abastece del canal Los Molinos.

El legislador del Frente de Izquierda, Eduardo Salas pidió declarar la emergencia ambiental a causa del incidente en Taym.

Mario Blanco, el titular del ERSEP aseguró anoche a ENREDACCIÓN que todos los estudios químicos realizados por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) indicaron que “el agua cruda estaba en condiciones de ser potabilizada y que no había riesgo para la población. La clave fue que apenas apareció el agua con turbiedad se interrumpió la provisión. Una turbiedad en exceso puede significar que transporta barro pero se paraliza inmediatamente la toma de agua y el funcionamiento de la planta potabilizadora. No haberlo hecho hubiera sido más gravoso para poner en marcha todo el sistema.  Los análisis se efectúan de modo permanente y cuando los parámetros, incluyendo el de turbiedad, dan a niveles de potabilización, recién se habilita la toma de agua del canal. Esto ocurrió el martes alrededor de las 16.30. A partir de ese momento, el restablecimiento total del servicio demandará unas 24 horas para los barrios que están más alejados de la planta, mientras que para aquellos que se encuentran más cerca, la solución llegará más rápido”.

TEMPORAL EN VILLA GENERAL BELGRANO. Un temporal de viento y lluvia produjo diversos daños en Villa General Belgrano, a 80 kilómetros de Córdoba capital. Hubo dos autos destruidos.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com