El Ministerio de Seguridad comunicó a la prensa que capturó en Córdoba a un narcotraficante conocido como “El Gangoso”. El detenido dice que lo confundieron por ser un homónimo. Si se confirma, la Justicia Federal podría liberarlo hoy.

La captura en un barrio de la ciudad de Córdoba de Daniel “Gangoso” Lobos fue anunciada el martes por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través de un comunicado que llegó a todas las redacciones. Lobos tenía pedido de captura nacional e internacional desde febrero pasado, cuando su banda quedó involucrada con el tráfico fallido de 750 kilos de marihuana en Entre Ríos, que eran trasladadas a Córdoba.

Pero ahora la Justicia Federal está estudiando el caso para determinar si el detenido es efectivamente la persona prófuga, o se trata de un homónimo que lleva una semana en Bouwer  “de garrón”, sin tener relación con la causa. El Juzgado Federal N°3, a cargo de Hugo Vaca Narvaja, podría definir la situación del detenido hoy. Las fuentes de ese despacho sostiene que “es muy probable” que hayan encarcelado al hombre equivocado.

La orden de detención fue firmada por el juez Alejandro Sánchez Freytes, pero este se apartó y la causa fue “heredada” por Vaca Narvaja. Ayer, los secretarios estaban abocados a la lectura del expediente, para determinar cómo fue que la Policía Federal llegó a Daniel Lobos, de barrio Ampliación Vico, de Córdoba.

Esto, a raíz de una denuncia realizada por el abogado defensor de Lobos, Juan Manuel Riveros, donde sostiene que su cliente no es la persona que dicen que es. “Hicimos un pedido de excarcelación porque mi cliente no es un narcotraficante, todo esto es un gran error”, dijo a ENREDACCIÓN.

En la investigación no hay fotos del “Gangoso”. Pero su particular manera de hablar, motivo de su apodo, quedó en escuchas telefónicas en las que ofrecía una camioneta para el traslado de la marihuana y opinaba sobre el precio al que debía ser vendido. “Mi cliente se dedica a instalar aire acondicionados y ni siquiera es gangoso”, dijo el abogado.

Según la información suministrada por el Ministerio, “Gangoso” tiene 44 años y fue detenido el lunes en una vivienda de barrio Ampliación Vicor. “Su captura se desarrolló en el ámbito del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (Cufre), que se encuentra bajo la órbita de la Secretaría de Seguridad que encabeza Eugenio Burzaco”, aclaraba la gacetilla. En el segundo párrafo, el comunicado cita una frase de la ministra Patricia Burlich: “Cuando asumimos el compromiso de luchar contra el narcotráfico, nos comprometimos no solo a sacar la droga de las calles sino a poner a los responsables a disposición de la Justicia. Hacer que los delincuentes rindan cuentas por sus actos es la única forma de llevarles tranquilidad a los argentinos”.

El abogado desmiente el comunicado del Ministerio. Sostiene que su cliente fue detenido el viernes al mediodía y que no le exhibieron orden judicial alguna. Dice que pasó todo el fin de semana en prisión sin saber la razón. “Un policía Federal le pidió que lo acompañe porque tenía que aclarar algo en una causa de narcotráfico, y él fue sin saber de qué se trataba, cuando llegó, se enteró que estaba detenido”, dijo.

“Mi cliente se dedica a instalar aire acondicionados y ni siquiera es gangoso” (El abogado Juan Manuel Riveros).

En el Juzgado N°3 ayer estudiaban los expedientes, preguntando incluso cuál es el rol del verdadero “Gangoso” en la banda que traficaba marihuana a Córdoba. Las escuchas lo muestran ofreciendo una camioneta, que finalmente no es la que usaron, y hablando de precios. Para el Ministerio, se trata de un miembro de “la cúpula” de la organización. De confirmarse que, además, fue detenida una persona equivocada, sería un papelón de la Policía Federal, que a su vez indujo al error al fiscal federal Gustavo Vidal Lascano, quien libró la orden.

De confirmarse el error, podría acarrear consecuencias civiles para el Estado. El comunicado enviado por el Ministerio adjuntaba tres fotos del supuesto “Gangoso”. Se ve al hombre que fue detenido en Córdoba, robusto, con algunos kilos de más, vestido con un suéter gris gastado y el pelo negro, ondulado, algo despeinado. Posa de frente y de costado, en una oficina de la Policía Federal.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com