Ahora Leyendo
La violencia laboral no se detiene
La violencia laboral es una práctica que vulnera derechos y produce graves secuelas.

Queda bastante clara la necesidad de una ley nacional de violencia laboral, que prevenga y sancione a quienes ejerzan este tipo de violencia sobre otros. La violencia laboral es una forma de violencia, que padecen las personas en su lugar de trabajo.

VER MÁS ARTÍCULOS DE CARLOS CAFURE.

Pueden citarse como tal: la agresión física, el acoso sexual y el acoso moral o psicológico. Cada uno de ellas genera serios perjuicios al trabajador.

La violencia laboral tiene graves consecuencias en la salud física y psíquica de los trabajadores, que son víctimas de estas conductas nocivas.

El principal problema que existe al respecto, es que no hay una ley nacional sobre la materia. En la provincia de Córdoba, tampoco tenemos una ley local. A nivel Municipal, no existe aún una Ordenanza.

Sin embargo, en nuestro país, hay algunas provincias que tienen su propia normativa. Por ejemplo: Buenos Aires (ley 13.168), Entre Ríos (ley 9.671), Santa Fe (ley 12.434), Tucumán (ley 7.232), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (ley 1.225), Corrientes (Constitución provincial).

Es necesario, con carácter de urgencia, que nuestros legisladores nacionales y provinciales, como así también los concejales cordobeses, sancionen marcos legales sobre violencia laboral, en la que se regule desde la prevención de la violencia laboral hasta la aplicación de severas sanciones a quienes incurran en tales conductas en los ámbitos laborales, y a quienes las encubran o consientan por acción u omisión.

Es necesario, con carácter de urgencia, que nuestros legisladores nacionales y provinciales, como así también los concejales cordobeses, sancionen marcos legales sobre violencia laboral, en la que se regule desde la prevención de la violencia laboral hasta la aplicación de severas sanciones a quienes incurran en tales conductas en los ámbitos laborales, y a quienes las encubran o consientan por acción u omisión.

No debemos olvidarnos del rol que deben tener los sindicatos en este tema. Es fundamental que cada gremio organice jornadas de capacitación para sus delegados gremiales, pues son los que deben intervenir en primera instancia e informar al sindicato acerca de la existencia de tales hechos.

Sería muy importante que aquellos sindicatos con Convenios Colectivos de Trabajo, incorporen articulados que regulen la violencia laboral, para lograr así una mejor defensa de sus afiliados en caso de que alguno de ellos sea víctima de este flagelo. La prevención de la violencia laboral hace a las condiciones dignas de trabajo.

Hay que poner en conocimiento de los trabajadores que en la órbita de la Secretaría de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación funciona la Oficina de Asesoramiento sobre violencia laboral.

Desde allí se sostiene que la violencia laboral es “toda acción, omisión o comportamiento, destinado a provocar, de manera directa o indirecta, daño físico, psicológico o moral a un trabajador o trabajadora, sea como amenaza o acción consumada. Esta incluye violencia de género, acoso psicológico, moral y sexual en el trabajo, y puede provenir de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores”.

El concepto de dignidad en el trabajo comprende tanto los aspectos referidos al salario justo, la protección social y condiciones ambientales adecuadas para los trabajadores y trabajadoras, como también incumbe a las relaciones interpersonales en el ámbito laboral.

A través de distintos partidos políticos, logré presentar un Proyecto de Ordenanza Municipal contra la Violencia Laboral (Nro. 7432-C-2019, con concejales de Unión por Córdoba), un Proyecto de Ley Provincial contra la Violencia Laboral (Nro. 18973L16, con un legislador del Frente de Izquierda y de los Trabajadores), y un Proyecto de Ley Nacional contra la Violencia Laboral (Nro. 6876-D-2018, con diputados del Frente para la Victoria); todos de mi autoría. Como ciudadano, espero el tratamiento de cada uno de ellos, y la aprobación mediante el consenso de las distintas fuerzas políticas municipales, provinciales y nacionales.

Por todo lo expuesto hasta aquí, queda bastante clara la necesidad de una ley nacional de violencia laboral que prevenga y sancione a quienes ejerzan este tipo de violencia sobre otros. Muchas veces, se reclama a los legisladores que voten leyes que solucionen temas importantes para el pueblo. Este, sin lugar a dudas, es uno de ellos.

* Carlos Emanuel Cafure es abogado laboralista.

Ver también

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción