También señala su autor en esta columna, que "va en contra de los intereses de los trabajadores".

El presidente Mauricio Macri y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

(Por Carlos Emanuel Cafure*) El gobierno nacional, insiste nuevamente en  la necesidad del tratamiento y aprobación de la Reforma Laboral. Lo hace, usando distintas estrategias para ello, por ejemplo presentando el proyecto unificado (donde se establecen todos los cambios que pretende implementar), y también por vía de iniciativas separadas.

La Reforma Jubilatoria en la práctica, significó un recorte de haberes, afectando los ingresos de jubilados de la mínima, pensionados, beneficiarios de la asignación universal por hijo y veteranos de Malvinas). La Reforma Laboral, en la práctica, significará un recorte de derechos adquiridos  y de conquistas sindicales históricas.

Claramente, va en contra de los intereses de los trabajadores.

No obstante ello, es muy preocupante y debe llamarnos a la reflexión, la postura cuasi genuflexa tanto de la C.G.T., como de muchos sindicatos en el país, que parecieran mirar para otro lado,  o hacerse los distraídos, como si consintieran directa o indirectamente, este avance que se busca sobre los activos.

Esto demuestra, ni más ni menos, que hay ciclos de dirigentes sindicales en la República Argentina que definitivamente están terminados ya.

Queda demostrado en la inexistencia de lucha, de reacción y de defensa inclaudicable de los derechos de jubilados y trabajadores.

Hay que destacar, que todavía quedan muy buenos sindicalistas, que cumplen bien su función.

Esto, obliga a los trabajadores a comenzar a trabajar, organizar nuevos espacios y formar  nuevos cuadros gremiales, para volver a tener dirigentes sindicales, que realmente nos defiendan.

Es necesaria la renovación, y esa es tarea de todos.

Para obtener resultados distintos, no se puede seguir eligiendo a los mismos.

Pero hasta que se den estos hechos (en las próximas elecciones de autoridades), los afiliados tienen el derecho de exigirles a sus representantes, que cumplan la función para la que fueron elegidos oportunamente.

Debe quedar claro, que el poder de los gremios no está en sus autoridades.

El verdadero poder, está en las bases y son ellas, las que  deben despertarse de un largo letargo o perder el miedo en otros casos.

Esta es una etapa de la historia,  en la que se busca avanzar en un nuevo proceso de flexibilización laboral.

El mismo, es iniciativa del gobierno nacional, pero cuenta con el incomprensible apoyo, de gobiernos provinciales  también (incluyendo algunos “peronistas”).

Es por ello, que es tiempo de que las centrales obreras, los sindicatos, los delegados gremiales, y sobre todo las bases, estén a la altura de las circunstancias.

Es necesario, organizar un verdadero plan de luchas nacional, trabajar en la unidad y recuperar la iniciativa, para dejar de seguir siendo espectadores casi todos los días, de constantes embates que se deben seguir  padeciendo.

Es hora de defender todos los derechos y conquistas, que a tantos  sindicalistas ejemplares, trabajadoras y trabajadores les terminó costando hasta su propia vida.

Se debe demostrar ser verdaderos merecedores del legado que ellos han dejado.

La Argentina, tiene una oportunidad histórica, de rechazar esta nefasta reforma laboral, y de mandar un contundente mensaje a quienes desean flexibilizar el trabajo en nuestro país, a pesar de intentar hacerlo en contra de disposiciones de leyes nacionales, de la Constitución Nacional, de Tratados Internacionales; como así también del Principio de Progresividad del Derecho Laboral.

Depende de nosotros.

* Carlos Emanuel Cafure es abogado y columnista de opinión.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Para financiar la producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística que requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, desde el próximo 15 de mayo de 2018, ENREDACCIÓN solicitará una SUSCRIPCIÓN PAGA de 63 pesos mensuales. Será a partir de la nota número 10 (las 9 primeras serán libres). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.