La Policía de Córdoba catalogó a Martín Acosta, el asaltante que los denunció de liberarle zonas para que robe, de fabulador. Pero la versión oficial, increíblemente, contiene información falsa.

Entrevistado. Martín Acosta durante la entrevista con ENREDACCIÓN el martes. (Foto: Mariano Paiz).
Municipalidad de Río Cuarto 3

La planilla con antecedentes penales de Martín “El Gaita” Acosta tiene una carilla y media. Constan 21 causas penales por diversos motivos, desde denuncias por violencia familiar hasta cuatro hechos de robo calificado. La primera vez que apareció en los oficios judiciales fue en diciembre de 2003, cuando era menor de edad, y la ultima en marzo de este año. Acosta es el hombre que el martes denunció, en una entrevista con ENREDACCIÓN, que la policía le liberaba zonas para cometer asaltos, y para probar sus dichos se sacó fotos en una oficina de la jefatura policial y las subió a su cuenta de Facebook, donde aparece como “Martín Dillinger”. Oficialmente, no hay denuncias en la Justicia Federal contra él desde 2011; ni por quemar una bandera chilena, ni por usar una cruz esvástica, ni por falsificación de documentos, como dijeron desde la propia Policía de Córdoba.

El revuelo que armó es de tal magnitud que voceros del Gobierno provincial y de la Policía tuvieron que salir a dar explicaciones, aunque ninguna tan contundente como para despejar dudas sobre qué hacía en la oficina de Planificación y Diseño de la Jefatura, un área del tercer piso del edificio restringido para jefes, un hombre con el currículo delictivo de Acosta. La estrategia oficial fue esquivar la denuncia, desacreditando -incluso con información falsa- al denunciante.

Durante la mañana de ayer  hubo dos fiscales investigando esta denuncia. Por un lado, Acosta realizó una denuncia contra la Policía en la Unidad Judicial N°4 por amenazas, que quedó a cargo de la Fiscalía del Distrito 1 Turno 5, de Gustavo Dalma. Pero también la propia Fiscalía General a cargo de Alejandro Moyano realizó una presentación de oficio para que se investigue, en la fiscalía de Claudia Palacio. Por la tarde, ambas denuncias se unificaron en la fiscalía de Dalma, que desde entonces ha cortado la comunicación con la prensa y maneja el tema con hermetismo. Dalma es quien además instruye la causa por el asalto a la estación de servicio Petrobras de avenida Sabattini, ocurrido en agosto pasado que según contó Acosta a este medio, fue cometido por su banda con información y apoyo policial.

La primera medida del fiscal fue ordenar consignas de custodias de la Policía provincial para Acosta y su familia, e ingresarlo al programa de protección de testigo. Ambas fueron rechazadas por Acosta. “No necesito que me cuide esta policía”, dijo a ENREDACCIÓN ayer por la tarde. El hombre que es, desde el martes, el dolor de cabeza de la fuerza, dice que pasó una noche tranquila. “Me voy de la ciudad, duermo en otro lado, y pego la vuelta durante el día”, contó.

VER Habla el asaltante que denunció a la Policía: “Me liberaban la zona y ahora me quieren matar”.

VERSIÓN OFICIAL

El secretario de Seguridad Ciudadana del Gobierno provincial, Diego Hack afirmó ayer a Canal 10 y Radio Universidad de Córdoba que están “a disposición” de la Justicia, y que se enviaron todos los antecedentes al Tribunal de Conducta Policial para que investigue la situación. “Hicimos lo que se hace siempre, cada vez que se menciona a un policía involucrado en un hecho”.

Hak agregó en la entrevista con los medios universitarios que “hay que poner un manto de claridad en el tema, porque hay muchas incoherencias. No se entiende cómo si es delincuente, y a la vez informante, lo dice públicamente. Son contradicciones”.

Explicó que las fotos mostradas por Acosta en Facebook, corresponden a una visita a la Central de Policía en una oportunidad que solicitó denunciar un hecho que finalmente no hizo. “Ante un descuido se sacó las fotos”, aseguró el funcionario.

En las fotografías que subió a su perfil en Facebook, Acosta está solo, dentro de un salón de Jefatura. Incluso, posa con una gorra de un jefe policial.

Hack señaló finalmente que “queremos saber si tuvo relación con la policía y con los hechos que relata. Por eso nos pusimos a disposición del fiscal (Gustavo) Dalma”.

Por su parte, el comisario general Jorge Gómez, director de Seguridad Capital de la Policía de Córdoba, también desmintió a Acosta, pero en diálogo con Cadena 3: “Lo desmentimos totalmente, ese hombre es un fabulador, un mentiroso. La Justicia (el ministerio público fiscal) deberá investigar, es la única forma de decir la verdad”.

Acosta con la gorra policial puesta dentro de Jefatura. (Foto: Facebook Martín Dillinger, el alias de Acosta en la red).

Luego, el funcionario policial contó la versión oficial de cómo accedió Acosta a la Jefatura: “No fue un jueves como dice este sujeto, fue hace dos sábados atrás. Y todo comenzó cuando él hizo un llamado al 101 desde la vía pública, en el que solicitaba comunicarse con el jefe porque había tenido un problema con un efectivo policial”.

“Como nosotros estamos tratando de cambiar nuestro paradigma y acercarnos más a los ciudadanos -agregó-, lo trasladamos a la Central para atenderlo, y allí se llevó a la sala de reuniones”.

Finalmente indicó que “por supuesto que no todos los jefes conocen a los delincuentes. En este caso el director de Planificación lo recibió y allí lo entrevistaron tres oficiales y cuando escucharon su fabulación me llamaron a mí; yo reconocí con quién estaban tratando y les advertí”.

Lo cierto, es el propio Gómez admite en su relato que Acosta quedó totalmente solo en la sala de reuniones de Planificación y Diseño, en el interior de la Jefatura cordobesa. La excusa del jefe policial para justificar semejante accionar, es que un jefe y tres oficiales, que habían entrevistado a Acosta minutos antes, decidieron ir todos juntos a consultar a otros policías sobre la información que habían escuchado. Un hecho que resulta, como mínimo, llamativo.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com