El índice es el más elevado después de abril 2016: 6,5 por ciento. La clave fueron los aumentos de alimentos y bebidas. En 2018, la inflación llega a 32,4%.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El índice inflacionario de septiembre, medido por el INDEC, es el más elevado de 2018: 6,5%. Y el segundo más importante de la serie del gobierno del presidente Mauricio Macri: el primero es de abril de 2016 -última medición no oficial-, que registró según el Congreso, 6,7%. Implica una acumulación de 32,4% desde enero de este año y un 40,5% si se toman los últimos doce meses (inflación interanual). El factor clave del mes fueron los alimentos y bebidas no alcohólicas (7%), Transporte (10,4%), y Prendas de Vestir y Calzado (9,8%).

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

VER Tarifazo de gas: en un amparo dicen que el Estado acuerda con empresas y perjudica a usuarios.

VER Tarifazo de gas: en un amparo dicen que el Estado acuerda con empresas y perjudica a usuarios.

Tendencialmente, fue muy elevado el índice de la inflación núcleo (todos los bienes y servicios, excluidos los servicios regulados por el Estado -servicios públicos- y los productos estacionales -como frutas y verduras-), que fue de 7,6%. ¿Qué quiere decir? que la inflación del mes próximo va a tener el arrastre de esta cifra, por lo que probablemente registre un valor superior al de este mes. Un segundo problema para el trimestre final, será el impacto de las tarifas de servicios públicos -el gas tendrá incrementos promedio de 30% en octubre-. Combustibles será otro item con importantes subas promedio.

Fuente INDEC / Septiembre 2018.

Resulta interesante comparar el comportamiento de septiembre con el de los primeros nueve meses de 2018 y con el índice interanual de las tres canastas en que se miden bienes y servicios.

Durante el noveno mes del año, la inflación núcleo creció 7,6%, 1,1% por encima del nivel general (6,5%), mientras que los productos estacionales se modificaron un 4% hacia arriba en relación a agosto 2018. Y los precios regulados lo hicieron un 4,7%. Traducido, los productos de la canasta familiar como alimentos y bebidas trasladaron la devaluación del dólar a sus precios y pusieron al rojo la inflación.

Mientras que desde principios de año, el IPC Núcleo saltó un 33,1% (+0,7% que la inflación del período), pero fue superado por los bienes y servicios regulados, que acumularon un 35,5%, esto es 3,1% arriba del nivel general (32,4%). Los productos estacionales quedaron muy por debajo del índice de los primeros nueve meses del año con 21,8% (un diferencial de -10,6% respecto de la cifra del nivel general). Mirando la serie de nueve meses se conjugan el impacto de las tarifas dolarizadas de servicios públicos, combustibles y transporte con el incremento del IPC Núcleo, este último item ganó dinámica en los últimos meses post-devaluación.

Sin embargo, si la serie se anualiza (septiembre 2017-septiembre 2018), la inflación llega a 40,5% y el fundamento principal de semejante valor, es la canasta de bienes y servicios regulados, que aumentó 52,5% (12 puntos porcentuales por encima del nivel general). Para sorpresa, aquí el IPC Núcleo queda por debajo de la cifra inflacionaria: 38,9% versus 40,5%. Ni hablar de los productos estacionales: se incrementaron un 27,3%, esto es 13,2 puntos porcentuales por debajo del valor general de 40,5%. ¿Qué explica esto? Dos cuestiones: la primera, que la política tarifaria del gobierno es el principal alimento inflacionario; la segunda, que mientras el dólar se sostuvo en sus valores de 2017, la IPC Núcleo se movió con una velocidad menor, pero la devaluación de principios de año y sobre todo, la de abril-mayo de 2018, inyectaron vitaminas a este rubro. Pese a ello, es improbable que puedan seguir la devaluación del dólar, que ha sido del 100% desde principios de año.

El rubro Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y otros Combustibles creció en los 12 meses que van desde la primavera de 2017 a la de 2018, un 53,3%; el Transporte 58,8%; y las comunicaciones un 50%. En cambio, alimentos y bebidas no alcohólicas lo hicieron un 40,4%, casi lo mismo que el nivel general de la inflación, que fue de 40,5%.

De este modo, los tarifazos representan un símbolo de la transferencia de ingresos de la política económica oficial en favor de las compañías de servicios públicos y las productoras de gas y petróleo, y en detrimento de los consumidores. Esta decisión es la que se ve a través del índice inflacionario. Eliminar los subsidios y potenciar el negocio de estas empresas beneficiadas, tiene fuertes efectos colaterales.

PRODUCTOS ANABOLIZADOS

Fuente INDEC / Septiembre 2018.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.