Dirigen una campaña a favor de una reserva natural en Perú, en la que llaman a aportar fondos, y promueven hábitos amigables con el ambiente. Están preparando una serie de documentales con experiencias sustentables.

Agostina Herrea Brígido y Agustín Carri están realizando un documental sobre medioambiente en distintos lugares del mundo para concientizar sobre el cambio climático. Foto: Sebastián Salguero.
Municipalidad de Río Cuarto 3
La Galatea

Es invierno, pero el calor de la tarde confunde de estación: El cambio climático se hace notar. Agostina Herrera Brígido dice que “la semana pasada hicieron 31 grados, ya nadie te puede decir que el calentamiento global no existe”. Con Agustín Carri cuentan que trabajaban juntos en la comunicación de una ONG ambientalista hasta que las ganas de “hacer algo”, los motivaron a emprender un proyecto propio.

“Cuando nos conocimos, mi papá se había muerto de un paro cardíaco y su mamá de cáncer”, recuerda Agostina. “Esas son alarmas que se despiertan y te dicen que tenés que buscar la forma de que no te pase lo mismo. Creo que es una cuestión más de supervivencia, una búsqueda de la felicidad”, confiesa Agustín. Los dos son comunicadores y tienen 25 años.

Durante la entrevista aparece nombrada varias veces la permacultura, una visión que propone un vínculo sostenible con el entorno natural y social. “La permacultura o cultura permanente busca combinar ciencia con conocimientos ancestrales, propone una cultura que no dañe al medio ambiente, ni al prójimo, sino que sea sustentable a largo plazo”, explica Carri.

MODO FRIENDLY ACTIVADO

“Para promover un cambio, primero hay que sentirlo”, dice Agustín, que trabaja como fotógrafo y documentalista. Con las herramientas digitales y sus conocimientos de comunicación se embarcaron en un proyecto documental al que llaman Ceibo,  donde muestran que es posible vivir de manera amigable con el entorno y buscan historias que inspiren soluciones.

 

Un barrio ecológico en medio de la ciudad de Los Ángeles, California, donde tienen árboles frutales, el agua del lavarropas se reutiliza; una comunidad afro-descendiente en islas del Rosario, Cartagena de Indias, en la que enseñan a vivir en comunidad, a valorar la importancia de la producción local y de cuidar lo suyo; o un proyecto de forestación con tabaquillos en Los Gigantes o una casa de bioconstrucción en San Marcos Sierras, Córdoba, son algunas de las experiencias que están sucediendo y que recopilan para el documental.

“El fin último es mostrar que hay un montón de cosas que se están haciendo y que también están en Córdoba”, explica Carri. “La motivación viene de ver el noticiero, vemos una nota súper apocalíptica por la cual, la gente entra en situación de ‘nos vamos a morir’ y ahí venimos nosotros y decimos: ‘mirá no te vas a morir, porque hay un montón de gente que está haciendo un montón de cosas re-lindas’. Es mostrar otra cara”, añade el joven realizador.

La serie documental planean exponerla a través de Internet, pero todavía no está terminada. Los primeros registros audiovisuales se realizaron gracias a una campaña de crowdfunding (financiamiento colectivo), pero ahora los directores están buscando una fuente de recursos externa, que les permita continuar con el proceso.

ECOTURISMO

Uno de los grandes hallazgos de este recorrido, fue el de la reserva Ecológica Chontachaka, en la selva amazónica de Perú. Se trata de una iniciativa privada en manos de una mujer española que se radicó allí y frente a la deforestación se propuso comprar hectáreas y desarrollar una reserva. Con el tiempo, más la ayuda de vecinos y voluntarios logró resembrar cerca de cinco mil especies vegetales. “Ahora, lo que hacen es desarrollar ecoturismo, que va a tener un impacto positivo en el ambiente porque la gente que se hospeda allí aprende a cuidar el espacio, además de disfrutar el paisaje: vas a vivir la experiencia de la restauración ecológica de la selva”.

Al pagar la cuota de alojamiento, podés participar en actividades de reforestación, recolección de semillas, cuidado de animales y recorrer y conocer la reserva.

Agustín pasó por el lugar y tomó registros a cambio de una estadía gratuita y luego armó un mini documental para promover donaciones y convocar a más voluntarios para trabajar en la reserva. En este proyecto se encuentran trabajando en la actualidad.

“Hace un mes lanzamos una campaña abierta (sin fecha de cierre) de crowdfunding, pero lo importante no es que estamos haciendo una campaña de Perú para enfocarnos en ese país, sino que el Amazonas es la zona más biodiversa del planeta, es el pulmón de la Tierra y ayudando a recuperarla, es como que estamos ayudando a todos contra el calentamiento global y el cambio climático”, explica Agostina.

OASIS URBANO

“Queremos mostrar que se pueden hacer cosas y cambiar hábitos desde tu casa. No hace falta irte al monte. Desde el lugar en el que estés, podés generar acciones para vivir mejor y para las futuras generaciones”, plantean.

Así nació Oasis urbano, que es la manera en que “materializa” el documental. Agustín recuerda que “vimos a través de las redes sociales que hay gente que tiene ganas de hacer algo, entonces armamos una comunidad de permacultura en Nueva Córdoba, con sedes en los edificios, y nos juntamos todos los domingos en alguna terraza a hacer huerta, a capacitarnos. La cuestión es que la experiencia se está haciendo más grande que el documental”.

magdalena.bagliardelli@enredaccion.com.ar

@chilibag

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com