La crisis condiciona el escenario pre-electoral y la situación económica toma fuerza como determinante, incluso por encima de la corrupción.

La titular del FMI, Christine Lagarde y el presidente Mauricio Macri en el Atlantic Council. Foto: Twitter Atlantic Council.

Un dato de la última encuesta provincial de la consultora Delfos en Córdoba: el 43% de los electores de este distrito clave cree que el atributo central de un candidato presidencial es que arregle la economía, casi el doble de los que privilegian que termine con la corrupción (22%), el “issue” al que el gobierno nacional está apostando para polarizar con CFK.

VER OTRAS COLUMNAS DE NORMAN BERRA.

VER Desesperados: qué capacidad clave le piden los cordobeses a un candidato presidencial.

Con matices, esta plaza confirma la hipótesis de que los efectos socioeconómicos de gestión están construyendo las actitudes preelectorales clave y que la economía se perfila como el foco de la elección de 2019: en octubre, un estudio nacional de la consultora M&R / Query Argentina arrojaba que el 58% de los argentinos tendrá en cuenta su situación económica y la del país para elegir al próximo presidente de la Nación, contra un 24% que hará foco en la lucha contra la inseguridad, la corrupción y el narcotráfico; un 3% atenderá a la obra pública en su barrio y en el país, y 15% mencionó otras cuestiones.

GRÁFICO 1

Fuente: Consultora Delfos.

GRÁFICO 2

Como se advierte, tanto en Córdoba (43%) como en el país (58%) el foco principal pasa por la economía, mientras que el “issue” corrupción y afines se ubica segundo (con 22% en Córdoba y 24% en el país). Es decir que la economía tiene un peso central de cara al 2019 electoral. Profundizando en los datos de Córdoba, se advierte que la distribución observada en general es transversal cuando se analizan diversas variables socio-demográficas: el 1-2 de economía y corrupción se repite por nivel socioeconómico (NSE; ver datos del Gráfico 1), por zona geográfica (Ver datos del Gráfico 2) e incluso por preferencia política a nivel nacional (Ver datos del Gráfico 3), si bien en el caso de los electores permeables a Cambiemos la brecha entre el foco en la economía y la corrupción se estrecha a 9 pp. El perfil del votante del peronismo no K se parece más al del kirchnerista que al del cambiemista, lo cual puede ser un dato clave de cara al 2019 (Ver datos del Gráfico 3).

GRÁFICO 3

Fuente: Consultora Delfos.

En una nota previa ampliamos nuestra serie de sondeos nacionales con las mediciones de Opina Argentina, Isonomía y Hugo Haime & Asociados. Podemos sumar una cuarta, realizada por Elypsis: esta ubica al actual presidente Mauricio Macri con 29,3% de intención de voto, seguido por la ex-presidenta Cristina Fernández con el 26%. Esa brecha de 3,3 puntos porcentuales no es estadísticamente significativa e implica un empate técnico. En lo que este sondeo se distingue de los anteriores es en el posicionamiento de otros referentes del espacio pan-justicialista: aquí el gobernador peronista de Salta, Juan Urtubey, quedó en tercer lugar con un 13,9%, el economista Roberto Lavagna cuarto con 6,6% y el líder del Partido del Frente Renovador (FR), Sergio Massa quinto, con 5,0% de la intención de voto. En general, las mediciones revisadas hasta ahora ubicaban al tigrense tercero; esta lo pone por detrás de Urtubey. El estudio se realizó durante un período de dos meses entre septiembre y octubre, con una muestra que incluye grandes centros urbanos en las 10 provincias más pobladas, dato que en principio no debería sesgar las proporciones entre Massa y Urtubey. Por otro lado, 7,3% de los encuestados dijo votaría por otro candidato, el 7,1% planea emitir un voto en blanco y el 4,9% afirma estar indeciso. Por lo demás, el estudio confirma el escenario de polarización entre Macri y Fernández, con una clara ventaja sobre los demás precandidatos pese a tener tasas de rechazo muy altas: el 41,9% de los encuestados dijo que nunca votaría por Macri y el 48,9% dijo lo mismo de Fernández.

Si construimos un promedio con las 14 mediciones revisadas en estos dos meses, nos da 30,2% para CFK, 29,6% para Macri y 13,9% para el peronismo no K. Es decir, polarización simétrica entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, que se disputan la condición de primera minoría electoral pero tendrían asegurado el pase a la segunda vuelta, instancia de la cual quedaría afuera el peronismo federal. Asimismo, se articula con la tendencia observada a lo largo del proceso: los efectos socioeconómicos de la gestión Cambiemos hicieron retroceder al oficialismo desde el 42% obtenido en las elecciones de octubre pasado a un orden del 30% hoy (-12 pp), mientras que CFK mejoró unos 6 pp desde entonces.

Además, se observa una coincidencia en el orden de magnitud de la intención de voto y la imagen de la principal dirigente opositora, ambas alineadas en torno al 30%. Como apunta el Monitor de Humor Social y Político de las consultoras D’Alessio IROL y Berensztein (con datos que corresponden a la medición realizada en forma online durante octubre de 2018 sobre 1.531 encuestados mayores de 18 años a lo largo de todo el país). Según la consultora, desde la primer corrida cambiaria (entre abril y mayo) la imagen negativa de la ex presidenta muestra una baja sostenida, mientras que la positiva mostró una mejora que la estabilizó en el 30% (Ver Gráfico 4).

GRÁFICO 4

* Norman Berra (@berranorman) es encargado de Proyectos de Consultora Delfos. Regularmente publica en su Blog Clima de Opinión y en el sitio de la Consultora Delfos.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.