En esta carta de lectores se aborda "la deuda pendiente con los jubilados" y reclama medidas urgentes para solucionar su situación.

Si a nivel nacional como provincial existe una deuda pendiente,  es con los jubilados (nuestros queridos abuelos).

Por un lado, la Nación paga jubilaciones de miseria (alrededor de $6500 mensuales).  Quienes nos  gobiernan… ¿Tienen idea en donde están parados o qué pasa en la calle, fuera de sus oficinas con aire acondicionado, calefacción y computadoras llenas de estadísticas? ¿Cómo pueden explicar que un pasivo con esa suma irrisoria y hasta agraviante, logra vivir dignamente?

Una medida que se debería  tomar sin lugar dudas como mínimo (y con carácter de urgencia), es que ningún jubilado nacional gane por debajo de la canasta básica alimentaria (es decir por debajo de $14.100 aproximadamente).

¿No fue  el actual gobierno nacional, quien anunció entre sus propuestas de campaña la pobreza cero? ¿Incluyen allí también a los jubilados nacionales?  Esta situación no sólo nos debe dar vergüenza nacional, sino mundial.

También hay que citar, el incumplimiento (hasta ahora) de la promesa de campaña de Macri, quien dijo que en su gobierno los trabajadores no pagarían Impuesto a las Ganancias. Si un activo no pagara más  ganancias, sin dudas tampoco debería hacerlo un jubilado, en el supuesto  de que se cumpliera dicha promesa por parte del actual presidente.

A nivel provincial, lamentablemente sigue vigente una ley de ajuste hacia los jubilados como es la Ley 10333 (antes se aplicaba  la Ley 10078).

¿Hasta cuando los pasivos van a seguir siendo el blanco de Leyes que en la práctica van en su desmedro, y que son en su gran mayoría  inconstitucionales por donde se las mire?

Muchas veces se critica solo al Poder Ejecutivo, pero es el Poder Legislativo el que sanciona estas leyes en contra de los jubilados. Habría que preguntarles a los legisladores ¿En qué piensan a la hora de sancionar estas normas que afectan gravemente el bolsillo de nuestros pasivos? ¿Qué tipo de conciencia social demuestran levantando la mano para aprobar estas leyes tan perjudiciales con los más vulnerables? ¿Acaso la política  (como dicen muchos), no es una herramienta para mejorarle la vida a la gente? En estos casos y en otros, pareciera que funcionara  para vivir cada vez peor.

¿Alguien sabe qué sucedió con los recursos judiciales que presentaron los Sindicatos cordobeses ante el Tribunal Superior de Justicia por las leyes 10078 y 10333? ¿Cuándo tendremos  la resolución de los mismos?

Todos, debemos recordar que la jubilación es la etapa pos laboral. Debería ser por lo tanto, tranquila y amena para una persona luego de haber trabajado hasta los 65 años (hombres) y 60 años (mujeres); de haber aportado a la Caja de Jubilaciones durante 30 años (muchas veces superando esa cantidad de años, es decir, en exceso),  y desde hace años, se ha terminado transformando para muchos, en una verdadera pesadilla.

En una Argentina con elevada inflación, con una economía en recesión, con aumentos constantes en los precios de alimentos, medicamentos, transporte, vestimenta, entre otros; los jubilados nacionales cobran jubilaciones de hambre, y los provinciales reciben  ajustes,  por un lado, mediante la aplicación de la Ley 10333 y por otro lado, por el Impuesto a las Ganancias.

Esta situación, ya es inviable por donde se la vea. La tijera se sigue cortando por lo más delgado, es decir, sobre los jubilados.

Han pasado en el poder, gobernantes que han dicho ser peronistas, y otros más conservadores con políticas económicas de corte más neoliberal, pero si en algo han coincidido todos los modelos que han pasado, es en usar como variable de ajuste a los trabajadores y los jubilados. En campaña electoral, nos prometen de todo… en el poder lo único que hacen es ajustar de una forma u otra nuestros bolsillos.

Para poner un freno a esta situación, es necesario que los Sindicatos empiecen a trabajar  junto a una CGT más activa y presente, donde se dejen de hacer especulaciones políticas todo el tiempo, donde no se condicionen más los planes de lucha (que tengan inicio y continuidad),  y en donde se defienda como debe ser a los intereses de los trabajadores como de los jubilados. Al fin y al cabo, para eso ocupan esos cargos, aunque pareciera que algunos se olvidaron de eso.

Los ciudadanos tenemos la posibilidad de revertir esta situación, en las distintas elecciones que se hacen en nuestro país.

Para eso, los argentinos debemos pensar y reflexionar algo: “Si queremos obtener resultados diferentes a los actuales, deberíamos en algún momento no seguir votando a los mismos de siempre”.

Carlos Emanuel Cafure

Abogado

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com