En todas las comunidades animales, varias especies del mismo grupo comparten hábitat. Un equipo internacional de científicos ha elegido a las hormigas para crear la mayor base de datos de acceso público sobre la convivencia de estos insectos. Con ella quieren entender sus trucos de coexistencia y cómo reaccionan ante las especies invasoras y el cambio climático.

Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

Las hormigas comprenden una gran parte de la biomasa total del planeta y son responsables de funciones ecológicas como la  dispersión de semillas y la polinización. A pesar de su gran diversidad, gracias a las colecciones de museos de todo el mundo es un grupo bien descrito en el que pueden convivir diferentes especies en un mismo hábitat.

Pero hasta ahora poco se sabía sobre cómo se estructuran y forman sus ensambles ecológicos. “En animales, y sobre todo en invertebrados, las bases de datos solo cubren una limitada zona geográfica, o solo contienen información de presencia o ausencia de individuos”, indica a Sinc Silvia Abril, de la Universidad de Girona.

Un equipo internacional de científicos, que ha contado con la colaboración de la universidad catalana, presenta ahora en la revista Ecology  una base de datos muy completa y de acceso público que compila información detallada sobre la abundancia de hormigas en un mismo hábitat.

Entre los años 1949 y 2014, los científicos recopilaron un total de 51.388 datos de registros de abundancia y presencia de hormigas de unas 2.693 especies y 7.953 morfoespecies (grupos de individuos que pueden o no pertenecer a la misma especie, pero que comparten rasgos comunes). Los resultados se obtuvieron de 4.212 localizaciones en todo el mundo.

Para identificar a estos insectos, los expertos usaron métodos de captura estándar que han permitido comparar los datos obtenidos en diferentes zonas del planeta. Además, los científicos obtuvieron información sobre la morfología de las especies en museos y demás colecciones.

“Su identificación se pudo realizar con relativa facilidad dada la gran cantidad de información disponible para ello, por ejemplo mediante recursos digitales de imágenes, catálogos y literatura taxonómica compilada en distintas páginas Web”, señala Abril.

CAMBIOS EN LA BIODIVERSIDAD

Los resultados, que suponen un punto de partida, permitirán a los investigadores estudiar cómo influyen en estas comunidades las perturbaciones en la riqueza de especies, así como comprobar el efecto de las especies invasoras y el clima en hormigas que pertenecen a distintos grupos tróficos.

En un estudio anterior, los científicos constataron que los ensambles de hormigas aumentan la biodiversidad de especies a medida que aumenta la temperatura ambiental. Pero también observaron que “las perturbaciones en los hábitats disminuyen la riqueza de estos ensambles”, recalca Abril.

“De este modo, el efecto conjunto de las perturbaciones sobre el hábitat y el cambio climático pueden afectar en diferentes grados a la estructura y complejidad de los ensambles, especialmente a los que se encuentren en zonas áridas, provocando una reducción de la biodiversidad de especies de hormigas”, subraya la investigadora.

Con su base de datos, los expertos prevén analizar los factores que permiten la coexistencia y diversidad de hormigas a escala local, e identificar los efectos de los factores que generan cambios globales en la composición de especies.

Los autores animan a otros científicos a recoger sistemáticamente más datos sobre colecciones de hormigas, especialmente en áreas secas, frías y remotas, y contactar con ellos para añadir la información a una creciente base de datos.

Fuente: AgenciaSinc (www.agenciasinc.es).

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com