Ahora Leyendo
La CIDH volvió a pedirle a EE.UU. que conmute la pena de muerte al cordobés Saldaño

La CIDH volvió a pedirle a EE.UU. que conmute la pena de muerte al cordobés Saldaño

En una contundente declaración, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ratificó el pedido a Estados Unidos de que cumpla con sus resoluciones (equivalentes a sentencias judiciales) y “conmute” la pena de muerte al cordobés Víctor Saldaño. En ese sentido, cabe señalar que Saldaño se encuentra hace dos décadas en el corredor de la muerte, esperando la ejecución de la sentencia a muerte y su estado de salud mental ha sufrido un grave deterioro.

Enredacción-Te contamos

Durante la audiencia que se realizó ayer miércoles, en Quito, Ecuador, participaron el abogado del argentino detenido, Juan Carlos Vega, y representantes de los gobiernos de Argentina y Estados Unidos.

VER Caso Saldaño: el pedido del abogado argentino a la CIDH y Estados Unidos.

Como conclusión de la reunión, la CIDH “insta a Estados Unidos de América a cumplir con las recomendaciones emitidas en relación con los derechos humanos de Víctor Saldaño. Estados Unidos está sujeto a las obligaciones internacionales derivadas de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre desde que ingresó en la OEA en 1951. En consecuencia, la CIDH insta a Estados Unidos a respetar plenamente sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”. Dicho de otro modo, plantea que el gobierno de Donald Trump debe sacar a Saldaño del corredor de la muerte y anular su condena a muerte.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Saldaño tiene 46 años, 24 de los cuales ha estado encarcelado, la mayor parte en el llamado “Corredor de la Muerte”, a la espera de su ejecución, por lo que su estado psicológico es grave. El argentino fue acusado del asesinato del comerciante estadounidense Paul Ray King en 1995, dos veces condenado a muerte, y dos veces anuladas esas sentencias por la CIDH, por las concepciones racistas de la Justicia estadounidense. La primera anulación, derivó en un nuevo juicio, cuyo resultado y proceso fue nuevamente cuestionado por la CIDH, y este mandato es el que todavía no ha sido cumplimentado por el gobierno estadounidense.

Dice la CIDH que “en el Informe de Fondo No. 24/17, la Comisión recomendó a Estados Unidos otorgar a Víctor Saldaño una reparación efectiva, incluyendo la revisión de su juicio y condena; conmutar su pena; trasladarlo fuera de dicho corredor; que el Estado asegure que sus condiciones de detención sean compatibles con su dignidad humana, y que se proporcione debida atención a su salud mental”.

Recuerda también que “el 18 de marzo de 2017, la CIDH adoptó el Informe de Fondo N°24/17, en el cual concluyó que Estados Unidos es responsable de violar los derechos a la vida, libertad y seguridad, integridad, igualdad ante la ley, a un juicio justo, a la protección contra la detención arbitraria, y al derecho a un proceso regular de Víctor Saldaño”.

La ficha prontuarial de Víctor Saldaño, en Texas, en 1996.

Explica que “la Comisión concluyó que Víctor Saldaño no fue tratado conforme al principio de igualdad ante la ley, pues su raza y origen nacional fueron tomados en cuenta en el primer juicio de determinación de la pena. Asimismo, la CIDH determinó que Víctor Saldaño no contó con una defensa de oficio adecuada y que existieron múltiples barreras procesales que impidieron que sus reclamos fueran debida y oportunamente escuchados y resueltos, incluyendo los relativos a la aplicación discriminatoria de la pena de muerte en el primer juicio y a la consideración inadecuada a su salud mental durante el segundo juicio”.

Agrega que “adicionalmente, la Comisión concluyó que la privación de libertad del señor Saldaño en el corredor de la muerte como consecuencia de procedimientos discriminatorios y que violaron los derechos de justicia y a un proceso regular es, en sí misma, arbitraria y que su permanencia en el corredor de la muerte por más de 20 años y en condiciones de aislamiento han constituido una forma de tortura, trato inhumano y una pena cruel, infamante e inusitada en su perjuicio, con una severo e irreparable impacto en su integridad personal y, particularmente, en su salud mental”.

En ese sentido, afirma que “la ejecución de Víctor Saldaño constituiría una grave violación de su derecho a la vida”.

Precisa también que “en el Informe de Fondo No. 24/17, la Comisión recomendó a Estados Unidos otorgar a Víctor Saldaño una reparación efectiva, incluyendo la revisión de su juicio y condena; conmutar su pena; trasladarlo fuera de dicho corredor; que el Estado asegure que sus condiciones de detención sean compatibles con su dignidad humana, y que se proporcione debida atención a su salud mental”.

Ver también

Luego “recomendó a Estados Unidos revisar sus normas, procedimientos y prácticas para asegurar que las personas acusadas de delitos perseguidos con la pena de muerte sean juzgados y, de ser encontrarse responsabilidad penal, sentenciados de conformidad con los derechos establecidos en la Declaración Americana; asegurar que la defensa de oficio otorgada por el Estado en casos de pena de muerte sea efectiva y cuente con entrenamiento adecuado para atender casos de pena de muerte”.

En dicho informe reclamó además que “Estados Unidos adopte una moratoria en las ejecuciones de las personas condenadas a muerte. A pesar de que estas recomendaciones fueron formuladas en 2017, el Estado no ha adoptado acciones para cumplirlas”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Foto: Twitter).

LAS MEDIDAS QUE PIDIÓ PARA SALDAÑO

El 26 de mayo de 2017, la CIDH otorgó “medidas cautelares a favor de Víctor Saldaño, solicitando que Estados Unidos adopte las medidas necesarias para garantizar su vida e integridad personal; que se abstenga de ejecutar su sentencia de muerte; que le brinde atención médica apropiada para su estado de salud mental; y que concerte las medidas a adoptarse con el beneficiario y sus representantes”.

Ninguna de esas demandas fue cumplimentada por Estados Unidos, de acuerdo a la información brindada por su abogado ante la CIDH, Juan Carlos Vega.

Precisa más adelante, que la CIDH “tiene conocimiento de que está próximo a resolverse un recurso de avocación (writ of certiorari) por parte de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos en el caso doméstico de Víctor Saldaño. Al respecto, la CIDH reconoce que la resolución de dicho recurso constituye una oportunidad esencial para cumplir las recomendaciones emitidas en el Informe de Fondo No. 24/17”.

En ese sentido, el representante de EE.UU. dijo durante la sesión que “actualmente está pendiente la emisión de una decisión judicial en relación con el caso doméstico de Víctor Saldaño”.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción