Dice que un 20% de los beneficiarios percibe jubilación y pensión a la vez y que este grupo insume un 10% de los recursos previsionales.

IDESA asegura que el tema previsional es clave para “lograr la sustentabilidad fiscal”.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) afirmó en su último informe económico que “el tema que determina la sustentabilidad fiscal (de la Nación) es el previsional”. En ese sentido, indica que “alcanzar el equilibrio primario en el 2019 es un paso importante, pero no definitivo hacia un sector público sustentable. Para que el proceso sea sostenible y socialmente justo es imprescindible no seguir postergando la reforma previsional. Actualizar el régimen de pensión derivada no es el único aspecto a ser abordado, pero es el de impactos positivos más importantes tanto sobre la sustentabilidad financiera como en la equidad distributiva”.

Señala también que “es destacable el esfuerzo y la madurez desplegada por las fuerzas políticas que integran el Congreso para limar diferencias, dialogar y lograr consensos a fin de adoptar la meta de déficit primario cero en el Presupuesto 2019. Aunque muy importante implica sólo un primer paso dentro de una compleja agenda de transformaciones que siguen pendientes”.

“Mientras que en el gasto en jubilaciones y pensiones contributivas se proyecta un crecimiento para el 2019 respecto al 2018 del 38%, en el resto de los gastos primarios se estima un incremento de apenas un 16%. Frente a esta realidad, en el Presupuesto no se propone ni se insinúa ninguna medida correctiva aún cuando se sabe que, por razones demográficas, la tendencia hacia la insustentabilidad previsional se profundizará en el futuro”, explica la organización.

IDESA es un centro de estudios en políticas públicas vinculadas con el desarrollo social. El actual ministro de Finanzas de la provincia, Osvaldo Giordano ha sido su titular.

Agrega que “la carencia de estudios, debates y acciones en torno a la gestión y diseño del sistema previsional es el punto más débil de la estrategia oficial. Para dar una idea de los órdenes de magnitud que tiene desatender este tema resulta pertinente analizar la información publicada en el Boletín Estadístico de la Seguridad Social. Según esta fuente oficial se observa que en el año 2018: Un 20% del total de los beneficiarios de ANSES recibe doble cobertura, es decir, cobran simultáneamente jubilación y pensión; estas personas generan el 30% del gasto previsional; esto implica que si cobraran un sólo beneficio, el gasto previsional se reduciría en un 10%”.

Sigue diciendo el trabajo de IDESA que “estos datos –que son una estimación de mínima ya que no considera las dobles coberturas que se generan entre las cajas provinciales y los sistemas nacionales– alcanzan para dimensionar el impacto financiero de las reglas previsionales que permiten y fomentan la doble cobertura. Según el Ministerio de Hacienda, se proyecta para el año 2018 gastos previsionales por $1,2 billones. Esto significa que la doble cobertura consume el equivalente a unos $120 mil millones anuales a precios actuales o casi 1% del PBI (un tercio del déficit fiscal primario). Debido a que no se toma ninguna medida correctora, el impacto de la doble cobertura para el 2019 subirá a unos $160 mil millones”.

Explica que “la masificación de la doble cobertura es un fenómeno relativamente reciente. En sus orígenes, las normas previsionales regularon la pensión por supervivencia para evitar el desamparo del cónyuge cuando un jubilado fallece. En un contexto en el cual la participación laboral de la mujer era muy baja y sólo accedían a una jubilación quienes hacían aportes, la doble cobertura era muy acotada. Pero con el crecimiento de la actividad laboral femenina el esquema fue haciendo que cada vez más personas que acceden a una jubilación también tengan derecho a una pensión. El proceso se masificó con las moratorias que distribuyeron indiscriminadamente jubilaciones a personas sin aportes. La consecuencia es que actualmente dos tercios de las personas que cobran doble beneficios obtuvieron el segundo beneficio gracias a las moratorias”.

Concluye en que “la reforma al sistema previsional involucra temas socialmente sensibles y jurídicamente complejos. Asumiendo el desafío, una alternativa para adecuar la regla de pensión por supervivencia es que se establezca que el cónyuge sobreviviente tenga que optar por su propia jubilación o la pensión derivada del fallecimiento de su pareja. Por esta vía, se eliminaría la doble cobertura en el flujo de los nuevos jubilados y pensionados. Para los casos donde ya vienen cobrando dos beneficios, y rige el principio del derecho adquirido, una alternativa es establecer una fórmula de movilidad menos generosa que la general para el segundo beneficio que se obtuvo a través de moratoria”.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.