Mañana vencen 640 mil millones de las Lebacs, una bomba de la bicicleta financiera iniciada por el gobierno nacional. Será un día difícil.

La titular del FMI, Christine Lagarde junto al presidente Mauricio Macri. Foto: Prensa Gobierno Nacional.

Como con los desaparecidos de la dictadura cívico-militar, la hiperinflación de Alfonsín, o la crisis de la Convertibilidad en 2001, el miedo invade hasta el plato de sopa. Se cuentan las horas que faltan para ver la opinión del mercado sobre el programa económico del gobierno, algo que el famoso súper rey de la economía capitalista hará apretando el botón de “vender” o el de “renovar” Lebacs. Será como una final de la Copa del Mundo, pero antes, el martes 15 de mayo. Se suele decir que el miedo no es zonzo, y está claro que puede temblar el país si se produce una corrida de las Lebacs al dólar (vencen más de 640 mil millones de pesos), lo que producirá una mega-devaluación. Si el mercado o la mayoría de él elige “renovar”, la corrida será más suave y también la pérdida de valor del peso. Igual, el dólar terminará costando más que el viernes y las tasas de interés que quedarán clavadas por encima del 40% terminarán ahogando hasta el gorila Kin Kong, aquel mono gigante de las películas.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

VER Negociación con el FMI: el presidente busca el apoyo de Schiaretti y los gobernadores del PJ.

VER La foto de “la unidad” de Cambiemos fue demasiado poco frente a la crisis cambiaria y política.

VER Qué pasó para que Argentina esté otra vez en problemas y pida ayuda financiera al FMI.

VER La vuelta al Fondo y las imágenes familiares.

VER El programa económico asoma al país a la crisis y abre un período de confrontación social.

VER Macri recibió a los gobernadores del PJ: una reunión con caras largas y pocas declaraciones.

Sin embargo, la realidad, cada tanto, suele tener la fuerza de mil locomotoras tirando juntas. Este es un caso. La crisis cambiaria en la que el país está inmerso es una crisis de financiamiento que apunta a completar el proceso de destrucción del débil modelo de sustitución de importaciones y desarrollo del mercado interno que implementaron en distintas fases, los presidentes peronistas Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, entre 2002 y 2015. Se trata de ocultar semejante acontecimiento con la imagen del miedo: es el FMI o el desastre. Frente a semejante disyuntiva, bien vale señalar que el FMI sería el segundo capítulo de la restauración del modelo neoliberal iniciado en 2015.

El discurso es simple: como “la herencia” ha sido tan grande y pesada, no alcanzamos a salir con la ayuda de los muchachos de Wall Street, que no prestan más, entonces no queda otra que tirarle la manga al FMI, y que como pasa en estos casos, habrá que aceptar sus condiciones. Eso sí, que quede claro, “no hay otro camino” o mejor dicho, hay, pero sería una tragedia. Agitar el fantasma del miedo sigue siendo la mejor zanahoria para que el sistema político argentino corra a esconderse abajo de la mesa y detrás, la clase media más grande de Sudamérica.

Y si no se entendía bien lo que está sucediendo, el samurai Carlos Melconian habló desde las playas de Mar del Plata este fin de semana: “El kirchnerismo tuvo plata como nunca en la historia argentina y se encargó de hacer este desbande con el gasto público. Algo que la clase política argentina, no Macri, va a tener que bajar. Y Macri va ser el conductor. Como no lo han hecho, lo va a hacer el Fondo Monetario”. Los abogados cuando escuchan una de estas afirmaciones, cantan: “a confesión de parte, relevo de pruebas”.

El gobernador tucumano Juan Manzur y su par cordobés, Juan Schiaretti. Foto: Gentileza Tucuman.gov.ar

El gobernador Juan Schiaretti, el sábado, lanzo un tuit lleno de ambigüedades precisas, que habilita la negociación puertas adentro, pero que no le plantará bandera al FMI: “De esta situación que vive el país saldremos adelante si todos nos convencemos que debemos garantizar la gobernabilidad. Debemos evitar las grandes crisis, porque sólo nos dejaron más pobres y más castigo a la clase media, a los trabajadores y a los más vulnerables”.

“Hagan un análisis de lo que dijo el gobernador”, pediría un profesor a sus alumnos.

-¿Qué dice con “Gobernabilidad”?

-“No contrariar al gobierno”, profe.

-Y en esta otra parte, acá, donde escribe “evitar las grandes crisis”, ¿qué señala efectivamente?

-“Cualquier solución, pero que no haya crisis”, le responderían con tono de obviedad.

La gobernabilidad es por lo tanto la afirmación precedente y significa que el presidente Macri tiene la derecha.

Pero por las dudas, los gobernadores del PJ se reunirán el martes en Buenos Aires. Lo que implica que la situación puede implicar duras decisiones y también inmediatas. De la Casa de Entre Ríos quizá deban concurrir con lo puesto a la Casa Rosada u Olivos. Una fuente del PJ cordobés contó que el presidente les pidió el jueves pasado a los gobernadores que frenen el proyecto anti-tarifazo y que no pongan piedras en la rueda de un eventual acuerdo con el Fondo. A cambio, como ya lo dijo el ministro-telefonista del Interior, Rogelio Frigerio: el presupuesto 2019 se hará en conjunto. Es cierto, que primero habrá que llegar a fin de año; y luego ver en qué condiciones.

Lo que está claro para los gobernadores del peronismo dialoguista, es que de golpe hay 2019. El presidente saldrá herido de estas jornadas y ya no tiene nada asegurado. Puede pasar lo mismo con el resto de la “clase política” si el descontento no encuentra canal de expresión en alguno de los espacios políticos actuales -como revelan la encuestas hasta ahora- o si la situación económica se estanca o se abre una crisis. El rechazo a un acuerdo con el FMI proviene hasta ahora del kirchnerismo, el Frente Renovador, la izquierda, los sindicatos y movimientos sociales. Habrá que ver la profundidad y organización de esa posición.

Como en todos los hechos siempre hay al menos dos versiones. Algunos culpan de impericia al Jefe de Gabinete, a quien ya le llaman, “el buena onda”. O sea, Marcos Peña. Sin embargo, si se quitara el término, “el plan es una restauración neoliberal en etapas”, y se pusiera esta otra, que “se trata de una corrida cambiaria contra el peso, producto de la lentitud en el ajuste del gasto público y a causa de la sobrevaluación artificial del peso”, significaría, lisa y llanamente, que el equipo económico fracasó. Nadie puede argumentar que está todo bajo control cuando se desata semejante aventura llamando al FMI, pifiando  con la inflación prometida, y con el dólar corriendo más rápido que el McLaren-Mercedes de Lewis Hamilton. Para los que prefieren esta versión de la historia, tanto los ministros de Finanzas (Luis Caputo) y Hacienda (Nicolás Dujovne) como el presidente del BCRA (Federico Sturzeneger) deberían estar metiendo todos los papeles propios en cajas y pidiendo el ascensor para regresar a sus casas. Esta es la impericia que gritan los samurais como Melconian o Domingo Cavallo o señalan los caballeros de fina estampa, como el ex titular del BCRA, Martín Redrado.

El ex ministro de Economía, Domingo Cavallo.

También esta semana que pasó, dejó otro episodio que describe la vida interior de la familia Cambiemos. Se sabe que la crudeza de los momentos difíciles suele evidenciar el verdadero carácter de las personas. El presidente y los CEOs del gobierno mostraron a sus socios radicales que no los tienen demasiado en cuenta y que prefieren el confort del llamado “círculo rojo” para tomar decisiones: el lunes, cuando los radicales fueron citados a la cumbre con el presidente, ni siquiera les dijeron que al día siguiente iba a ser comunicado el pedido de asistencia financiera al FMI. Un destrato pocas veces visto. Una muestra del estilo presidencial.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Para financiar la producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística que requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, desde el próximo 15 de mayo de 2018, ENREDACCIÓN solicitará una SUSCRIPCIÓN PAGA de 63 pesos mensuales. Será a partir de la nota número 10 (las 9 primeras serán libres). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.