Ahora Leyendo
Hay 32 contagios de COVID-19: Salud presentó una denuncia penal luego de constatar irregularidades en el geriátrico

Jueves 01 de Octubre de 2020

Hay 32 contagios de COVID-19: Salud presentó una denuncia penal luego de constatar irregularidades en el geriátrico

El Ministerio de Salud de la provincia, presentó una denuncia penal contra el director del geriátrico Santa Lucía, de la ciudad de Saldán, Marcelo Lázaro. La cartera sanitaria pidió a la Justicia que investigue “el supuesto incumplimiento en su deber de prestador del cuidado y salud de los adultos mayores a su cargo; así como también, por su posible actuar negligente”.

Enredacción Socios

Agrega la presentación, que “dicho accionar, podría haber afectado el derecho constitucional a la salud integral de los residentes alojados en el geriátrico, siendo especialmente todos ellos grupo de riesgo como la de los y las trabajadoras del establecimiento, en el marco de la pandemia de COVID-19”.

Manula

Cabe recordar, que, hasta el momento, un total de 32 adultos mayores y trabajadores del geriátrico dieron positivo de COVID-19. A ellos debe sumarse un médico del geriátrico que denunció haberse contagiado de la enfermedad y cuatro integrantes de su familia, según informó una hija del profesional a Cadena 3.

Dice el Ministerio de Salud, en un comunicado de prensa, que “a partir de la confirmación del caso positivo para COVID-19 de un profesional de la salud que prestaba servicio en dicha institución, el equipo de epidemiología de la provincia de Córdoba realiza la investigación para identificar contactos estrechos de esta persona y articular acciones para la toma de muestras”.

Y precisa que “en esa investigación, se constataron irregularidades entre las cuales se destaca: la falta de equipos de protección apropiados para el personal que allí se desempeñaba; que no se realizó en tiempo y forma el traslado y la separación de pacientes sanos y pacientes enfermos; y que tampoco la institución geriátrica realizó la comunicación de los resultados a los familiares de los adultos mayores de la residencia”.

El caso salió a la luz, luego que el médico de la residencia Santa Lucía, que además es médico de cabecera de PAMI en su consultorio privado de Saldán y trabaja en el Dispensario Mayu Sumaj, comunicara que había dado positivo de COVID-19. El profesional se había sometido voluntariamente a un examen, pese a no mostrar síntomas de la enfermedad.

Más tarde, en una carta, el domingo 12, donde el médico salió a desmentir acusaciones en su contra, reveló también que "la grave situación que se aproximaba y la alta vulnerabilidad a la que se encuentran expuestos los adultos mayores y la institución misma, propuse al Director Médico (Marcelo Lázzaro) que organizara y se anticipará a la contingencia. Sugerí definir un protocolo de acción con el propósito de prevenir y normatizar las acciones adecuadas. Lamentablemente, no consideró pertinentes mis sugerencias".

Detalla además, en línea con lo que constató luego Salud, que "en el geriátrico no había elementos de protección, no había alcohol en gel y las manos se las secaban en una toalla comunitaria o en los ambos, sólo ponían un rollo de papel por día para secarse las manos. No prepararon adecuadamente al personal. No se definieron las zonas de aislamiento y circulación. No restringieron a tiempo el acceso de visitas, cuando debió hacerse anteriormente. Hoy el Director Médico del geriátrico miente. Miente impunemente y me deja expuesto. Hace mucho tiempo que no aparece por el lugar, pero sí aparece en los medios de comunicación diciendo que en el geriátrico todo estaba organizado".

La residencia para adultos mayores Santa Lucía funciona en una antigua casa, que primero fue una residencia familiar, luego un hotel y después una clínica. Desde hace 25 años es en un geriátrico para pacientes del Pami.

Ver también

En el lugar, estaban internados 75 adultos mayores.

Nota del Director: Este medio no publicó el nombre del médico del geriátrico Santa Lucía, dado que no pesa ninguna acusación ni proceso penal o cívil sobre él, ni ENREDACCIÓN ha tomado conocimiento de un hecho ilícito de su parte, y que, por lo tanto, no es un sujeto de información pública (con nombre y apellido). El médico sí es parte de un hecho sanitario, de caracter colectivo, en el contexto de una pandemia, y que es informado como tal, sin mencionar las identidades de los involucrados. A ello, se suma, en este estadío de los acontecimientos, la posibilidad de estigmatización sobre su persona y actividad profesional.

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción