La autovía Córdoba-Río Cuarto (RN36) quedó habilitada hoy por la mañana al tránsito vehicular. Después de cinco años, un mes y 19 días, la obra-símbolo de la puja entre los Kirchner y el PJ cordobés quedó finalizada.

El puente sobre el perilago, a la altura de Almafuerte. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.
Municipalidad de Río Cuarto 3
La Galatea

Con la finalización de la variante Perilago, a la altura de Almafuerte, queda completamente habilitada la Autovía de la Ruta 36 que a lo largo de 199,34 kilómetros une a las dos mayores ciudades cordobesas y que, en cuyo trayecto, comunica a 12 localidades del interior provincial. Los casi 200 kilómetros ejecutados desde Córdoba hasta Río Cuarto presentan características especiales, ya que involucra una traza nueva en los by pass de las localidades de Coronel Baigorria y Alcira, Berrotarán, Los Cóndores, Almafuerte, Las Bajadas, San Agustín y Despeñaderos. Además, se duplicó calzada existente en el resto de los tramos y se ejecutaron distintos puentes en la autovía.

La obra es un símbolo del enfrentamiento entre el ex gobernador José Manuel De la Sota y los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que pusieron trabas a la realización de la obra y fundamentalmente, no habilitaron su financiamiento nacional. Fue iniciada el 28 de agosto de 2012 y finalizada el 17 de octubre, luego de más de cinco años de trabajos.

Para su financiamiento, De la Sota creó un impuesto cordobés a los combustibles, la llamada tasa vial, que comenzó a aplicarse desde el 7 de septiembre de 2012 y que fue derogado por el actual gobernador, Juan Schiaretti al asumir su cargo a finales de 2015. “Para hacer esta autovía, tuvimos que poner un impuesto que rozaba la inconstitucionalidad” había reconocido el primer mandatario provincial al inaugurar a fines de julio la variante Elena de la ruta.

“Éramos discriminados -dijo en la oportunidad- y esta voluntad nuestra de no dejarnos abatir nos permitió superarlo. El que inició esto fue el amigo y compañero José Manuel De la Sota. Era un momento muy difícil cuando inició las obras y desde la gestión central le respondieron: No la vamos a hacer; si ustedes quieren, le damos la concesión. Y se aceptó el desafío”, recordó.

Schiaretti y De la Sota polemizaron con el gobierno del presidente Mauricio Macri por el costo de la obra y el porcentaje de financiamiento nacional: “Es una gran satisfacción llevar adelante esta gran inversión de alrededor de 8.200 millones de pesos, y debo agradecer al gobierno nacional, que de esa cantidad aportará 2 mil millones (un 25% del total)”, dijo el gobernador cordobés en la campaña por las PASO.

No habían sido casuales esos dichos. Unos días antes, De la Sota, había tildado de “caradura” al gobierno nacional por adjudicarse la realización de la autovía Córdoba-Río Cuarto. El episodio se había disparado cuando el ex gobernador viajaba desde Río Cuarto, donde vive, a la capital cordobesa y vio los carteles de obra del gobierno nacional.

Lo cierto, es que por esta arteria provincial circulan unos 7 mil vehículos diarios, de los cuales, alrededor del 20 por ciento, son camiones y rodados pesados.

Sumate al equipo y ayúdanos a contar lo que el poder no quiere.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com