Ahora Leyendo
Golpe de Estado en Bolivia: el ex presidente se comunica con sus seguidores y se defiende por Twitter

Golpe de Estado en Bolivia: el ex presidente se comunica con sus seguidores y se defiende por Twitter

Mientras era presidente, Evo se levantaba religiosamente a las 4 de la mañana y solía reunir al gabinete a las 5:30. Así seguía hasta la medianoche, con una breve parada para “tumbarse” a dormir la siesta. “Es el secreto para estar bien despierto desde las 4”, le dijo a un periodista de El País de Madrid. Con dos teléfonos en las manos durante todo el día, ha sido de los que atendía y llamaba personalmente a funcionarios y dirigentes de todo el país.

Enredacción-Te contamos

Un testigo de ese frenético ritmo cotidiano es su cuenta de Twitter. Todos los días, tuits relatando sus puntos de vista o danto cuenta de sus gestiones, de sus llamados al pueblo, de los logros de su gobierno, y de las críticas a los opositores. Recorrer la cuenta de @evoespueblo implica sumergirse en la agitada vida del líder indígena aymara. Escribió 13.800 tuits en unos tres años y medio.  Son 13800 tuits en 1287 días. A un promedio de 10,72 por día.

En ello, se parece a un hombre que está en las antípodas de su pensamiento: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, otro político súper activo en la red del pajarito. Trump emitió 46 mil tuits en 10 años. Lleva una media de más de 12 por día.

Sin embargo, Morales ha vivido en contacto con los bolivianos. Capaz de hacer cuatro o cinco viajes en un día para ir de una punta a otra del país, para participar de reuniones, resolver problemas, o inaugurar obras. La fórmula parece haber sido Twitter y encuentros diarios con los habitantes del país.

Evo deja el país en un estado de bonanza económica. En los 14 años que lleva como presidente ha conseguido reducir la pobreza —la extrema ha pasado del 38% al 15%; mientras que la pobreza disminuyó del 60% al 34%, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)— y modernizar el país. Impulsado por el boom de las materias primas, nacionalizaciones y políticas de ampliación de derechos, ha logrado que la economía boliviana crezca a un promedio anual del 4,9% y que la inflación apenas exista.

Mientras el avión Manuel López Obrador trataba de ingresar a Bolivia para llevarlo a territorio azteca, Evo tuiteaba: “Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”.

Un rato antes denunciaba: “Para un presidente indígena que representa al pueblo humilde, la Policía se amotina y da golpe mientras las FFAA piden su renuncia. Para políticos neoliberales que ostentan poder económico, Policía y FFAA reprimen al pueblo que defiende la democracia con justicia, paz e igualdad”.

Imagen de la portada de la cuenta @evoespueblo

Por la tarde subía a su cuenta la foto en la que está durmiendo en el piso, encima de una frazada y con una sábana a modo de carpa como único resguardo de su intimidad: “Así fue mi primera noche después de dejar la presidencia forzado por el golpe de (Carlos) Mesa y (Fernando) Camacho con ayuda de la Policía. Así recordé tiempos de dirigente. Muy agradecido con mis hermanos de las federaciones del Trópico de Cochabamba por brindarnos seguridad y cuidado”.

También revelaba que “después de saquear y tratar de incendiar mi casa en Villa Victoria, grupos vandálicos de los golpistas Mesa y Camacho atracaron mi domicilio en el Barrio Magisterio de Cochabamba. Agradezco mucho a mis vecinos que frenaron esos allanamientos. El golpe de Estado destruye la paz”.

En otro tuit convocaba a los bolivianos a cuidar la paz y a no promover enfrentamientos: “Pido a mi pueblo con mucho cariño y respeto cuidar la paz y no caer en la violencia de grupos que buscan destruir el Estado de Derecho. No podemos enfrentarnos entre hermanos bolivianos. Hago un llamado urgente a resolver cualquier diferencia con el diálogo y la concertación”.

Además, saludó las muestras de apoyo de otros gobiernos, dirigentes de la región y sectores populares que se movilizaron: “Agradezco a nombre de mi pueblo las muestras espontáneas de apoyo a nuestro gobierno democrático que fue derrocado por el golpe cívico-político-policial que ha instaurado en Bolivia un régimen de facto apoyado en la violencia y la represión”.

Mientras que, por la mañana, volvía a denunciar: “Después del primer día del golpe cívico-político-policial, la policía amotinada reprime con bala para provocar muertos y heridos en El Alto. Mi solidaridad con esas víctimas inocentes, entre ellas una niña, y el heroico pueblo alteño, defensor de la democracia”.

Y apuntaba que “como en octubre de 2003, Carlos Mesa, el golpista cómplice del prófugo (ex presidente) Gonzalo Sánchez de Lozada, inaugura su golpe de Estado con represión para causar muertos y heridos en La Paz y El Alto. La comunidad internacional es testigo de este atentado contra la vida y la CPE”.

Por último, el primero del día, que todavía no incluía la represión de policial y de las FF.AA: “Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas. Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo. El mundo y bolivianos patriotas repudian el golpe”.

El incansable Morales es probable que ya esté preparando un nuevo tuit. Quizá sea el primero desde México. Mientras tanto, también a través de Twitter, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard dio cuenta del rescate de Evo. Una salida que seguramente le salvó la vida.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción