No hubo licitación. Se pagaron más de 6 millones de pesos por 11 casillas móviles de 15m2 para la Policía Caminera, adquiridas a una firma que se dedica a la fabricación de radiadores. Consultadas para esta investigación, tres firmas líderes de diferentes puntos del país presupuestaron cifras notoriamente inferiores. El valor por metro cuadrado pagado por el gobierno triplica el valor del metro de la construcción. Las casillas ya están instaladas en diversos puntos de la geografía cordobesa.

Es el puesto móvil instalado a mayor altitud, en el parador de Copina, en la cima de las Sierras Grandes. En abril fue inaugurado por el ministro Carlos Massei. Foto: Prensa Policía.

El argumento expuesto por el director de la Policía Caminera resultaba atendible. “La imperiosa necesidad de estos recursos surge del estado actual en el cual el personal desarrolla sus funciones: a la vera de la ruta, a la intemperie y expuestos a las inclementacias del tiempo tales como lluvia, frío, calor, polvo en suspensión durante temporadas de fuertes vientos; y careciendo además de instalaciones mínimas y necesarias como lo son baño, agua potable y refugio”.

Todo eso lo planteaba por escrito el comisario mayor Adrián Delgado, director general de esa división. También argumentaba en su nota enviada al director de Logística de la Policía, la necesidad de contar “con un espacio en buenas condiciones a toda persona que por cualquier situación prevista en la Ley de Tránsito, deba interactuar con personal policial”.

El planteo resultaba bastante lógico y dio inicio al expediente para la compra de 11 casillas móviles de 15 m2 y tres carros para su traslado.

En el texto que inició ese trámite el 25 de agosto del año pasado, se describe a detalle cómo deben ser esas casillas, tanto en su estructura, revestimientos, aberturas, como también en el equipamiento que debían incluir (mobiliario, equipamiento, paneles solares, etc.).

Lo llamativo recién comienza a leerse al final de la nota, cuando Delgado argumenta las supuestas conclusiones de “un estudio de mercado sobre productos de similares características”, a partir del cual sugiere un precio estimado de 550 mil pesos por casilla, que sumado al costo de los carros para su traslado eleva la inversión total a 6,32 millones de pesos.

Quien recibió la nota del jefe de la Caminera fue el comisario mayor Darío Gaitán, director de Logística, el cual, cinco días más tarde, remite la inquietud al jubjefe de Policía, Gustavo Folli Pedetta, sugiriéndole que se invite a cotizar a dos supuestos proveedores de estos materiales: Radiadores Prats y Martín Omar Alberto. Según consigna en sus sitios web, el primero se dedica a la fabricación de radiadores y producto especiales, agropartes y otro tipo de productos para el agro; y el segundo, se especializa en retroexcavadores, palas frontales y equipos invertidos.

El 1° de septiembre ingresa el expediente en el ministerio de Gobierno, y con la firma del ministro Carlos Massei es derivado al área administrativa para que se avance en la compra. A ello le siguió la presentación de propuestas por parte de ambas empresas. Martín pasó un total de 6,83 millones de pesos. Prats cotizó 6,025 millones, exactamente la cifra que había “sugerido” el ministerio contratante, y se quedó con el negocio.

Cuánto sale una casilla

Unidades similares a las que compró el ministerio conducido de Massei, son habitualmente utilizadas en explotaciones agropecuarias, mineras o forestales. Son diversas las empresas que demandan este tipo de viviendas móviles, por su versatilidad para ser instaladas en muy breve tiempo y prácticamente en cualquier lugar, asegurando un nivel de confort que ningún otro tipo de edificación móvil permite.

En Argentina no son muchas las firmas fabricantes de módulos habitables móviles. Pero las hay, y muy buenas, según se lee en los sitios de esa industria. En todos los casos, los establecimientos especializados en este tipo de casillas móviles las fabrican con sus chasis rodantes.

En Córdoba existe la empresa Paracol, con sede en Camilo Aldao, al sureste de la provincia. Con 30 años de trayectoria, se especializan en la fabricación de casillas móviles, trailers y acoplados. La firma fue consultada durante la producción de esta investigación periodística, realizada originalmente por la producción de ADN (que se emite por C5N), pidiéndosele que cotice una unidad idéntica a la solicitada por el gobierno cordobés. El presupuesto que pasó la firma fue $232 mil pesos la unidad, lo que totalizaría 2,55 millones por las 11 unidades.

También se le pidió precio a la empresa PPG srl, con sede en Carcarañá, Santa Fe, y especializada en la construcción de módulos habitacionales. Esta firma, con 29 años de experiencia en este rubro, cotizó $371.905 la unidad, con prestaciones aún superiores a la de sus pares de Córdoba y a las descritas en el concurso de precios lanzado por el gobierno de Schiaretti. Por las 11 casillas, el presupuesto total hubiera sido de 4,09 millones de pesos.

La tercera empresa consultada fue Casillas Trigal, con sede en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. En este caso, el presupuesto recibido fue por una casilla de 18 metros cuadrados, tres más que la adquirida por la Policía, y con varias terminaciones utilizando materiales de mayor calidad. La cotización pasada por la empresa bonaerense fue de $302.500 la unidad, totalizando 3,32 millones de pesos por las 11 casillas.

Repasando las tres cotizaciones recibidas de empresas reconocidas del rubro, se presupuestaron $2,55 millones, $4,09 millones y $3,32 millones por la provisión de 11 casillas habitables portátiles de características notoriamente superiores a las adquiridas por el gobierno de Córdoba, el cual pagó 6,025 millones de pesos.

Si se promedian las tres cotizaciones recibidas, llegamos a un monto de 3,32 millones de pesos, lo que permite sostener, con un cálculo prudente, que el ministerio de Gobierno pagó con un sobreprecio del 81%. Y si se tomara la cotización más económica, la de 2,55 millones de pesos, -con especificaciones técnicas por encima de la efectivamente adquirida por el gobierno- el sobreprecio sería del 136%.
Finalmente, la orden de compra 2016/000176 se firmó el 3 de noviembre del año anterior, por un total de $6.025.430.

Mejor hubiera sido construirlas

Al momento en que se contrataron y pagaron las 11 casillas móviles de la Caminera, el valor del metro cuadrado de construcción de una vivienda tipo, que publica todos los meses la Dirección General de Estadísticas y Censos de Córdoba, llegó a 10.616 pesos.

Si se tiene en cuenta que la Caminera adquirió 11 casillas móviles de 15 m2 (en total fueron 165 m2) en 6,025 millones de pesos, se verifica que por metro se pagaron $36.515.

Es decir, a valores del costo de la construcción al momento de la contratación de esta compra, los 6,025 millones de pesos gastados hubieran alcanzado para construir 567 metros cuadrados de edificaciones, es decir, una superficie equivalente a la de 37 casillas.

La diferencia, seguramente, es lo que se lleva el llamado “costo de la política”. Y fue de ese modo que, invocando “preocupación” por su personal para que trabaje en condiciones más humanas, el gobierno cierra un negocio de más de 6 millones de pesos, gastando 3,5 millones de más, con un sobreprecio del 136%.

adolfo.ruiz@enredaccion.com.ar

@adolruiz

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com